Puré de verduras fácil sin complicaciones

puré de verduras facil para niños

Hola. Tengo unas ganas de que llegue el frío que no me aguanto. Por eso, el otro día decidí preparar el primer puré de la temporada, para ver si se va dando prisa y puedo desempolvar mis jerseys gustosos y mis bufandas eternas. En realidad, también debo confesar que tenía muchas verduras a punto de "mustiar" y había que hacer algo con ellas. De ahí ha salido este puré de verduras tan bonito, lleno de nutrientes, sano como un apio e ideal para una cena rápida y sin complicaciones. El secreto mágico de esta receta es la pimienta blanca, que le da un saborcillo y un picantito que alegra hasta la más triste de las verduras. Pero bueno, que no me enrollo y que os dejo por aquí la receta. Es tan "de vagos" que ni siquiera pochamos la verdura al principio. 

Ingredientes

  • 2 calabacines
  • 1 buen pedazo de brocoli
  • 2 cebolletas
  • 8-10 espárragos verdes
  • 2 tazas (puñado grande) de espinacas
  • 1 chorrito de leche de almendra (o leche normal, o nada)
  • Pimienta blanca y sal

Preparación

En agua hirviendo incluimos todas las verduras excepto las espinacas. Cuando ya estén las verduras blanditas (que no deshaciéndose), dejamos templar y colamos el caldo (dejamos un poquito para no desertificar el puré). Una vez se haya templado el asunto, es decir, ya no queme, podemos batir todos los ingredientes, añadir las espinacas, la leche de almendra, la pimienta blanca y la sal.

Y poco más, podemos congelarlo o guardarlo unos días en la nevera para disfrutar en cualquier comida. A mi me gusta acompañarlo con un filete de pollo o merluza y un puñado de lechuga en crudo. 

Si os decidís a hacerlo, os animo a compartirlo en Instagram/Stories con el hashtag #aleolirecipes y mencionándome para que pueda verlo. ¿Cuál es tu puré favorito? 

 

Hamburguesas de pollo y curry con verduras

hamburguesa de pollo y verduras adelgazar aleoli

¡Aloha a todos! Esta semana traemos la receta semanal con un par de días de retraso, ¡ustedes me perdonen! Pero merece la pena, porque la receta que os propongo hoy nos salva la vida en cualquier momento de las semanas de corre-corre. Ideal para cenar, para el tupper o para descongelar y olvidarnos de cocinar. ¡Hoy aprendemos a preparar hamburguesas de pollo con verduras! Además he de decir que ni siquiera he pringado la cocina cortando verduras, he utilizado la bolsa de verduras al vapor de Florette con la combinación de brócoli, zanahoria y puerro. 

Ingredientes:

  • 500 gramos de carne picada de pollo
  • 1/2 bolsa de Florette verduras al vapor
  • 1 huevo (opcional)
  • Curry y pimienta

Preparación:

Con una tijera cortamos pequeñitas las verduras y las mezclamos con la carne picada, un huevo, curry y pimienta al gusto. Hacemos la forma de las hamburguesas. Os recomiendo hacerlas finitas porque si no quedará muy seco y mazacote. Colocamos las hamburguesas en una bandeja de horno y horneamos durante unos 20 minutos a 200º. Es recomendable darle una vuelta a la hamburguesa cuando veáis que ya está tostadita por un lado. 

¡Y no tiene más! Estas hamburguesas las podemos acompañar con unos daditos de batata y patata al horno y una buena ensalada de canónigos o espinacas. 

hamburguesa de pollo y verduras adelgazar aleoli

Sin duda, estas hamburguesas son un básico de mi preparación semanal. Fáciles, transportables, sabrosas y saludables. ¿Cuál es vuestra comida básica cada semana?

Daditos de batata y patata al horno

patatas fritas bajas en calorias horno

¡Que levante la mano quien AME (en mayúsculas) las patatas fritas! Y es que, el mundo es mejor porque existen acompañamientos como estos. No obstante, las patatas fritas son altísimas en calorías, y generalmente, cuando las tomamos fuera de casa, no suelen estar cocinadas con el mejor de los aceites. Por ello, incluso cuando las freímos nosotros con mimo y cariño, tenemos que moderar la cantidad y ser conscientes de que se trata de una preparación para de vez en cuando.

