Salteado de pollo, quinoa y anacardos

Cilantro, anacardos, pollo y quinoa. Para mi, la combinación perfecta.

Una de las cosas que más echo de menos de mi intercambio en Estados Unidos es comer comida asiática cada dos por tres. Por aquellos lares la mayoría de mis amigos eran asiáticos y no había finde que no hubiese un fried rice o un kun pao chicken. El sabor dulzón o picante y especiado de los platos es tan característico (hablo de la versión americanizada de los platos asiáticos, ojo) que lo tengo clavaito. Lo cierto es que desde que volví a Madrid, más allá del sushi, no suelo tomar comida asiática. Sé que hay restaurantes maravillosos y espectaculares pero por norma general es una comida con mucho azúcar y no sé, cada vez que toca cheatmeal me apetece más una hamburguesa o un buen sándwich. Pero el caso es que me eeeencanta. 

De ahí la receta que os traigo, aunque la quinoa no sea lo más asiático del mundo. Bueno, ni lo más, lo nada. Pero funciona, trae ese saborcillo.

Ingredientes: 

  • 1/2 pechuga (o lo que os apetezca) de pollo 
  • 2 cucharadas de quinoa ya hecha
  • Verduras varias (pimiento verde, champiñones y cebolleta elegí yo)
  • 4-5 anacardos
  • Salsa de soja baja en sal
  • Maple syrup sin azúcar o dos sobrecitos de edulcorante. 
  • Clavo, cilantro y pimienta negra. 

En un wok (si es posible), con el aceite muy caliente, hacemos las verduras y echamos las especias. Ojo, ojito con el clavo que es muy fuerte, echad solo un poco. Después cocinamos el pollo y vamos echando chorritos de salsa de soja y el edulcorante. Vamos dejando que se haga todo a fuego medio. Al poco echamos unas hojas de cilantro, los anacardos y dejamos que repose todo. Mezclamos la quinoa en el wok ajustamos un poco la pimienta y poco más. 

¡Y a comeeeeeeeeer!

Un besote very very big matriculeros :)