Puré de calabaza rápido

pure de calabaza

¡Hello hello!

Hoy voy con el tiempo pegado al culete, así que no me voy a enrollar mucho con grandes introducciones porque ya os contaré, ya. El caso es que a partir de ahora voy a tener de todo menos tiempo y paso a unirme al club de "los que comen en tupper". Así que, esperad mis humildes aportaciones en cuanto a ideas para innovar un poquito a la hora de comer en la ofi. 

Bien, hoy os propongo este puré que viene genial para una cena rápida o para cumplir con nuestra ración de verduras en la comida o cena. Súper sabroso y con ingredientes de temporada. 

Ingredientes

  • 4 tazas de calabaza cortada en cuadraditos
  • 1 patata pequeña 
  • 2 cebollas 
  • 3 zanahorias
  • Cúrcuma
  • Pimienta

Si tenéis tiempo, sofreímos la cebolla y le añadimos la patata. Si no, nada. Metemos todos los ingredientes en la olla express (y si no en un cazo, pero tardará más), echamos un chorrito de caldo Aneto de zanahoria si tenéis y si no un chorrito de agua. Lo ponemos a hacer, y ya sabéis dependiendo de vuestra olla, lo que tarde. 

Una vez cocinado, batimos y especiamos. A mi me gusta echarle cúrcuma, nuex moscada y pimienta. Sí, un poco raro, pero me encanta. 

En fin, me voy a cenar porque me muero de hambre. Un besote enorme. 

 

Puré de verduras fácil sin complicaciones

puré de verduras facil para niños

Hola. Tengo unas ganas de que llegue el frío que no me aguanto. Por eso, el otro día decidí preparar el primer puré de la temporada, para ver si se va dando prisa y puedo desempolvar mis jerseys gustosos y mis bufandas eternas. En realidad, también debo confesar que tenía muchas verduras a punto de "mustiar" y había que hacer algo con ellas. De ahí ha salido este puré de verduras tan bonito, lleno de nutrientes, sano como un apio e ideal para una cena rápida y sin complicaciones. El secreto mágico de esta receta es la pimienta blanca, que le da un saborcillo y un picantito que alegra hasta la más triste de las verduras. Pero bueno, que no me enrollo y que os dejo por aquí la receta. Es tan "de vagos" que ni siquiera pochamos la verdura al principio. 

Ingredientes

  • 2 calabacines
  • 1 buen pedazo de brocoli
  • 2 cebolletas
  • 8-10 espárragos verdes
  • 2 tazas (puñado grande) de espinacas
  • 1 chorrito de leche de almendra (o leche normal, o nada)
  • Pimienta blanca y sal

Preparación

En agua hirviendo incluimos todas las verduras excepto las espinacas. Cuando ya estén las verduras blanditas (que no deshaciéndose), dejamos templar y colamos el caldo (dejamos un poquito para no desertificar el puré). Una vez se haya templado el asunto, es decir, ya no queme, podemos batir todos los ingredientes, añadir las espinacas, la leche de almendra, la pimienta blanca y la sal.

Y poco más, podemos congelarlo o guardarlo unos días en la nevera para disfrutar en cualquier comida. A mi me gusta acompañarlo con un filete de pollo o merluza y un puñado de lechuga en crudo. 

Si os decidís a hacerlo, os animo a compartirlo en Instagram/Stories con el hashtag #aleolirecipes y mencionándome para que pueda verlo. ¿Cuál es tu puré favorito? 

 

Crema de calabacín con pistachos

Hello! It's us! We were wondering if after all these years you would like...comer crema de calabacín? ¿Ligera obsesión con Adele? Es posible. No shame at all. Y con Justin Bieber, también. A mucha honra. Pero bueno, no estamos aquí para hablar de música, no? Yo creo que no. Así que, let's get right into cómo preparar esta deeeeeeliciosa, rápida y saludable crema de calabación.