Así pues, te traigo la solución para que puedas disfrutar de este acompañamiento tan delicioso y sabrosos de manera habitual y saludable. Lo único que necesitas es un horno, tomillo, patatas y batatas ( y un poco de aceite). 

Ingredientes:

  • 1 patata pequeña
  • 1 batata pequeña - puedes optar por hacer únicamente patatas o batatas; no obstante la batata es un alimento con excelentes propiedades nutricionales y que te animo a que incluyas entre tus carbohidratos habituales como el arroz o la patata. 
  • Tomillo
  • Pimienta al gusto
  • Sal al gusto
  • Aceite en spray

Preparación

Sencillísimo. Únicamente tenemos que cortar las patatas en pequeños daditos, colocarlos en una bandeja de horno, pulverizar un poco de aceite, esparcir el tomillo, la sal y la pimienta y mezclar bien con las manos. Después, en el horno precalentado y a 200 grados lo metemos durante unos 20 minutos y damos una vuelta a todo. 

batatas fritas bajas en calorias horno

Pisto de calabaza ft. @peculiar.mente

pisto de calabaza fithealthycook

¡Por fin retomamos los pots de invitados del mes, y qué mejor con una persona a la que aprecio muchísimo, tiene unas recetas súper asequibles y un sentido común que valor como un buen café! Os dejo con Rocío, de @peculiar.mente y esta receta espectacular de pisto de calabaza. ¡Esperamos que os guste!

"Hola! Me llamo Rocío y descubrí el deporte y la vida saludable hace casi 6 años cuando me mudé de ciudad lejos de mis seres queridos para estudiar lo que me gustaba. Ahí es donde volqué mi tiempo libre en una relación nueva para mí: el gimnasio. Empecé con entrenamientos y eso poco a poco hizo que me interesara por una alimentación que lo acompañase. He pasado por varias etapas y varios deportes pero esa relación siempre me ha ido acompañando y actualmente la fuerza y la nutrición es lo que me enfocan :) 

Y, aunque soy diseñadora, me encanta ser también autodidacta en este mundo y aprender cada día algo nuevo u ocupar ratos libres con ello. 

Gracias a esto he encontrado un equilibrio que me ayuda en otros aspectos de mi vida y animo a cualquiera que lo intente porque adquieres valores personales que otras cosas no te pueden dar. 

La cocina también ocupa gran parte de mi vida y me encanta compartirlo así que, espero que os guste esta receta tanto como a mí!"

PISTO DE CALABAZA

Para variar un poquito del tradicional al que estamos acostumbrados vale con añadir un ingrediente que no solemos utilizar :) En mi caso he escogido la calabaza.

Ponemos con un poquito de AOVE en spray cebolla picada, ajo y perejil fresco. 

Cuando esté un poco pochado (el truco para que se haga con poco aceite es poner la tapa a fuego bajo y dejar que se condense) ponemos pimiento, puerro, zanahoria, col...y todas las verduritas que se nos ocurran. 

Sólo queda añadir la calabaza, previamente cocinada en el horno con especias al gusto (asada queda genial), tomate triturado y un poquito de sal rosa del Himalaya.

Ya tenemos un acompañamiento ideal para cualquier plato!

 

Albóndigas veganas ft. @amlledo

albóndigas veganas

HELLO EVERYONE!

Hoy tengo el honor de tomarles el relevo a Emma y Ale con esta receta de albóndigas veganas pero, antes de entrar en materia, os contaré un poco sobre mí.

Algunos me conoceréis de Instagram como @amlledo aunque en realidad mi nombre es Lledó y a modo de aclaración diré que no, no soy vegana. Mi alimentación es variada e incluye alimentos de todo tipo, siempre tratando de priorizar aquellos de origen vegetal, integrales y libres de azúcares y aditivos. En resumen, intento llevar una alimentación consciente y equilibrada.

