El Granel de Corredera - Compras a granel en Madrid

granel-de-corredera-10.jpg

¡Aloha matriculeros!

Hace unos meses paseando por Madrid me topé con esta tienda y no pude contener las ganas de entrar y, por tanto, entré. Cabe decir que soy una mujerzuela con pocos mercados alrededor de casa y, para bien o para mal, suelo hacer toda la compra en un supermercado de gran superficie. Las tiendas y mercados me quedan algo lejos de casa y, bueno, digamos que cada vez que veo una de estas tiendas me entra una sensación parecida a la que sentimos los madrileños cuando vemos el mar, que lo valoramos mucho más porque no lo disfrutamos todos los días. El caso es que la tienda me fascinó: había todo tipo de legumbres, arroces, especias, cereales...en fin, de verdad, una delicia. Aquel día me llevé un puñado de lentejas rojas y unas alubias verdes pero me quedé con las ganas de volver con más calma y semi-arrasar con la tienda entera. 

Pero bueno, cotilla y curiosa como soy yo, decidí contactar a Dana y a Ramón, mandamases de la tienda, para que me contasen un poquito la historia de la tienda, el por qué y me hablasen del producto para así contaros a vosotros con más propiedad de que va la cuestión. Además que, bueno, quería sacar fotos y lo suyo no es aparecer por allí con cámara en mano sin decir nada y empezar a disparar. 

Dana me hizo un tour por la tienda y me habló de los diferentes productos. Si no recuerdo mal, empezaron hace pocos meses con unas 150 variedades y ahora mismo cuentan con más de 300: de verdad, es espectacular la cantidad de producto que tienen. Me explicó cómo siempre apuntan las peticiones de los clientes y si hay un número significativo de gente que lo pide lo buscan y lo traen. Es el caso, por ejemplo, de la harina de almorta, una harina utilizada típicamente en Extremadura para preparar las gachas y que, por lo visto, la piden bastantes clientes. Me contó que tratan de adaptarse al consumidor también en lo que a hábitos se refiere; por ejemplo, venden fruta deshidratada SIN azúcar para responder así a la demanda actual de productos sin azúcar añadido. 

Después, bajamos con Ramón a la trastienda y nos contagió su pasión por la calidad del producto. De verdad, diría que su preocupación por la calidad de los productos que ofrecen es máxima. Nos habló sobre los proveedores, los viajes por todo España en busca de producto que cumpla con lo que ellos esperan y el esfuerzo constante que supone este trabajo. Pero, os lo prometo, que lo más bonito de todo fue escuchar la pasión con la que ambos hablaban de su proyecto. 

El funcionamiento de la tienda es muy simple: cogéis una bolsa, la llenáis lo que queráis y después os lo pesan en caja y listo. Como os digo, podéis encontrar TODO tipo de arroces, legumbres, cereales, quinoas, especias, frutos secos, etc. Además, también encontráis productos selectos como aceites, mieles o un increíble y auténtico mojo picón (¡testado y más que aprobado por nuestro fotógrafo canario Samuel!). Además, tenéis una selección de dulces que quitan el sentido y que me parecen ideales para un buen postre o para poner en Navidad en la mesa para acompañar los típicos turrones y polvorones. 

Os recomiendo que no os vayáis sin unos buenos nidos de tagliatelle-trigo pimiento (la pasta roja de las fotos), un puñado generoso de lentejas rojas, una ración generosa de arroz basmati integral (no sabéis qué olor, qué sabor...), una bolsita de orégano y la canela, que tiene TANTO TANTO sabor. Y si queréis daros un caprichito, cualquier pecadito de los que tienen en la entrada de chocolate os va a fascinar. 

Podéis encontrar la tienda en la Corredera Baja de San Pablo, 33. Vamos, en pleno Malasaña ¡Por cierto, también organizan talleres y catas, así que para no perderos nada seguidles en Facebook e Instagram! ¿Qué más tiendas a granel conocéis en Madrid? Un abrazo enorme matriculeros!