Bien, si hay algo especialmente práctico en cocina son las cremas. El por qué, creo que está claro, ¿no? Son facilisimas de hacer, rápidas, se pueden llenar a ingredientes saludables y se almacenan que ni los tetra bricks cuadrados.

Siendo sinceras con vosotras, cremawise andamos un poco vagas y sin demasiadas ganas de innovar, oye, son épocas. El caso, la crema de calabacín es una de las que preparamos todas las semanas y sin duda es un HIT por aquí.

Necesitamos muy poquitos ingredientes (para 4):

  • 4 calabacines
  • 1 o 1/2 cebolla
  • 6 quesitos light (opicón veggie: leche de almendras)
  • Parmesano (opcional y al gusto)
  • 4-5 pistachos por bol. 
  • Agua y/o caldo de verduras

La complicación es la siguiente: cortar los calabacines brutalmente en un par (o tres) de pedazos. Hacer lo mismo con la cebolla y meterlo todo en una olla con suficiente agua que cubra. Se puede hacer en olla express mucho más rápido, pero yo lo dejo a fuego medio durante mil horas y me olvido. Lo quito cuando está todo blandito. 

La opción más elaborada, es primero pochar la cebolla y ya echar el agua y el calabacín. Lleva un pelin más de rato pero esta requeterico.

El caso, dejamos que todo se ablande bien. Batimos, incorporamos los quesitos (igual le hace falta un pelin de leche), batimos más, ajustamos sal, especias y listo.

Rallamos queso por encima y añadimos los pistachos. Y c'est tout!

Enjoy!

Sopa de Huevo (Egg drop soup)

Los días de frío han llegado. La manta, la peli y la sopita caliente ya son el plan oficial del finde. ¿Y qué pasa? Que a veces nos cuesta un poco salirnos de la típica sopa de pollo y fideos, right? Bueno, pues se acabaron los problemas porque hoy os proponemos una sopita bien cargada de proteína, saciante y riquísima.

Cuando vivía en Chicago y pedíamos al chino era casi OBLIGADO pedir esta sopa. No sé si la preparaban igual que la receta que os vamos a enseñar ahora, seguramente echaban más especias...pero bueno, la esencia es la misma. Lo cierto es que aunque me CHIFLA y se hace en cero coma un segundo rara vez la hemos preparado desde que volví. Pero eeeea, este año va a cambiar la película porque me da a mi que se va a convertir en un staple piece de la cocina matriculera.

De verdad, prepararlo es más fácil que pestañear y más rápido que ponerse los calcetines...con lo cual, es una receta matricularojapproved. Amo' a ver cómo prepararla:

Para 4:

  • 4-5 tazas de caldo de pollo
  • 4 huevos
  • Sal y pimienta
  • Chili en polvo y cebolleta (opcional)

Lo primero que tenemos que hacer es hervir el caldo. Una vez hierva, lo quitamos del fuego y añadimos los huevos (que previamente habremos batido) poco a poco. Con mucho cariño y amor le damos bien de vueltas al mejunje.

Y listo. Si queremos podemos añadir alguna guarnición...y si no, pues no. Nosotras le hemos echado un poco de chili, cebolleta y clara de huevo cocida.

Y ya está. Os he dicho que era sencillísimo. Ya tenéis una sopita bien nutritiva, rica y calentita para vencer el frío. 

En finio matriculados, con esto y poco más nos despedimos hasta la próxima. Ya sabéis que siempre podéis compartir vuestras creaciones con nosotras por las redes sociales, y si os ha gustado compartid (que ayuda mogollón)!

