Tosta de queso fresco y arándanos

tostada de queso fresco y arándanos

¡Hello!

Siento el desaparecimiento semanal de esta última semana, pero bueno, ha sido una semana de noticias, cambios y un poco de ajetreo por aquí. Además, este finde estuve en Santander de escapada y se me descuajeringó por completo mi planning. Cosas que no deberían pasar, pero que pasan oye. Pero bueno, vayamos a lo importante. 

La semana os preguntaba por Instagram si querríais que regresasen los #toastytuesday, es decir, martes con una nueva receta de tosta. Y la verdad es que el SÍ fue rotundo. Por lo que he decidido retomarlo y traeros cada martes una nueva receta de este tipo. Aunque únicamente tenía pensado ponerlo en Instagram porque son tan simples que me da un pelin de vergueneza compartirlo por aquí, he pensado que mucho mejor si todo está recogido en un mismo sitio y podemos acceder rápidamente a ello, ¿no creéis? Bueno, a ver qué tal nos funciona. 

La tosta que os propongo hoy va dirigida sobre todo a los golosos y amantes de lo dulce. Se trata de un desayuno ideal con su carbohidrato, fruta y pan, y proteína, gracias al queso. Además podemos añadirle unas lascas de almendra o unas pocas nueces trituradas por encima y le añadiremos una ración de grasa que complete el desayuno. 

Lo único que necesitamos son: 

  • 1 rebanada de pan
  • Puñado de arándanos
  • Un pedazo de queso de Burgos bajo en sal (más o menos del grosor de la mitad del pulgar)

Untamos el queso de Burgos en la tostada o, si queremos una textura más de queso philadelphia, lo trituramos bien en la batidora. Después, cortamos arándanos por la mitad y los repartimos por la tostada. Podemos añadirle también plátano para conseguir más dulzor. En mi caso, le he echado un chorrito de sirope sin azúcar Joseph, pero no hace falta. Cualquier mermelada casera servirá también. 

Y ya está, no tiene mucho más. No sé como lo hago para escribir posts kilométricos cuando tengo tan poco que decir. De verdad, qué cosas. 

En fin, un beso fuerte ¡Nos leemos!