Puesto que comer es una de mis grandes aficiones, no siempre soy estricta con mi criterio de alimentación. Es decir, me permito disfrutar de escapadas gastronómicas (como podréis comprobar en mi cuenta de IG) pero nunca dejo de cuidar lo que como en casa. He aprendido que el equilibro es la clave, así que trato de combinar mi pasión por la gastronomía con un estilo de vida activo y saludable.

Os confieso también que me encanta cocinar, a pesar de haber sido autodidacta. Las ganas y la perseverancia han sido la clave para aprender en la cocina y llegar a sentirme segura en este pequeño rincón. Como me gusta probar cosas nuevas, siempre intento innovar, experimentar y no conformarme con lo de siempre. Así fue como salieron estas albóndigas que, aunque diferentes, no tienen nada que envidiar a las de toda la vida.

Como veréis, la receta es sencilla y los ingredientes, muy básicos:

- 1 Bote grande de lentejas cocidas
- Verduras al gusto (ej. Ajo, cebolla, espinacas, zanahoria, brócoli)
- 2 Cucharadas de salsa de tomate
- 1 taza de pan rallado
- 3 cucharadas de harina de avena (o cualquier otro tipo de harina integral)
- Aceite, sal y especias

Por un lado, lavamos bien las lentejas y, en un recipiente profundo, las mezclamos con el pan rallado. Por otro lado, calentamos la sartén con un poco de aceite y añadimos las verduritas troceadas. Cuando estén tiernas y doradas, incorporamos las dos cucharadas de salsa de tomate, la harina, la sal y las especias. Lo dejamos al fuego unos minutos y, cuando esté bien mezclado, lo vertemos en el recipiente donde habíamos dejado las lentejas. Lo trituramos todo junto hasta conseguir una masa homogénea y lo dejamos enfriar para no quemarnos al hacer las albóndigas. Cuando la mezcla esté templada, podemos ayudarnos con una cuchara para coger siempre la misma cantidad de masa y vamos dando forma redonda a las albóndigas. Las colocamos sobre una plancha de horno forrada con papel vegetal y las introducimos en el horno previamente precalentado. Con unos 20 o 30 minutos de horneado sería suficiente, aunque dependerá de cada horno y de la temperatura (180º - 200º aprox).

Con estas cantidades me salieron 23 unidades y las acompañé con unas patatas especiadas. ¡Una delicia!

Ahora ya no tenéis excusa para probar algo diferente, pero no os olvidéis de personalizarlo según vuestros gustos. No tengáis miedo de experimentar en la cocina y recordad que lo más importante es disfrutar del proceso.

Yo me despido ya, hasta la próxima. Mientras tanto seguiré tras la pista de las hermanas matriculeras ¡que aún tienen mucha guerra que dar!

albóndigas veganas

Ensalada de atún y aguacate

ensalada de atún y aguacate

Aloha matriculeros! 

Hoy os propongo una receta todotorreno. Sirve tanto como para comer sola, en sándwich, en tosta...no sé como queráis. Es muy fácil y rápida  de hacer, con lo cual, en el corre corre de la rutina nos encaja fenomenal. 

Está hecha principalmente con aguacate y atún en lata. Lo suyo, como buen producto procesado que es el atún en lata, es no abusar de él, así que vamos a intentar tomarlo un par de veces a la semana y priorizar materias primas ;). Dicho esto, vamos con la receta. Bueno, y si el atún puede ser al natural y bajo en sal, mejor. 

Necesitamos (para un buen cuenco y sobras):

  • 2 aguacate
  • Media cebolla roja
  • 3 latas de atún
  • 1 chorrito de lima (media lima pequeña)
  • Cilantro (opcional)

Lo único que hay que hacer es mezclar todos los ingredientes en un bol y asegurarse de que el aguacate está bien machacadito para que hago de sustituto de lo que sería en la receta original, la mayonesa. La cebolla muy picadito, y cilantro lo mismo. Lógicamente, el atún tiene que estar bien escurrido y desmenuzado.

