Crêpe de avena ft @amlledo

crepes sanos

Hallooo

¡Os saluda Lledó! Me he colado otra vez por aquí para compartir con vosotros una receta que hice, para variar, a modo de experimento pero que salió redonda. Encontraréis la foto en mi Instagram (@amlledo) y veréis que no tiene ninguuuna dificultad . Se trata de un desayuno algo “diferente” y ¡vegano!

Creo que no lo he comentado antes pero…me encanta desayunar. Aún recuerdo cuando madrugaba para ir a clase y era incapaz de ingerir nada. Me pasaba media mañana en ayunas y más tarde me entraban ataques de hambre que me llevaban directa a la cafetería. Comía cualquier cosa, desde snacks de bolsa hasta bollería de dudosa calidad y sin ningún aporte nutricional. Eso sí, los fines de semana no me saltaba mis desayunos a base de cereales azucarados, magdalenas o galletas. Y esa es una parte de la historia de mi vida que, por suerte, dejé atrás.

La transición hasta ahora no ha sido fácil. Es un proceso largo que implica esfuerzo, sacrificio, fuerza de voluntad, empeño y ganas, entre otras muchas cosas. Deshacerse de un hábito que te ha acompañado toda la vida lleva tiempo pero se consigue con pequeños, a veces insignificantes, cambios. En este sentido, Emma y Ale hacen un gran trabajo promoviendo hábitos saludables y motivándonos (a mi incluida) a llevar una vida más sana y activa.

La cuestión es que ahora no me pierdo el desayuno por nada del mundo. De hecho, ¡es mi comida favorita del día! Por eso hoy os doy una idea de un desayuno, sencillo y versátil, a ver si os animo a salir de los básicos.

INGREDIENTES: 

  • 100gr de leche de soja (valdría cualquier otro tipo de leche vegetal o animal)

  • 30gr de harina de avena integral

  • Especias al gusto (pimienta, nuez moscada, orégano, cayena, etc.)

Batimos todos los ingredientes con una batidora de mano hasta que no queden grumos y dejamos reposar mientras se calienta la sartén al fuego con unas gotitas de aceite*. Cuando tengamos la sartén caliente, volcamosla mezcla y dejamos cocinar el crepe por un lado hasta que le salgan burbujitas (eso significa que ya está cocido y que le podemos dar la vuelta). Con ayuda de una espátula de cocina, le damos la vuelta al crepe con mucho cuidado y lo dejamos hacerse por el otro lado. En unos pocos minutos ya estará listo para servir y rellenar con lo que más os apetezca.

Yo le puse aguacate, champiñones y queso, pero el relleno podéis prepararlo a vuestro gusto con atún, tomate, pavo, jamón, hummus, lechugas, maíz, etc. También se puede convertir en un desayuno dulce si le añadís como especia canela molida y rellenáis el crepe con fruta. Como veis, el ingrediente secreto es la imaginación.

*TIP: La clave de esta receta está en la sartén. Ha de ser antiadherente y estar en buenas condiciones para que no se pegue el crepe y podamos darle la vuelta sin problemas. También es importante que esté bien engrasada con aceite y que esté muy caliente cuando vertemos la mezcla.

Espero que os animéis a probarlo o, al menos, a ir introduciendo poco a poco desayunos variados, completos y saludables como este. ¡Nos vemos pronto por aquí matriculer@s! 

amlledo crepes saludables
amlledo crepes