Hummus clásico y de calabacín

Hello!! Hoy os traemos un post que llevábamos bastante tiempo anunciando por Instagram y que poooorrrr fin publicamos. Yo soy súper fan del hummus, pero del de garbanzo, el clásico vaya. Emma, por el contrario, es mucho más del equipo hummus de calabacín. Por ello, y aunque las recetas se hacen prácticamente igual, hemos querido compartir con vosotros ambas versiones.

Para los amantes del hummus...ya podéis poneros manos a la cocina y empezar a cocinar. Y para los que no...esperamos que esta receta os enganche al hummus tanto como a nosotras. Lo que me puede llegar a gustar a mi el hummus no está escrito...lo prometo. Me comería botes y botes y botes y cucharadas y cucharadas y cucharadas. Vamos, un efecto Pringles en toda regla. El hummus es maravilloso...qué voy a decir: como aperitivo, como guarnición, como aliño, para comer solito...¡PARA TODO! Lo adoro. En fin, que lo adoro tanto que teníamos que aprender a hacerlo en casa (hemos hecho un mix entre la receta de Javi recetas y esta de Feasting at Home) y eso hicimos. Y ahora, as always, lo compartimos con vosotros.

Empecemos por el clásico.

Lo primero que necesitamos es:

- 1 bote de garbanzos cocidos (400g)
- 2-3 cucharadas de Tahina. La podéis hacer vosotros también en casa...pero yo cuando lo intenté tardé tanto que no me compensa. Si quieres saber como hacerlo, Javi Recetas lo explica requetebien.
- Jugo de 1 o medio limón
- 2 cdas de aceite de oliva
- 1 cdita comino
- 1 cdita sal
- 1 diente de ajo
- Pimentón

Lo primero que necesitamos es echar la tahina en un bol (o si tenéis una buena picadora, en una picadora). Ojo, ojito con pasarse echando tahina que puede darle un sabor un poco eeeextraño. Luego los ajos, el jugo de limón y los garbanzos. Cuando ya esté bien batido todo el mejunje echamos el aceite y el comino.

Batimos y...¡LISTO! No tiene más misterio. Le añadimos pimentón al final y ya tenemos el hummus listo para dippear. Nosotras hemos puesto pan de pita porque es que quedaba muy mono...pero siempre podemos optar por verduras crudas, pan más ligero (wasa für example), palitos de cangrejo...en fin, lo que se os ocurra.

DSC_0133.JPG

En cuanto al procedimiento para preparar hummus de calabacín, he de decir que es exactamente igual que el anterior con una única diferencia. Hay un paso más. Ohhh sí, un paso más...qué pereza. Lo único diferente es que primero tenemos que pasar el calabacín por la sartén. Dorarlo bien, con ganas. Y hacemos exactamente lo mismo!

¡¡¡Y este es el resultado FINAL!!! No tiene más. Ya no tienes excusa para no llevar el aperitivo a casa del amigo o el pariente. Aunque lo solemos encontrar como plato para picar, recordad que podemos utilizar el hummus para un millón de cosas: ensaladas, acompañamiento de carne, pescado, rellenos...Las posibilidades son infinitas, como el conjunto de números primos.

Salsas y dips, EntrantesAleComment