Pan de calabacín

¡Holaaaa matriculados!

¿Qué tal? Esta semana no os abandonamos tanto, don't you worry. Hoy os traemos otra idea de desayuno/merienda para que probéis y variéis un poquillo esos menús. Os prometemos que es sencillísimo de hacer y puede salvar toda una semana (bueno igual toda toda... no) de desayunos. Os presentamos el... suenan tambores... PAN DE CALABACÍN (ueeeeeeeeeeeeee). ¿De calabacín? ¿Pan? Bueno, en realidad no es pan... es más bien un bizcocho, pero al traducirlo del inglés Zuccini bread nos hemos quedado con el pan. El caso, que es facilísimo y es ideal para meter verdurita en el cuerpo ya desde primera hora de la mañana.

Vale, los antiverduras seguro que ya estáis cerrando la pestaña... pero ESPERAD, ESPERAD... que no sabe a calabacín. Que no, que no. Que está ahí pero no se nota. Aaaaaamigo, ya os habéis quedado, ¿eh? Es un plato muy dulce, de verdad. Os confieso que a mi me sonó igual de mal la primera vez que me dijeron de probarlo, pero como estaba en una de esas situaciones en las que no te queda otra que comerlo, pues me lo comí. Y me encantó.

Descubrí este bizcocho hace ya sus añitos, en Estados Unidos, pero como nunca he sido muy cocinitas siempre me había dado pereza ponerme a hacerlo en casa. Ya si eso, si lo veía en algún sitio, pues lo compraría y ya está. Pero en fin, como siempre digo, lo mejor es dejar la pereza a un lado y probar a hacer cosas. Aunque salgan mal.

Aquí os presentamos la versión fit/light/sanota del original (aun así hay que comerlo con moderación). Pero ya sabéis que si queréis que quede con ese toque ricocalorico irresistible sólo tenéis que cambiar los ingredientes por harina blanca, azúcar blanco, mantequilla, etc. Vamos, lo que todos sabemos que engorda.

Ya estoy liándome. Vamos con la receta, ¿os parece?

Lo primero que vamos a necesitar son los siguientes ingredientes:

  • 2 huevos (o 4 claras)
  • 2 tazas de edulcorante
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 3-4 cucharaditas de canela (o más...jujuju #canelafans)
  • 1 calabacín grande o 2 pequeños (podemos echar más sin problema)
  • 1 cucharada de azúcar moreno (opcional)
  • 1 chorrito de aceite (opcional)
  • Levadura
  • Sal
  • 2 tazas de harina de avena (avena picada)
  • 1 taza de harina de trigo integral  (podemos no echar harina de trigo y utilizar una y más de avena)
  • Puñado de nueces picadas

Primero, tenemos que cascar dos huevos en un bol grande, echar el edulcorante, el azúcar moreno (si quieres), el extracto de vainilla y la canela. Lo batimos bien (no hace falta que sea con la batidora).

Rallamos calabacín. Intenta que quede en tiras cortitas. Lo agregas a la mezcla y mezcla (qué redundante todo). Añade el chorrito de aceite (opcional) y sigue mezclando. 

Ahora echa la levadura y la sal y mezcla bien. Llega lo más delicado (que no es para tanto). Hay que ir añadiendo las harinas poco a poco. Al mismo tiempo que echas la harina, mezcla. Nos tiene que quedar una masa con toda la harina bien integrada.  Picamos las nueces y las incluimos en la mezcla. Voooooolvemos a dar vueltas. Cuando ya esté todo bien mezclado, coge un molde alargado (o el que tengas) y transfiere todo lo que había en el bol al molde. Lo metemos unos 20 minutos al horno precalentado, 250º al principio y luego ajustamos para INTENTAR que no se queme por encima, digo intentar porque, bueno, a veces es inevitable. Si en veinte minutos no está hecho, tranquilo, no need to panic, mete un palito de metal cada poco tiempo (en el centro del bizcocho) hasta que salga limpito como una patena. 

Dejamos enfriar un buen rato (media hora mínimo) y servimos. Podemos espolvorear un poco de canela si queremos (VIVA, VIVA LAAA CANELAAAA) o sencillamente tomarlo con un cafelito.

Y hasta aquí hemos llegado por hoy. Como siempre, os animamos a que probéis a hacerlo en casa...que ya veréis como los familiares se ponen muy contentos. De verdad, es ideal para cambiar de vez en cuando el desayuno. Pues eso, si lo hacéis compartidlo con nosotras por mail (lamatricularoja@gmail.com) o mejor aún...en Instagram (@lamatricularoja), Facebook (facebook.com/lamatricularoja) o Twitter (@lamatricularoja).

 Un besoteee enorme!

¡SORPRESA! Emma ha creado una preciosa infografía de la receta para que os la bajéis y la colguéis por vuestras cocinas. Podéis descargarla en la sección DESCARGABLES, a la derecha. ¿Os gusta? Si es que esta niña es una artista!

Ahora sí que sí! Bye byeeee!