Y ya está! Espero que os haya gustado, que os animéis a hacerla y me contéis! Un abrazo enooorme!

Tomate relleno

tomates rellenos

Que me encanta el tomate no es ningún secreto. Y que lo ADORO caliente, tampoco. Por eso esta receta que se hace en el horno solita y sin mayor complicación me parece ideeeeea.

Ingredientes

  • 1 tomate grandecito
  • Puñado de espinacas
  • Queso cottage (o batido.lo que queráis)
  • 1 huevo

Lo único que  hay que hacer es vaciar un poco un tomate (cortando la tapita del tomate), asarlo unos 5-7 min en el horno a 180º, sacarlo, rellenarlo con espinacas, queso cottage (un par de cucharadas), y el huevito encima con pimienta. Al horno again hasta que el huevo este hecho. Podemos rellenarlo en verdad con lo que queramos: atún, carne picada, pollo. En fin, como siempre, posibilidades infinitas. 

Un besote fuerteee

Ensalada de habas y guisantes

ensalada de habas y guisantes

Hello, hello babies! ¿Cómo va el verano? ¿Ardiente? Lo sé. El aire acondicionado y yo somos inseparables en estos momentos. Y en la cocina...más de lo mismo. Cocinar cuesta el doble, los platos calientes dan más pereza que quitarse el pijama un lunes y...en fin, no sé vosotros, pero nosotras tiramos por lo fácil y rápido. 

El caso, hoy os proponemos esta ensalada fácil, rica, rápida y fresquita...que se hace en un plis, es perfecta para llevar de tupper y es hasta vistosa.

Ingredientes (para 1) - aunque las cantidades en esta receta son un poco bastante a ojo.

  • 2 tazas de habas cocidas
  • 1 taza de guisantes
  • 1 tarrinita de pavo natural/jamón
  • 1 cucharada de queso feta
  • 10 mitades de avellanas

Únicamente hay que mezclar todos los ingredientes en un mismo bol, le echamos un chorrito de limón o de aceite para darle un poco de juguillo y LISTO!!

Un besote fuerte!!!

Salteado de pollo, quinoa y anacardos

Cilantro, anacardos, pollo y quinoa. Para mi, la combinación perfecta.

Una de las cosas que más echo de menos de mi intercambio en Estados Unidos es comer comida asiática cada dos por tres. Por aquellos lares la mayoría de mis amigos eran asiáticos y no había finde que no hubiese un fried rice o un kun pao chicken. El sabor dulzón o picante y especiado de los platos es tan característico (hablo de la versión americanizada de los platos asiáticos, ojo) que lo tengo clavaito. Lo cierto es que desde que volví a Madrid, más allá del sushi, no suelo tomar comida asiática. Sé que hay restaurantes maravillosos y espectaculares pero por norma general es una comida con mucho azúcar y no sé, cada vez que toca cheatmeal me apetece más una hamburguesa o un buen sándwich. Pero el caso es que me eeeencanta. 

De ahí la receta que os traigo, aunque la quinoa no sea lo más asiático del mundo. Bueno, ni lo más, lo nada. Pero funciona, trae ese saborcillo.

Ingredientes: 

  • 1/2 pechuga (o lo que os apetezca) de pollo 
  • 2 cucharadas de quinoa ya hecha
  • Verduras varias (pimiento verde, champiñones y cebolleta elegí yo)
  • 4-5 anacardos
  • Salsa de soja baja en sal
  • Maple syrup sin azúcar o dos sobrecitos de edulcorante. 
  • Clavo, cilantro y pimienta negra. 

En un wok (si es posible), con el aceite muy caliente, hacemos las verduras y echamos las especias. Ojo, ojito con el clavo que es muy fuerte, echad solo un poco. Después cocinamos el pollo y vamos echando chorritos de salsa de soja y el edulcorante. Vamos dejando que se haga todo a fuego medio. Al poco echamos unas hojas de cilantro, los anacardos y dejamos que repose todo. Mezclamos la quinoa en el wok ajustamos un poco la pimienta y poco más. 

