Cupcakes de garbanzos, banana y coco, con crema de anacardos ft @caruchoix

Cupcakes de garbanzos, banana y coco, con crema de anacardos

¡Hola desde Argentina! Mi nombre es Carolina (@caruchoix) y siempre me gustó cocinar. En mi casa, muchas veces cocinaba para toda mi familia (somos 5) así que me acostumbré a preparar comidas abundantes y generosas para que nadie se quedara con hambre. Cuando me mudé sola hace 3 años y pico, me di cuenta que al cocinar para mi misma, podía jugar un poco más con los sabores y preparaciones ya que no tenía que responder a ningún gusto más que el mío. Entre aciertos y desaciertos y siempre muchas investigaciones, descubrí que los ingredientes son lo más importante en la preparación de un plato. No sólo quería comer rico, sino que quería también comer bien y volver a encontrar el sentido a alimentarme: nutrirme. Encontré entonces una gran variedad de alimentos que ya conocía y muchos que no, y descubrí miles de propiedades que no estaba teniendo en cuenta; el orden de ingerirlos, cómo combinarlos e incluso como resaltar sus valores a través de la cocción / no cocción.

Y en todo este proceso, descubrí la clave que está a la vista de todos y que al mismo todos por alguna razón nunca parecemos razonar: el desayuno.

En Argentina (mejor dicho Buenos Aires, no puedo hablar mucho por el resto), la costumbre es levantarse y correr: correr al trabajo, correr a los compromisos, en fin: siempre correr. ¿El desayuno? ¿Para qué? Me levanto con sueño y el estómago cerrado, muy temprano porque tengo una hora y media de viaje hasta el trabajo. No llego a tiempo a tener ni siquiera ganas de desayunar, así que con suerte una taza de café y algo para picar y salir. Me pasaba a mi y a todas las personas que conocia. ¿El resultado? Mucha falta de energía y hambre generalizada hasta el almuerzo. Hacía el desayuno en cuotas y mal, nunca a conciencia y por lo general emparchado por harinas y azúcares. 

Hace aproximadamente un año empecé a escuchar y realmente escuchar a esa frase que reza: el desayuno es la comida más importante del día. Y descubrí que sí.

Incorporé fibras, proteína, vitaminas, semillas, lácteos y carbohidratos.  Es increíble ver como podemos combinar todo esto en una sola comida. ¡Y lo divertido y delicioso que és! Mi calidad de vida mejoró muchísimo: ya no sentía hambre todo el tiempo, ya había comido algo delicioso temprano y no sentía esa necesidad de consumir algo de antojo, entreno al mediodía y de a poco voy superando metas que jamás habría pensado. Tengo 31 años y de golpe me di cuenta que tengo un sólo cuerpo y que me tiene que durar mucho tiempo, así que solo depende de mí y de como lo trate. Con este compromiso conmigo misma, antes de irme a dormir todos los días pienso en lo que voy a desayunar y mentalmente me invento alguna receta a ver si funciona o no. Y siempre quiero probar cosas nuevas y cosas que jamás me habría esperado. ¿Garbanzos en el desayuno? ¿Y por qué no? 

 

Les dejo esta receta que me sorprendió muchísimo a mi misma, y que publiqué hace un tiempo en mi instagram.

Cupcakes de garbanzos, banana y coco, con crema de cajú.

Para los muffins:

- 1 lata y media de garbanzos 

- 50gr de coco rallado

- 1 banana grande

- 1 cdita de polvo para hornear

- 1 chorrito de esencia de vainilla

- 6 sobrecitos de edulcorante

- 1/3 taza azúcar mascabo

- 1/2 taza (o un poco mas si hace falta) de harina de arroz

- Pasas de uva (opcional)

- 1/4 de taza de aceite

Crema de cajú (anacardos)

- Cajú 100gr

- Casancrem(Philadelphia) light 1cda (no muy colmada) -

- Aceite de coco 1cdita

- 2 sobrecitos de edulcorante

Primero procesé los garbanzos con un poco de agua y el aceite, y ahí mismo en la procesadora le fui agregando las cosas de a poco (menos las pasas de uva).

Quedó una masa con una textura similar a la de las tortas de caja, pero un poco más espesa (si queda muy líquida sumar harina de arroz). Pasar a los moldes de muffin y dejar aproximadamente 30 mins en el horno a fuego medio. Ir chequeando con el cuchillo hasta que salga seco.

Procesar el cajú con la crema e ir agregando las cosas hasta que quede una pasta tipo crema (tardará 5 mins aprox). Dejar descansar en la heladera y decorar. 

Cupcakes de garbanzos, banana y coco, con crema de anacardos