Tostas para quedar como un rey: Solomillo con cebolla

Hello! Good night! Bueno, bueno...primer día en mucho tiempo que no escribo a las mil. En realidad debería estar haciendo algo relacionado con la universidad, véase TFG o traducir cosas para mis prácticas...pero bueno, hoy es una de esas tardes en las que el tiempo se ha ido sabe Dios a donde...y para empezar a hacer algo y dejarlo a medias, mejor escribo un post y todos quedamos felices y contentos. Además, vais a ver que lo de hoy es rapidito. De esos posts de...¿y esto no es demasiado tontuno como para hacer un post? Pero bueno, después de la longitud del post de Crossfit, también viene bien algo así, ¿no? Equilibrio people, equilibrio. 

Y como podéis comprobar en la cabecera tan molona que se ha currado Emma, hoy os vamos a contar en poco menos que nada, cómo preparamos en casa el solomillo. En realidad, no es solomillo solomillo...es otra parte más barata y parecida de sabor y consistencia, pero...hmmm, no me acuerdo del nombre. El caso, que aunque digamos "solomillo" esta preparación se puede hacer igual con un filete de ternera que tengamos por ahí y así no nos tenemos que dejar un par de riñones en el intento.

Os repito, es SÚPER simple. El pan es completamente omitible (aunque ya no será una tosta), eso ya depende de cada uno.
Para prepararlo sólo necesitamos (para 4):

  • 4 medallones de ternera
  • 2 cebollas blancas cortadas en lonchas
  • Ajo a ojo (¡uy, qué mono suena eso!)
  • Pan anchote para poder hacer una tosta. Este en concreto lo compramos en la Feria BioCultura y era de...¿espelta y pipas de calabaza? Creo. Pero...no estoy segura. El caso, el que más os guste. 
  • Opcional: también podemos echar un poquito de mostaza o ponerle un medallón de queso de rulo de cabra, si te gusta y no andas controlando calorías. Y si andas controlando pero te apetece mucho, pues pon menos cantidad y saboréalo con mucha gana y entusiasmo.

Cortamos el pan un poco más grande que el tamaño del medallón de solomillo y lo metemos al horno a unos 100º para que no se nos queme pero se vaya quedando crujiente. Si le echamos un pstt de aceite ya ni te cuento lo rico que se queda.

Lo más "complicado" que tiene esta receta es la cebolla. Pero vamos, que no. Únicamente hay que pochar muy mucho la cebolla hasta que parezca que está caramelizada. ¿Cómo? Echando un psst de aceite (o caldo) en la sartén y tener un poco de paciencia. De vez en cuando le damos un voltio a la cebolla con la cuchara para que no se pegue y cuando esté doradita la sacamos.

Y ya por último, cocinamos a la plancha el solomillo con su ajito y una pizca de aceite, montamos la tosta, la metemos entera un segundito en la sartén y ¡LISTO! Vamos, que no tiene nada. No es ningún plato ultranovedoso ni original, pero que ahí queda, un friendly reminder de que lo simple suele funcionar muy pero que muy bien.

 

Y así de bonito queda todo. Yo lo veo un plato hiper apañao para recibir a los invitados: es EXTREMADAMENTE fácil de hacer y queda sofisticadete.

Ah, ah...para todos los que nos preguntáis, los platos son de Zara Home. Son blancos y con forma cuadrada. No fallan. Creo que a partir de ahora os pondremos al final de los posts de dónde son los platos/manteles que utilizamos en el post, que a muchos os pica la curiosidad! :)

Y eso es todo por hoy...yo me voy ya pitando a clase de Body Balance. ¡Qué ganasssss! Después del día que llevo hoy neeeecesito esa clase. OMMMMMMMMM.


Hastaaaaa NADA!! :)

¡¡Ah!! ¡¡OYEE!! Ya que has llegado hasta aquí, pásate por el Instagram (@lamatricularoja), el Facebook y si te ves con ánimo...el twitter!(: