Ensalada de patata

Weeeeell hello there!

¿Cómo estamos hoy todos? Yo la verdad es que ahora mismo estoy haciendo un esfuerzo sobrehumano por mantener la cabeza pegada a mi cuerpo. Me caigo de sueño...y eso que me he tomado un café hace nada. Cosas que pasan.

Hoy no tengo mucho tiempo para escribir, así que he decido hablaros de una receta súper tonta y fácil peeeero muy práctica. Es de esas que son PERFECTAS para almacenar en la nevera toda la semana y para llevar en tupper de aquí para allí. Hablamos de...¡tachán! ¡Ensalada de patata! Os lo he dicho, no era nada megaemocionante.

We need (en estas fotos hay cantidad para un regimiento, así que ajustadlo a vuestras necesidades):

  • Patatas
  • Aceitunas
  • Huevos
  • Atún al natural/con aceite/el que más te guste
  • Cebolla
  • Lechuga (aunque no nos quedaba en el momento de sacar las fotos)

Lo único que necesitamos para hacer esta receta es un poco de paciencia para que se cueza todo y ya está. Coge una olla/cazo, llénala de agua y deja que se hagan las patatas. Igual es un poco demasiado obvio y te crees que me estoy metiendo con tu inteligencia, pero vamos a recordarlo igualmente por si las moscas: para cocer las patatas debemos sumergirlas en agua hirviendo. El tiempo de cocción de las patatas variará dependiendo de la cantidad de tubérculos que hayas metido y de su tamaño. Más o menos son quince minutos a partir de que hierva el agua. De todas formas, pincha la patata o acribillala con un cuchillo para ver si ya está hecha. No te olvides de echar un pellizco de sal y un chorrito de aceite.

Con los huevos, parecido: pon suficiente agua en el cazo para que cubra los huevos. Puedes meterlos antes o después de que hierva el agua, pero más o menos son unos 10-12 minutos. Si echas un poco de sal, luego será más fácil pelarlos.

Cuando tengas las patatas hervidas córtalas en apetecibles taquitos.

Y poco más. Pon las patatas en un bol/fuente/tupper y empieza a echar ingredientes: el atún, las aceitunas (mejor en mitades), el huevo cortadito y la cebolla picada (si te gusta).

Añade la lechuga en el momento en el que te lo vayas a comer porque si no se va a quedar muy mustio y no queremos echar a perder taanto rato de pelar, cortar y esperar. ¿A qué no? Sírvelo con un buen chorrito de aceite, un poco de sal (también pimienta if you wish) y...c'est fini.

 

Ahora que hace más calorcito, apetecen platos de este estilo, ¿verdad? Además, aunque yo os de estos ingredientes, en realidad se pueden hacer infinitas combinaciones (con zanahoria, maíz, pepino...) y quedará igual (o más) rico.

En fin, como os he dicho, hoy tocaba entradita corta.

Mil gracias por lo majos que sois todos y las sonrisas que nos sacáis.

Si aún no nos sigues en Facebook, corre, ve ya que es gratis. También nos puedes seguir por email a través del icono que ves en la columna derecha.

Un besooote

EnsaladasAle1 Comment