¡Y a comeeeeeeeeer!

Un besote very very big matriculeros :)

Pimiento reventón: pimiento relleno de quinoa y pollo

Quinoa, quinoa y más quinoa. Nos pedís recetas con quinoa por todos lados. Y la matrícula escucha, la matricula responde. He aquí una receta full de nutrientes, fácil y súper rica. ¡A reventar!


Veamos qué necesitamos:

  • 2 pimientas grandecitos
  • 2-3 filetes de pollo/pavo
  • 1 taza de quinoa 
  • queso feta (cantidad a gusto)
  • albahaca fresca (o no)

Procedimiento:

Por un lado, encendemos el horno y ponemos la quinoa a hacer en una olla. En este post os explicamos cómo cocinamos nosotras la quinoa.

Por otro lado, cortamos los pimientos por la parte del rabito y desechamos ese cacho. Hacemos como un cuenquito, vaya. Vaciamos el pimiento y lo metemos al horno caliente. El pimiento es un tío duro y tarda un rato en hacerse, así que, aunque fácil, esta receta necesita algo de tiempo.

Cuando el pimiento esté ya más blandito, cocinamos el pollo a la plancha en una sartén y echamos la quinoa, la albahaca y el queso feta. Lo mezclamos bien en la sartén y rellenamos los pimientos. Lo metemos un plin en el horno para que todo se junte y mezcle bien y...¡LISTO!

Veis, era fácil. Os lo dije.

Pastabaza: Pasta con bacon y salsa de calabaza

Pasta, calabaza y bacon. No need to say more. Pasen y lean.
Hello. Hello. HE-LLO.


Hoy os proponemos un plato de pasta. Un plato de pasta lleeeeno de calabaza, espinacas y cruuuuujiente bacon de pavo. Y como siempre...bastante fácil. Como bien sabéis, la calabaza es dulce como un Chupa Chups, así que si no sois muy de dulce en un plato principal...esta receta puede que no sea la más indicada. Si no, siempre podéis corregir el sabor utilizando especies y sal. No me voy a enrollar mucho que ando un poco cansá.

Ingredientes:
 

  • 50-70g de spaguettis integrales
  • 1 rodaja grande de calabza
  • 2 lonchas de bacon de pavo
  • Puñado de espinacas
  • Nuez moscada o pimienta (o ambas)

Esto va un poco por partes: por un lado encedemos el horno y ponemos la calabaza a asar...hasta que esté megablandita. En ese mismo horno ponemos el bacon y dejamos que se tueste bien. Por otro lado ponemos a cocinar la pasta. Cuando esté todo, batimos la calabaza, echamos nuez moscada o pimienta y echamos un chorrito de leche de almendra (o la que tengáis). Y batimos, claro.

Cuando ya esté casi todo listo, cogemos una sartén y echamos el bacon partido en cuadraditos y las espinacas. Lo rehogamos todo bien, echamos la pasta cocinada, la salsa de calabaza y ¡LISTO!

Como os he dicho, es bastante facilita y diferente al típico plato de pasta.

 

¡Muchísimas gracias por llegar hasta aquí y por estar ahí! un abrazo enoooorme!

Patata rellena

Patata. Bacon. Queso. ¿Necesito decir más?

Aloha matriculeros y matriculeros. How are you doing chuday? Espero que llevéis una semana estupenda y mega maravillosa y mr.wonderfuliana. Por aquí, bueno, digamos que han habido épocas mejores. Pero peores también, así que...tranquilidad. No pasa nada.

No sé a vosotros, pero si hay algo in this life que me gusta pero bien, es la patata. En sus múltiples formas: cocida, asada, frita, con huevo, sin huevo, con tomate, con alioli...me da igual. I love patata, but patata don't love me. El caso, el plato que os proponemos hoy no es lo más healthy del mundo, pero digamos que entra dentro de lo razonable y darse un homenaje sin pasarse demasiado de vez en cuando. Es un plato contundente, llena full (como dirían nuestros amigos venezolanos) y esta súper rico. Ah, y es tremendamente fácil.

