Hamburguesa de atún

DSC_0579.JPG

¿No tienes tiempo? ¿Pocas ganas de cocinar? ¿Tienes una lata de atún roñosa en la despensa? ¡Ha llegado la hora de cocinar una estupenda hamburguesa de atún. Ale, a leer más.

Yellow matriculeros! En la tónica de nuestras recetas, rápidas, sencillas y para todos los niveles, os presentamos hoy la que es hasta ahora la más complicada de todas las recetas que hemos hecho hasta el momento. Chan chan chan chan chan. Una hamburguesa de atún. Oooooo.

Bueno, bueno, menos guasa que aunque es DEMASIADO sencilla el resultado es magnífico. En casa es sin duda un plato "salvacenas" y creo que no hay semana que no caiga una. En fin, sin más dilación ni esperas angustiosas, veamos qué es lo que necesitamos para preparar las jamburgers.

Ingredientes:

  • 1 lata (o media más) por cabeza de atún al natural.
  • 1 cucharada de mostaza (nosotras usamos la de Gulden's)
  • 1 cucharada de tomate natural triturado
  • Especias al gusto: pimienta negra y eneldo for us
  • Clara de huevo para pintar la hamburguesa (y así evitar que se rompa). 

Lo primera (y tal vez más importante) es escurrir BIEN BIEN la lata de atún. Todo lo que puedas, con todo tu empeño. Después, como si fuese carne picada, machacamos bien el atún en un bol. Echamos la mostaza, el tomate y las especias y mezclamos bien.

Este paso como veis a continuación es un poco guarrete, pero es lo que toca. Tenemos que hacer las hamburguesas, y para ello lo mejor es coger el atún con la mano, aplastar bien para seguir escurriendo e ir haciendo la forma.

 

Después, con un papel de cocina de estos que parece que podrían absorber un embalse entero, aplastamos bien las hamburguesas para que sigan soltando líquido.

Si tenemos tiempo, lo ideal es meter las hamburguesas de manera individual en papel albal para que se compacten bien durante toda la noche. Pero repito, solo si tenemos tiempo. Si no, pintamos la hamburguesa con un poco de clara de huevo y a la sartén vuelta y vuelta. Repetimos el mismo proceso aunque las dejemos un día de reposo, ¿eh? Es decir, que cuando las saquemos de la nevera, también las pintamos con clara.