Bizcocho de fresas y semillas de chía

Esponjoso, súper saciante y fácil. Y lleva fresas, no digo más.
 No me voy a liar, porque he decidido que cuando hablemos de recetas, tengo que ir más al grano, que me lio a escribir, y al final lo importante está en la masa. Nunca mejor dicho. Eso sí, tengo que dedicarle un pequeño párrafo a uno de los ingredientes de esta receta: la CHIA!! 

Si "chia" os suena a chino, tranquilos. Been there. De hecho, aunque llevemos ya unos años en esto de la vida sana, no ha sido hasta hace relativamente poco que hemos empezado a incluir esta pequeña maravilla en nuestra dieta (entiéndase dieta no como restricción de alimentos, sino como lo que es, el "conjunto de sustancias alimenticias que un ser vivo toma habitualmente". No quiero confusiones. El caso, lo digo siempre, no hay que agobiarse, y no se trata de empezar a llevar una vida sana y tener que apuntarse al carro de TODOS los alimentos "healthy". Empieza poco a poco, y si la chia todavía se te antoja algo desconocida, no te preocupes, ya llegará. Ya te digo yo que llegará.

Pero bueno, por si quieres saber algo más o estás pensando en animarte con la chia, os comento muy brevemente qué es, qué tiene de bueno y por qué a nosotras nos ENCANTA y ya no falta casi nunca en nuestros desayunos. La semilla es una semilla, ¿vale? Como la de amapola, la de sésamo o la de la manzana. No tiene nada de misterioso ni especial en ese sentido. Bien, la chia, en resumen, nos aporta mogollón de fibra, es alta en Omega3 y calcio (más que la leche de vaca) y nos ayuda a controlar los niveles de insulina (lo cual es positivo, tranquilos). Además, para mi el efecto más palpable y estupendo es que es MEGA saciante. Si la dejamos en remojo con agua o leche (en nuestro caso, de almendra) aumenta su tamaño una barbaridad...como cuando Alicia se come una galleta y ya no cabe en la casa, pues igual. ¿En qué se traduce esto para nosotros? Saciedad = no pasar hambre = soy feliz. Esto poniéndolo en sencillo y simplificado, si queremos ir más allá, os recomiendo ir a Don Google o Don quien confiéis y seguir investigando, que nosotras de nutricionistas tenemos lo mismo que de rubias. Si bien es cierto que la chia me parece maravillosa, es algo cara...pero bueno, creo que merece la pena la inversión, la verdad.

Y bien, había dicho que no me enrollaba y mirad donde estamos...tres mil palabras más tarde. En fin, you know me. Allá va la receta.

Ingredientes:

  • 1 huevo + 2 claras
  • 4 cucharadas Truvia (o el edulcorante que uséis al gusto)
  • 1/2 taza de harina de avena sabor cookies & cream (o lo que tengáis)
  • 2 cucharadas de semillas de chia
  • 4-5 fresas partidas en cachitos
  • Puñado de almendras

Procedimiento: 

Batir el huevo y las claras y echar los ingredientes en ese orden. Si vemos que se queda muy espeso le echamos un chorrito de leche de almendras/leche que queramos/agua. Mejor que la masa quede más bien líquida que muy densa. 

Metes el megamix al horno precalentado a 190º y dejamos que se haga (más o menos 15 minutos). Pero lo que siempre digo con los tiempos, id mirando, metiendo un palito hasta que salga limpio y yo siempre prefiero que este más bien blandito y se acabe de hacer con el calor residual. 

Y c'est tout. Deseandito me quedo de ver vuestros bizcochos y nos leemos prontito!! :)