Sólo necesitamos:

  • 1 patata de tamaño mediano
  • Puñado de champiñones limpios y troceados
  • 3-4 tranchetes light
  • Bacon de pavo (o el de toda la vida)
  • Queso para fundir light

Simplemente tenemos que hacer unos cortes en la patata pero sin llegar hasta el final, para que no se rompa. Metemos un cachito de tranchete en cada huequito, unos champiñones, el bacon y al horno bien caliente: 180º-200º está bien. Más o menos unos cuarenta minutos. Echamos el queso para fundir por encima y cuando ya esté a nuestro gusto, lo sacamos y nos lo C-O-M-E-M-O-S.

Nota de alguien que la ha cagado un poco: digo cuarenta minutos. Pero igual son 45. o 50. Id pinchando la patata para ver si está blandita y comible. No queremos roca rellena.

Y c'est tout. Rápido de preparar pero leeeeeento de cocinar. Así que para un domingo de tranquis en casa.

Otro miércoles más de post, y otro besote más que os mandamos a todos. Esperamos que os guste, que os animéis a hacerla y nos vemos en el próximo post y por tooooooodas las redes sociales.

Un besooooote!

Tallarines de calabacín con atún

Buenos, buenos y calurosos días. Sin ninguna duda, los postres, los platos de pasta y los cheatmeals son los reyes de Instagram y siempre son los más queridos y esperados. No obstante, estos tallarines se han ganado un puesto de honor entre todas esas fotos, que, admitámoslo lo tienen más fácil. Pensadlo, es difícil competir contra unos boloñesa o un buen brownie. Pero sí, estos tallarines han conseguido llegar a la cima y vienen cargados de dudas: ¿cómo los preparáis? ¿con qué se hacen? ¿dónde puedo comprarlo?
Esas y más preguntas, a continuación. El aparato que utilizamos pinta tal que así, y no tengo ni idea de qué nombre tiene. Lo que os puedo decir es que lo compro mi madre un día que se sintió inspirada en El Corte Inglés y no sé cuánto costó, pero tampoco creo que fuese demasiado caro. No obstante, hay muchos aparatos que hacen lo mismo, incluido un pelador de zanahorias/patata, rallador, pelador de juliana, etc. Este cacharrito es magnífico, además de un pequeño entrenamiento de tren superior, te permite transformar un burdo calabacín en unos bonitos y estilizados tallarines. Y en nada de tiempo. Y con muy poquitas calorías.

Después de unos cuantos twists y un poquito de amor, nos queda una bandejita tal que así de calabacín espaguetiado. Se puede hacer al horno o a la sartén. Si lo hacemos al horno, por lo menos a nosotras, suele soltar más agua y es más fácil que se quede aguado o quemado. Eso sí, hay que prestarle menos mimo. En cambio, si lo hacemos en la sartén o el Wok hay que estar un poco más encima pero podemos ajustar un poco más el punto al que queremos los tallabacines. Ah, si, nosotras les echamos un buen puñado de pimienta y ajo.

Y esto no tiene más. Para el atún simplemente compramos taquitos, los ponemos en la plancha con un poquito de ajo, aceite, pimienta y un chorrito de limón hasta que estén hechos. A mi personalmente me gusta dejar el pescado un poco crudito para que se acabe de hacer con el calor residual. Pero bueno, eso a gustos. A Emma, por ejemplo, le gusta mucho más tieso.

Roll de pavo

Aloooooooha. Bueno, bueno, llevamos aproximadamente una hora intentando que Emma me enseñe a hacer el pino tocando la pared y vamos a dejarlo en que me duele muy mucho muchísimo la cocorota. Así que, a saber cómo sale el post. 

Volviendo a la cocina y volviendo a nuestros platos, el otro día saqué en Instagram unos rollitos de pavo que, francamente, triunfaron como Angeline Jolie y Brad Pitt. Así que –leer co n voz dramática– rápidamente, ese mismo finde, cámara en mano e ingredientes en mesa, preparamos las fotos del post. Vale, ya podemos dejar el drama a un lado. 