Un be-sa-zo :)

Chili soup

Aloooooo! Long time no see. I know. Nosotras os hemos echado de menos también. Pero el fin de semana pasado tocó trabajar enterito y no hubo manera humana de sacar tiempo para escribir posts. Bueno, yo entre semana intenté sacar un par de fotos a esta misma receta que os traemos hoy pero sin éxito. No es lo mio. Pero en fin, no pasa nada, here we are. To the rescue

Bueno, bueno, rescate el que hay que pedir a los bomberos después de tomar esta sopa. Yo sólo os digo que preparaos para que arrrrrrdan esas gargantas. Bueno, bueno, la verdad es que es modificable y podemos "despicantarlo" si no somos muy fans del picante. Aunque pierde un poco la gracia, qué os voy a decir. 

El caso, en mi año de intercambio en los EH EH UH UH tomaba esta sopa día sí, día también. Mi favorita era la que servían en una cafetería chiquitita que se llamaba Elijah's, por si acaso os dejáis caer por Elmhurst alguna vez. En fin, la cuestión es que allí la tomaba muchísimo y aquí nunca. Pero nunca, nunca. Así que, con lo cocinitas que estamos últimamente decidí que ya era hora de aprender a cocinar esta delicia en cuenco. Hay mil y una formas de hacerla, así que cada cual a su gusto, pero a mi me parece que esta receta es muy facilita y rápida. Se puede congelar y almacenar hasta el fin de los tiempos. WIN. 

So, ¿qué necesitamos? (7-8 porciones)

  • 300 gramos de carne picada
  • 1 cebolla
  • 1 lata grande de tomate natural triturado (800g)
  • 1 lata de frijoles/alubias
  • 1 cucharadita de chile (al gusto). Si no te gusta el picante, fuera el chile. 
  • 1 cucharadita (o un poquito menos) de pimentón de la vera
  • 1 cucharadita de comino

Lo único que hay que hacer es poner el tomate, la cebolla y las especias al fuego durante 5-7 minutos y después echar la carne picada y los frijoles. Calentamos bien y ¡LISTO!

Sopa picantona

¡¡¡HOLAAA MATRÍCULA!!!

Madre mía, si es que Navidades aquí, viaje allá, ha sido un desastre de mes total. Y cuando creíamos que estábamos organizadas...BOOM, salen mal las fotos, se pierden o se las lleva el viento. En fin, sera fin, que para imprevistos ya está el tiempo.

Bueno, bueno, bueno, volvemos a ponernos el delantal. Y he de decir que esta receta tiene Instagram dividido, hay a quien le encanta y hay a quien le espanta. En casa estamos igual no os creáis, mi madre llama a esta sopa: "la cosa esa negra". Pero bueno oye, que a nosotras nos encanta y es súper fácil de preparar y de ajustar un poco al gusto de cada uno...tiene ese toque y aspecto asiático que mmmmmm. Eso sí, no recomendamos comerla antes de dormir o de coger un avión. Queda dicho. La receta la vi en un vídeo de Essie Button, una bloggera y vloggera que me encanta y que, aunque no cocina mucho, un día se puso a hacer esta receta y quedó bastante contenta...así que nos animamos nosotras también.

La receta es picante pero podemos reducir la cantidad y no hacerla picante. La receta lleva en principio frijoles, pero no quedaban en el súper y de ningún modo queríamos retrasar más este post (a este paso acabamos en agosto sin la sopa); así pues, hemos usado alubias. Pero podéis utilizar lo que queráis: garbanzos, alubias, no utilizar nada (aunque le quita gracia al asunto).

Bueno, entonces...¿qué necesitamos? (para una cazuela generosa)

  • 1 lata de tomate triturado natural 
  • 2 ajos picados
  • 1 litro de caldo de verduras
  • 2 puerros
  • 300-400g de alubias, frijoles, etc. 
  • Pedazos de pollo (opcional)
  • 1 cucharadita de Pimentón de la vera
  • 1 cucharadita de comino

Bueno, esto no tiene mayor misterio. Es, de verdad, mu, muy fácil. Coged una olla, cazuela donde vaya a caber una sopa, eso lo primero. Echamos un poco de aceite y pochamos el puerro bien picadito. Después echamos el ajo y seguimos pocha que te pocha. Cuando ya esté doradito echamos el pimentón y damos bien de vueltas. Después va la cucharadita de comino y a remover súper rápido. Echamos la lata de tomate, los frijoles/alubia y le damos unas cuantas vueltas. Vertemos el litro de caldo en el mezclum que tenemos y lo dejamos 10 minutos (o más) al fuego.

