Brownie de garbanzos

Hellow!

Seguimos con la semana del desayuno por aquí. Hoy vamos a compartir con vosotros una receta que hemos hecho non-stop desde que la descubrimos. De verdad, es una maravilla y le quita un porrón no, dos porrones de calorías a la receta original. Encima se hace rápido, cunde muchísimo y la cantidad de chocolate es completamente ajustable, así que si queréis echar menos de la cantidad que os decimos nosotras, adelante...que tampoco cambia tanto.

Y la base y estrella de está receta son...¡¡¡¡¡LOS GARBANZOS!!!!! tachááán! ¿Garbanzos en 'La Matrícula Roja'? ¿Qué raro no? Y es que si nos seguías por Instagram, sabréis que nos encantaaaan los garbanzos. Los usamos para tooodo. La idea la sacamos de ver varios blogs vegetarianos...y es que los garbanzos y su harina (y las lentejas también) sirven para mil cosas más que los cocidos o potajes. A veces no caemos en que los alimentos pueden tener usos completamente diferentes a lo que estamos acostumbrados...sólo hay investigar un poquito y atreverse a probar. Aunque metamos la pata hasta el fondo y nos quede una mole de legumbre chamuscada.

Bueno, no me voy a enrollar más...que últimamente no me callo.

Necesitamos

  • 400 gramos de garbanzos cocidos (los lavamos bien antes)
  • 1 huevo
  • 2-3 claras
  • Edulcorante al gusto (cuando se cocina pierde dulzor...cuenta con eso)
  • 1 cdita de aceite
  • 1 chorrito de leche
  • 2-3 cditas de levadura
  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo desgrasado (nosotras usamos este de Valor)
  • Pizca de sal
  • Opcional: mix de frutos secos y cachitos de chocolate

De verdad, esto es tan simple que me sabe hasta mal explicarlo. Lo primero que hay que hacer es batir los garbanzos hasta que queden como una masa. Después echamos el huevo y las claras. Echamos todo y batimos!

Lo ponemos en un molde para horno y lo metemos 200-250º durante unos 20-30 minutos.

¡Y no tiene más! Ya lo tenemos. Antes de abalanzarte a probarlo, deja que repose unos veinte minutos. Si te ha quedado demasiado blandeje (que puede pasar) mételo en la nevera sin miedo. Y si no te ha quedado blandito pero lo quieres frío, pues también.

Y tal que así queda el brownie. Acompáñalo con helado de plátano caserito (por aquí tienes cómo hacerlo) o con helado de bote de toda la vida normal normalísimo. También puedes no acompañarlo...que siendo francos, es lo que solemos hacer nosotras. Lo cortamos en cachitos y lo guardamos en una bolsa de zip. Todo muy apañao, ¿verdad?

Bueno, me callo ya que tengo muuuusha cosa por hacer.

Tú, querido lector,  te recuerdo (como siempre) que si no te quieres perder ni una de las comidas que preparamos o del deporte que hacemos nos sigas por Instagram (@lamatricularoja) y Facebook!

Mil gracias a todosssss y nos leemos prontito!:)