El caso, es un apaño perfecto para hacer en un periquete, no necesitas andar sacando sartenes y es perfecto para meter en el tupper y llevar a la oficina/universidad/parque de al lado.

Pues, vamos a ello. ¿Qué necesitamos?

  • 2 lonchas de pavo natural. Nosotras le pedimos a nuestro adorable charchutero (¡hola Jorge!) que las cortase un pelín más gorditas que el habitual "pónmelo muy finito, que se rompa". 
  • Queso de cabra freso (que no rulo). Sustituible por cualquier queso fresco que queráis (Burgos, bajo en sal, 0%...)
  • Aguacate. Un poco al gusto pero con la mitad de medio da de sobras
  • Pavo picado
  • Espinacas (o el verde que más gracia te haga)
  • Queso de untar light (o no) o guacamole. 

Vamos con la capa 1. Extendemos la loncha en una tabla y le untamos una capita de queso de untar o de guacamole. O de las dos. En esa misma capa echamos el verdecico. Colocamos la segunda locha de pavo encima y colocamos todos los ingredientes (previamente cortados en daditos). Y enrollamos. Con energía y un poquito de fuerza...que quede todo bien compacto.

Con mimo y cuidado partimos el rollito por la mitad y servimos.

DSC_0056.JPG

Y así de simple. No tiene mucho más. Está súper súper rico y es tan fácil que creo que con un poco de práctica y teniendo cuidadito con el cuchillo podemos hacerlo con los ojos cerrados.

Y eso es todo por hoy. Vamos a cocinar la cena corre que te corre porque se ha hecho tardísimo.

Si os animáis a preparar el roll de pavo compartidlo con nosotras por Instagram o por cualquier sitio, que así, además de darnos una alegría, preparamos collages guays con vuestros platos :).

Bueno, que me callo. ¡Nos leemos durante el finde!

¡Un abrazo fuerte fuerte!

Florecillas de pavo

Hello people of da internet!! ¿Qué tal? Son casi casi las doce de un día muy laargo. Pero un día TOP. Y como ha sido un día tan bueno, tenía que escribir un post (aunque lo vamos a publicar mañana). Que parece que no, pero el ánimo con el que uno se pone a parrafar es importante, eh? Que a veces da un poco de vértigo plantarse aquí con un fondo blanco y tres mil fotos de harinas y chocolates.

Pero en fin, que como os digo, ¿sabéis esos días en el que parece que el mundo confabula para que te salga mal? Pues hoy ha sido tooooodo lo contrario, ha sido redondo. Así que, ea, 'amo a aprovecharlo.

Pues hoy seguimos con el delantal puesto, pero por poco, que traemos una de esas recetas que se hacen en menos de lo que acelera un Ferrari. Y es que las florezuelas de pavo que os presento a continuación nacieron de un momento de PROFUNDO aburrimiento en clase y de tener poco, menos y nada en la nevera. Total que llegué a casa, lo hice, lo subí a Instagram y se ve que os gustó. Así que, yo muy gustosamente lo comparto y todos a disfrutar.

¿Quéééééé necesitamos pues? (para 4 florecillas)

  • Champiñones lavados (o de lata)- Si no te gustan los champiñones utiliza cualquier otra verdura que te caiga mejor. 
  • Pavo en lonchas (o jamón)
  • Tomate natural triturado
  • Queso light de gratinar (de este en tiritas vaya)
  • 1-2 tranchetes light
  • Philadelphia light (opcional)

En un molde para magdalenas ( o uno que tengáis que tenga una forma parecida), colocamos una loncha de pavo. Ponemos un poco de queso philadelphia en medio para que la florecilla sea un poco menos delicada.

Cruzamos otra loncha de pavo (la forma es algo así como una X). Ponemos una poquita de tomatoe... Y colocamos un cuadradito de tranchete en cada flor... A la plancha cocinamos un poco los champiñones. Mega consejo del día: escúrrelos bien y asegúrate de que no queda mucho líquido, que los jodioooos champiñones parece que viven debajo del agua porque madre mía la de líquido que sueltan. Pues eso, ojito.