Y ya está. No tiene más que más. Como siempre con las sopas y cremas, podemos dejar un buen puñado hecho y dejarlo ahí para tener siempre algo sanote que comer cuando lleguemos tarde de la universidad/trabajo/lo que sea y evitar tirar de patatas fritas y sandwiches ;).

Poco más señores. Yo de verdad que os animo a probarla y sobre todo a que nos mandéis cómo os queda...que eso hace una ilusión que buuuuuuu.

Bueno, me voy al sobre que hoy hemos madrugado muy mucho (siendo eso...las TRES de la mañana) para coger el avión a Madrid y estamos que no podemos tener los ojos abiertos ni medio minuto más.

Un besote enorme :)

Puré de guisantes

Alo, alo, alo!

¿Qué tal? Por aquí todo bien, busy busy week. Pero vamos, que eso ya no es ninguna novedad.

Si en verano no nos separábamos de la ensalada, ahora con el frío no puede apetecer más un cuenquito con una crema (o sopa) bien caliente. Ammm I right? Hoy os vamos a enseñar cómo preparamos nosotras el puré de guisantes, el favoritísimo de Emma. Sé que los guisantes son uno de esos alimentos desterrados por un número importante de personas...y yo no entiendo cómo es posible. HOW ON EARTH? Así que, odiadores de los guisantes, éste no es vuestro post.

Es un puré/crema súúúúúper saciente. Pero mucho, mucho. El resultado es bastante denso, así que no hace falta servirse un plato gigantesco para quedarse bien llenito.

Nosotras lo hacemos casi casi igual que la receta de puré de guisantes de Mercado Calabajío pero con alguna que otra variación.

Así que vamos a ser rápidos y vamos a ir al grano. ¿Qué necesitamos? (Para 4 personas)

- 400-500g de guisantes (nosotras los compramos congelados)
- 1 cebolla
- 1 puerro
- 1 patata
- 1 chorrito de aceite
- Caldo de verdura y/o agua
- Taquitos de jamón (opcional)
(Como veis, es súper parecido al de calabaza...y así solemos hacer todos)

Lo primero de todo es pochar la cebolla y los puerros. Cuando esté ya todo doradito metemos los guisantes y le damos un par de vuelticas.

Echamos agua, caldo de verduras o un mix de las dos hasta que cubra bien bien todo lo que hay dentro de la olla. Dejamos que se haga a fuego medio-alto hasta que la verdura esté así ya como blanduja. Vamos, sin miedo, coge una cuchara de palo y bátete en duelo con el puerro, a ver si se deshace.

Este puré es MUY grumoso. Por eso, si somos del equipo antigrumos habrá que tener un poquito más de paciencia y batir más rato. Y siempre lo digo, así hacemos gimnasio de paso.

Para darle texturilla podemos echarle un par de quesitos de la vaca que se ríe o leche.

Lo ajustamos de sal y pimienta un poco al gusto, le echamos el jamoncito rico, la clara de huevo cocido si os apetece y si os sentís con ganas, un poquito de parmesano (o queso rallado light, lo que gustéis).

Y ya está. Así de fácil, una cremita más que añadimos a nuestro suculento menú.

Como siempre, si os animáis a hacerla, contádnos qué tal por Instagram, Facebook, Twitter o en un comentario por aquí mismamente.

