Helado de plátano

YELLOW A TODOOO EL MUNDO!!

Hoy os traemos un vídeo. ¿Hace cuánto que no posteábamos un vídeo señores? Pero es que son TAN TAN TAN pesados. Llevan muuuucho tiempo. Entre que no tenemos la costumbre, que la luz va y viene a su gusto y SIEMPRE hay algo que hacemos mal, grabar nos lleva entre 1 o 2 horas más de lo que se tarda en hacer la receta normal. En fin, es muy dura nuestra vida, ¿vale?

El caso, estaba yo el otro día navegando por los increíbles mundos de Pinterest, cuando vi un helado con una pinta de INFARTO que juraba y perjuraba que únicamente llevaba un ingrediente: plátano (pulsa aquí para ver el post original). Y pensé, si hombre, si hombre…esto es imposible que sea verdad y quede esa textura tan de helado con solo plátano. Además, ya sabemos todos que en Pinterest todo es muy bonito y pero luego las cosas no salen todo lo ideales que deberían. El caso, que cogí a Emma por banda y le dije: tenemos que probar a hacer helado de plátano. Y claro, es oír las palabras PLÁTANO y HELADO juntas y Emma se vuelve loca, empieza a aplaudir, a dar vueltas y bailar la conga.

Bueno, bueno…que lo hicimos y ¡MAGIA! Todo es cierto, es el sueño de todo amante del plátano y del helado. Así que, sin enrollarnos ni un segundito más, si quieres ver cómo hacer helado de plátano, a ver el vídeo y después a hacerlo, claro.

Como os he dicho, lo único que necesitamos es un plátano (da para dos bolas pequeñas o una grande). Ya que os ponéis, yo os diría que hagáis más cantidad y así tenéis para rato. Cortamos el plátano en rodajitas, lo metemos en un tupper apto para congelador y congelamos. Tiene que estar muy muy bien congelado, así que si podéis, dejad que se congele durante toda la noche. Una vez esté congelado, sacamos el tupper de la nevera, sacamos los cachos de plátano del tupper y, como buenamente podamos (un poco de fuerza bruta), separamos los cachitos de plátano (porque lo que tendrás es un bloque de rodajas de plátano). Metemos todo a la picadora y a toquecitos para que no se recaliente el aparato picamos el plátano. Cuando ya vaya cogiendo textura podemos apretar el botón más seguido y ver cómo el plátano congelado es ahora una maaaaaaasita de helado perfesta. Cuando ya lo tengas listo, de nuevo al congelador unas dos horas mínimo.

Y ya está. Ahora a disfrutarlo. Le van genial unas nueces, unos chips de chocolate, un poco de sirope (ya es la rebomba de dulce)…o nada de nada, el solito está bien rico. Otra cosa interesante que podemos hacer es, una vez lo tengamos picado y con textura de helado, incluimos tropezones y lo congelamos con los tropezones de nuez, chocolate, whatever you want.