Echamos ese rrrrrrrrico queso que se va a quedar derretidico perdio en el horno...y al horno a potencia máxima.

Y...TADA! Así quedan. Cuando en el horno veas que el queso ya está derretido y las puntas tostaditas...¡ya está listo para comer! (: No me digáis que no son más de los resultonas y tentadoras, juju.

Lasaña de calabacín

Ohayo gozaimasuuuuuuu!!
 

¿Qué tal? Que sepáis que nos hemos hecho un súper calendario para tener todos los posts organizados y programados...y lo estrenamos con un retraso de días. Qué desastre. En general, se nos lleva resistiendo esta receta un montón de tiempo, meses, en realidad. Pero bueno, el caso es que por lo menos, en espíritu nos sentimos bien: chicas organizadas y responsables que se planifican las cosas. Como manda la ley.

Como ya habréis podido ver en el título (siempre digo lo mismo, ¿verdad?...me tengo que reinventar) hoy traemos ooootra receta: lasaña de calabacín. Es una receta muy popular, socorrida y que la podéis encontrar en mil y un blogs. Pero, como siempre, nosotras hemos querido compartir con vosotros nuestra manera de prepararla. As always, la receta se puede aligerar aún más (echar menos queso, utilizar carne de pavo, latas de atún al natural...), pero vamos...os iremos contando ambas versiones.

Es una receta que lleva un poquito de tiempo, así que si no tenéis demasiado de eso, aseguraos de que tenéis todo preparado para poder poneros a cocinar sin tener que estar pela que te pela y esas cosas. 

Bueno, empezamos por los ingredientes que necesitamos. Los tenemos tal que aquí: 

Podéis añadir más verduras al relleno, obviously. Y ahí se nos ha olvidado incluir una o DOS cebollas + un poquito de vino blllllllllanco.
Bien, let's go. Lo primero que tenemos que hacer es cortar el calabacín en lonchas como estas. Si no tenéis este cacharro, poco importa...lo hacemos a cuchillo y ya está.

 

A continuación, sazonamos la carne picada con orégano y especias italia. O las que queráis, vaya (pimienta, ajo, etc). Como veis nosotras hemos hecho dos lasañas, una con carne de ternera y otra de pollo. Así se explica la diferencia de colores.

 

Acto seguido, vamos a preparar la salsa de tomate. Únicamente hay que pochar la cebolla, echar orégano, sal y tomate natural en una olla. Deja que se haga durante unos 10-15 minutos y después lo trituramos bien y listo, Calisto.

 

A continuación vamos a cocinar los champiñones y la carne. Podemos utilizar lo que queramos: nada de nada, aceite (opción más calórica), caldo, agua...whatever you want. Nosotras cocinamos los champiñones con caldo de verduras y la carne con caldo de pollo y un chorrito de vino blanco.

Cuando ya tengamos todo bien hecho, pasamos las lonchas de calabacín por la plancha. Nosotras espolvoreamos la sartén con aceite una vez, y con eso ya tiramos pa'lante. Depende de lo mucho que te guste la verdura crujiente, déjalos que se hagan más o menos. A nosotras nos gusta bien blandito y bien hechito.

Ya casi nos podemos ir al sofá y dejar que el horno haga su trabajo. Ahora lo único que tenemos que hacer es verter en una fuente apta para horno que tenga forma rectangular (o cuadrada, da igual) parte de la salsita que hemos preparado. Colocamos los calabacines a lo largo. Echamos las verduras, la carne y ponemos la capa de tranchetes.

¡No me digáis que no tiene una pinta bárbara!Jaja, está muy bueno, promesa de explorador-a. A nuestra madre le encanta, y eso siempre es un buen aval, os lo digo yo. Y mirad la cara de Puka, lo dice todo, ¿no?

Bueno, y hasta aquí por hoy. Si la hacéis, ya sabéis compartid vuestra foto por las redes sociales...que estamos hasta en la soooooooopa: Facebook, Instagram, Twitter...y bla bla bla.

Un abrazoo enooooooooorme!