Sandwich de jamon, espinacas y cebolla caramelizada

Alo, alo, amiguis!

¿Quiénnnnn está por la labor de hacer un picnic en el parque/playa/camping/en cualquier sitio que haya sombrita? Que me digan donde que yo me apunto! Bueno, en realidad con la calor que hace tampoco es que apetezca sobremanera eso de ponerse bajo el sol y torrarse como una gamba. Pero bueno, si estáis atentos al hombre/mujer del tiempo o de la app de vuestro móvil, veréis como parece que a partir del viernes bajan un pelin las temperaturas.



El caso, que con la idea de comer fuera, hacer algo rapidito, que nos compliquemos demasiado la vida y continuemos en una línea más o menos healthy ha nacido este sándwich. En realidad, no. Lo cierto es que es un sándwich inspiradísimo en uno que sirven en Starbucks y que nos encanta. A diferencia del de Starbucks, nosotras no encontramos pan integral con arándanos (el original lleva pan blanco de arándanos) y en el post no incluimos los arándanos. No obstante, si os apetece podéis añadirle un puñadito de arándanos y seguro que queda súper rico. Otra cosita, aunque os he soltado un rollo de picnic y comer fuera, lo cierto es que este sándwich, por lo de la cebolla caramelizada y tal, está más rico calentito.

Así pues, what do we need?
 

  • Pan integral sin azúcares añadidos (el nuestro lo compramos en Mercadona)
  • Un puñado de espinacas
  • Uno o dos tranchetes light
  • Jamón natural o pavo natural
  • Menos de media cebolla

Colocamos los ingredientes tal cual veis en la foto y caramelizamos la cebolla. Para ello, lo único que hacemos nosotras es pochar la cebolla unos minutos en la sartén. Acabamos de montar el sándwich, lo pintamos muuuuy ligeramente con clara de huevo y pasamos el sándwich por la sartén. Si tenéis tiempo, hacedlo a fuego lento como manda Rosana y ya veréis qué rico queda.

Y esto es todo, todo por hoy. Rápido como el sándwich mismo.

Muchas gracias por leernos y estar ahí. Muchas muchas gracias. Un B.E.S.A.Z.O.