Albóndigas veganas ft. @amlledo

albóndigas veganas

HELLO EVERYONE!

Hoy tengo el honor de tomarles el relevo a Emma y Ale con esta receta de albóndigas veganas pero, antes de entrar en materia, os contaré un poco sobre mí.

Algunos me conoceréis de Instagram como @amlledo aunque en realidad mi nombre es Lledó y a modo de aclaración diré que no, no soy vegana. Mi alimentación es variada e incluye alimentos de todo tipo, siempre tratando de priorizar aquellos de origen vegetal, integrales y libres de azúcares y aditivos. En resumen, intento llevar una alimentación consciente y equilibrada.

Puesto que comer es una de mis grandes aficiones, no siempre soy estricta con mi criterio de alimentación. Es decir, me permito disfrutar de escapadas gastronómicas (como podréis comprobar en mi cuenta de IG) pero nunca dejo de cuidar lo que como en casa. He aprendido que el equilibro es la clave, así que trato de combinar mi pasión por la gastronomía con un estilo de vida activo y saludable.

Os confieso también que me encanta cocinar, a pesar de haber sido autodidacta. Las ganas y la perseverancia han sido la clave para aprender en la cocina y llegar a sentirme segura en este pequeño rincón. Como me gusta probar cosas nuevas, siempre intento innovar, experimentar y no conformarme con lo de siempre. Así fue como salieron estas albóndigas que, aunque diferentes, no tienen nada que envidiar a las de toda la vida.

Como veréis, la receta es sencilla y los ingredientes, muy básicos:

- 1 Bote grande de lentejas cocidas
- Verduras al gusto (ej. Ajo, cebolla, espinacas, zanahoria, brócoli)
- 2 Cucharadas de salsa de tomate
- 1 taza de pan rallado
- 3 cucharadas de harina de avena (o cualquier otro tipo de harina integral)
- Aceite, sal y especias

Por un lado, lavamos bien las lentejas y, en un recipiente profundo, las mezclamos con el pan rallado. Por otro lado, calentamos la sartén con un poco de aceite y añadimos las verduritas troceadas. Cuando estén tiernas y doradas, incorporamos las dos cucharadas de salsa de tomate, la harina, la sal y las especias. Lo dejamos al fuego unos minutos y, cuando esté bien mezclado, lo vertemos en el recipiente donde habíamos dejado las lentejas. Lo trituramos todo junto hasta conseguir una masa homogénea y lo dejamos enfriar para no quemarnos al hacer las albóndigas. Cuando la mezcla esté templada, podemos ayudarnos con una cuchara para coger siempre la misma cantidad de masa y vamos dando forma redonda a las albóndigas. Las colocamos sobre una plancha de horno forrada con papel vegetal y las introducimos en el horno previamente precalentado. Con unos 20 o 30 minutos de horneado sería suficiente, aunque dependerá de cada horno y de la temperatura (180º - 200º aprox).

Con estas cantidades me salieron 23 unidades y las acompañé con unas patatas especiadas. ¡Una delicia!

Ahora ya no tenéis excusa para probar algo diferente, pero no os olvidéis de personalizarlo según vuestros gustos. No tengáis miedo de experimentar en la cocina y recordad que lo más importante es disfrutar del proceso.

Yo me despido ya, hasta la próxima. Mientras tanto seguiré tras la pista de las hermanas matriculeras ¡que aún tienen mucha guerra que dar!

albóndigas veganas