Otoño love 2: Puré de calabaza

Alo! Long time no see...¿Cómo estáis hoy? Lo sé, lo sé, vamos de desaparecimiento en desaparecimiento, pero de verdad que si por mi fuese estaría todo el día escribe que te escribe al blog. Echadle la culpa a los mil y un trabajos que mandan en la universidad y las trescientas cuarenta horas que tarda Emma en llegar a casa desde su uni. En fin, que no estamos aquí para hablar de problemas y dificultades...que ya lo que nos falta, leer (que ya es mucho hoy en día) para desestresarnos y evadirnos un rato y que nos vengan aquí con penurrias, ¿no?

Bueno, el caso. Varios de vosotros nos habéis pedido que si please, please podemos colgar recetas de purés y cremas calentitas que, ahora que empieza a hacer tiempo de bufandas, gorritos y guantes (bueno, estos días por Madrid está haciendo un calor que te tooorras) apetecen muy mucho. Y encima son perfectos para guardar en un tupper y tener siempre algo rico y sanote que comer en casa. Y no manchan demasiado ni de hacer ni de comer. Sí es que lo tienen todo.

Así que, aprovechando que estamos en Octubre, que Halloween se acerca, y que la calabaza es la estrella de la temporada, vamos a hacer una rririririririca crema de calabaza. En casa la preparamos casi todas las semanas y gusta un montón. Let's go peeps, let's go.

¿Qué necesitamos? (Para 4 personas)

- Calabaza (duh): 600-800gramos. Nosotras la compramos ya pelada y troceada (o solo pelada) porque nos parece que lo de abrir una calabaza entera es a pain en el culete...a menos que estés haciendo calabazas de Halloween...en cuya caso, mola.
- 1 patata mediana - Clara nos comentó que ella en lugar de patata utiliza tomate, muy recomendable también.
-1 cebolla
- 1/2 zanahoria
- 1 puerro
- 2-3 quesitos light
- Pimienta negra
- Nuez moscada
- Chorrito de aceite
- Sal

En una olla echamos un chorrito de aceite y cuando este caliente pochamos el puerro y la cebolla. Evita poner el fuego a tope de power porque igual haces efecto dragón y churruscas todo...como a nosotras el día que sacamos las fotos. No nos pasa nunca...pero es ponerse a sacar fotos para el blog, y todo sale del revés. En fin, eso...fuego tranquilito y a pochar verduritas, que queden doradas, no carbonizadas. Lavamos la patata, la partimos en daditos o por la mitad y pa dentro...a dar vueltas a todo. Por cierto, esta patata parece la del Grand Prix...la patata caliente esa que estallaba en las manos de los concursantes, jajajjajaja...ayyy, ya estoy desvariando. Y al agua patos. Déjalo 30 minutos a fuego medio-alto (o mira, si necesitas que se haga más rápido porque tienes prisa sube el fuego o hazlo en la olla express) o hasta que puedas romper la calabaza.

Echamos los quesitos para darle un poco de consistencia cremoseta y seguimos batiendo. Ve comprobando en todo momento la sal, la pimienta y la nuez moscada para ajustarlo a lo que más te guste.

Y como diría uno de los camareros de Lateral de Arturo Soria, c'est fini. Dale un toquejuelo más de nuez moscada y pimienta para decorar el plato (si no andas con "tengo diez minutos para comer", claro) y ya está. Ya tienes un plato para toda la semana más que dispuesto a que lo devores.

Más fácil, imposible. En realidad, la mayoría de purés los hacemos así, por lo que no sé hasta que punto va a ser el tema de los purés interesante...igual se vuelve un poco monotemático y repetitivo. Pero bueno, ya veremos. La semana que viene os contamos como preparar puré de guisantes...el favorito, itísimo, de Emma.

Pasad una semana genial, disfrutad un montón de lo que queda de octubre y...REMEMBER, síguenos por Facebook, Instagram (@lamatricularoja) y Twitter(@lamatricularoja)!!

Por cierto, ¿cuáles son vuestras cremas/purés de invierno favoritas? ¿Sois amantes u odiadores de los purés? Contad, contad!

Un besote enorme y nos vemosss en cero coma :)