Otoño love 2: Puré de calabaza

Alo! Long time no see...¿Cómo estáis hoy? Lo sé, lo sé, vamos de desaparecimiento en desaparecimiento, pero de verdad que si por mi fuese estaría todo el día escribe que te escribe al blog. Echadle la culpa a los mil y un trabajos que mandan en la universidad y las trescientas cuarenta horas que tarda Emma en llegar a casa desde su uni. En fin, que no estamos aquí para hablar de problemas y dificultades...que ya lo que nos falta, leer (que ya es mucho hoy en día) para desestresarnos y evadirnos un rato y que nos vengan aquí con penurrias, ¿no?

Bueno, el caso. Varios de vosotros nos habéis pedido que si please, please podemos colgar recetas de purés y cremas calentitas que, ahora que empieza a hacer tiempo de bufandas, gorritos y guantes (bueno, estos días por Madrid está haciendo un calor que te tooorras) apetecen muy mucho. Y encima son perfectos para guardar en un tupper y tener siempre algo rico y sanote que comer en casa. Y no manchan demasiado ni de hacer ni de comer. Sí es que lo tienen todo.

Así que, aprovechando que estamos en Octubre, que Halloween se acerca, y que la calabaza es la estrella de la temporada, vamos a hacer una rririririririca crema de calabaza. En casa la preparamos casi todas las semanas y gusta un montón. Let's go peeps, let's go.

¿Qué necesitamos? (Para 4 personas)

- Calabaza (duh): 600-800gramos. Nosotras la compramos ya pelada y troceada (o solo pelada) porque nos parece que lo de abrir una calabaza entera es a pain en el culete...a menos que estés haciendo calabazas de Halloween...en cuya caso, mola.
- 1 patata mediana - Clara nos comentó que ella en lugar de patata utiliza tomate, muy recomendable también.
-1 cebolla
- 1/2 zanahoria
- 1 puerro
- 2-3 quesitos light
- Pimienta negra
- Nuez moscada
- Chorrito de aceite
- Sal

En una olla echamos un chorrito de aceite y cuando este caliente pochamos el puerro y la cebolla. Evita poner el fuego a tope de power porque igual haces efecto dragón y churruscas todo...como a nosotras el día que sacamos las fotos. No nos pasa nunca...pero es ponerse a sacar fotos para el blog, y todo sale del revés. En fin, eso...fuego tranquilito y a pochar verduritas, que queden doradas, no carbonizadas. Lavamos la patata, la partimos en daditos o por la mitad y pa dentro...a dar vueltas a todo. Por cierto, esta patata parece la del Grand Prix...la patata caliente esa que estallaba en las manos de los concursantes, jajajjajaja...ayyy, ya estoy desvariando. Y al agua patos. Déjalo 30 minutos a fuego medio-alto (o mira, si necesitas que se haga más rápido porque tienes prisa sube el fuego o hazlo en la olla express) o hasta que puedas romper la calabaza.

Echamos los quesitos para darle un poco de consistencia cremoseta y seguimos batiendo. Ve comprobando en todo momento la sal, la pimienta y la nuez moscada para ajustarlo a lo que más te guste.

Y como diría uno de los camareros de Lateral de Arturo Soria, c'est fini. Dale un toquejuelo más de nuez moscada y pimienta para decorar el plato (si no andas con "tengo diez minutos para comer", claro) y ya está. Ya tienes un plato para toda la semana más que dispuesto a que lo devores.

Más fácil, imposible. En realidad, la mayoría de purés los hacemos así, por lo que no sé hasta que punto va a ser el tema de los purés interesante...igual se vuelve un poco monotemático y repetitivo. Pero bueno, ya veremos. La semana que viene os contamos como preparar puré de guisantes...el favorito, itísimo, de Emma.

Pasad una semana genial, disfrutad un montón de lo que queda de octubre y...REMEMBER, síguenos por Facebook, Instagram (@lamatricularoja) y Twitter(@lamatricularoja)!!

Por cierto, ¿cuáles son vuestras cremas/purés de invierno favoritas? ¿Sois amantes u odiadores de los purés? Contad, contad!

Un besote enorme y nos vemosss en cero coma :)

Sopas y cremasAleComment