Hummus de curry y hummus de alcachofa

hummus alcachofa curry

¡Hello people! Esta semana tratamos de retomar el ritmo normal de publicaciones y volvemos con dos recetas que enganchan. Desde que empezamos a entrenar antes de entrar a trabajar, ósea con las legañas bien pegadas, los desayunos han cambiado un poquito. Se acabó ver un vídeo de Youtube mientras disfruto de un cafecito caliente, ahora más que nunca las mañanas son de corre corre y toca comerse el desayuno en el metro. Además, como ya sabéis, hace tiempo que dejé de consumir embutido a diario (si quieres saber más sobre esto, pincha aquí) y está siendo un reto encontrar acompañamientos para la tostada. A esto se añade que también quiero reducir el consumo de productos de origen animal, vaya, muchas cosas a la vez. 

El caso es que me he abonado al hummus y no hago más que probar variedades, unas con más éxito que otras. Normalmente me lo llevo ya untado en pan de avena o de espelta que hacemos en casa (pronto pondré receta) y tan ricamente. Una combinación perfecta de hidratos, grasas y proteínas que nos ayuda a empezar el día o recuperar después de entrenar. 

Hoy voy a compartir dos recetas diferentes para que probéis y me contéis qué os parece. Lógicamente, podemos tomar el hummus de muchas otras maneras: en sándwich para comer, para dipear unos crudités o incluso para aliñar ensalada. 

Hummus de curry

  • bote de 500g de garbanzos lavados y sin sal
  • 2 cucharadas de tahina (de compra en herbolarios o grandes superficies)
  • 1 limón (el jugo)
  • Comino (4-5 pellizcos)
  • Curry (yo he utilizado Curry London, que le da un sabor muy especial)
  • 1 chorrito de agua

Lo único que tenemos que hacer es echar todos los ingredientes en la batidora hasta que quedé la textura que queremos. La clave para que no se quede mazacote es jugar con la cantidad de agua. También podéis utilizar aceite, pero yo no lo suelo utilizar porque no me aporta demasiado en cuanto a sabor y prefiero aprovechar ese extra de grasa para tomarme unas nueces o aliñar una ensalada. Pero eso cada cual. 

Hummus de alcachofa

  • bote de 500g de garbanzos lavados y sin sal
  • 2 cucharadas de tahina (de compra en herbolarios o grandes superficies)
  • 1 limón (el jugo)
  • 1 lata pequeña de alcachofas ya cocidas y escurridas
  • Especia "el Hanut". Para quienes no sepáis que es esto (yo no lo sabía), se trata de una mezcla de especias típica de la zona del Magreb y es que, madre mía qué sabor. Yo la compré en el Granel de Corredera, pero podéis intentar hacer algo similar en casa o trabajar con las especias que tengáis por casa y que más se le parezca. 

Lo único que hay que hacer es saltear las alcachofas un poquito en la sartén con bien de esta especia hasta que se doren y después seguir el procedimiento del hummus anterior. Batir, vaya. Tiene un sabor, de verdad, espectacular. 

hummus alcachofa curry sano desayuno tosta garbanzo tahin
hummus curry

¡Y no tiene más! Espero que os haya gustado y que lo probáis. Sé que suena raro eso de desayunar hummus pero si os gustan los desayunos salados, os prometo que no defraudará. 

Un abrazo enorrrrrme y nos leemos pronto. 

 

Hummus de tomate asado

hummus garbanzo tomate asado the chickpea cookbook

¡Aloha aleolis! Fiel a mi cita con vosotros los martes con una buena tosta, aquí estoy, al teclado...escribiendo, ¿qué otra cosa iba a hacer si no? De un tiempo a esta parte no hay semana que pase en casa y que no se cocine hummus. No os voy a mentir, con el corre-corre de los días no me pongo a innovar y probar mil combinaciones y suelo tirar de la receta de hummus clásico (pronto receta, prometido). No obstante, esta variación me resulta muy sencilla de hacer, está riquísima y viene genial para variar un poquito. 

The Chickpea Cookbook (pincha aquí si aún no has leído pero ya lo quieres)

Para este hummus me inspiré en una de las recetas del libro "The Chickpea Cookbook". No sé a vosotros, pero me cuesta salir de las recetas que ya conozco cuando cocino con legumbres y verduras. Me encantan, pero no tengo tan desarrollada la creatividad con estos alimentos como quizás la tengo con el pollo o el huevo. Es una cuestión de hábito; estoy más acostumbrada a darle una vuelta a cómo cocinar el arroz o el pescado que a las legumbres o las verduras. Al fin y al cabo, no hace tantísimo que las incluyo de manera diaria en mi dieta. Por este motivo me compré este libro que os recomiendo encarecidamente. 

Visualmente no es la octava maravilla, pero está bien y tiene recetas muy accesibles e interesantes. Es chiquitillo pero tiene mucho mucho contenido. Así que, en mi intento de cocinar más con verduras y legumbres, este libro me viene fenomenal. 

hummus garbanzo tomate asado the chickpea cookbook

Y ahora sí, ¡vamos a cocinar! 

Ingredientes

  • 1 bote de garbanzos cocidos limpio
  • 3 tomates secos remojados en agua durante 10-20 minutos
  • 2 cucharadas de tahín
  • 1 diente de ajo
  • 1 chorrito de limón
  • Albahaca
  • Chorrito de agua

Preparación

Fácil, lo único que tenemos que hacer es meter todos los ingredientes en la batidora y batir. El agua la vamos echando según veamos y según nos guste la textura. Yo recomiendo que no quede demasiado líquido, pero tampoco un mazacote que en un día vaya a estar incomible. A mi me gusta para cualquier hora y para todo: para untar con pan por la mañana, de merienda, tras entrenar o incluso de aliño de ensalada. Todo, es una preparación gloriosa. 

Y ya está. Espero que os haya gustado la receta y si os animáis a hacerla, etiquetádme en la foto o mandádmela por cualquiera de mis redes sociales. También puedes utilizar el hashtag #aleolirecipes para que pueda ver tu obra maestra en un santiamén. 

Un abrazo fuerte. Nos leemos pronto. 

¡Encuéntrame en Facebook e Instagram!

hummus garbanzo tomate asado the chickpea cookbook

Pico de gallo

pico-gallo-4-web.jpg

¡Aloha aleolis! Uno de los argumentos que más escuchamos cuando se habla de comer saludable y "comer mejor" es el de que todo lo rico engorda y comer sano es aburrido, insípido y, por eso, no hay manera de que sea sostenible en el tiempo. 

Ya sabéis que no comulgo en absoluto con esa idea, y creo que hay muchos factores que influyen en la no adherencia a un hábito alimenticio saludable: falta (o exceso) de información, de conocimientos, historial personal con la comida de cada uno, factores familiares, culturales...En fin, que hay un montón. Cuando alguien me dice que no come sano porque le parece aburrido lo que suele suceder es que asocia la idea de comer saludable a lechuga y pechuga de pollo. Cuando, ya sabemos, no se trata de esto. Incluso platos tan sencillo como el que os acabo de comentar puede transformarse con un aderezo tan sencillo como este: el pico de gallo. Su preparación no nos lleva más de 15 minutos y tendremos cantidad suficiente para aguantar sin problema durante una semana en el frigorífico. 

El pico de gallo lo podemos utilizar en ensalada como aderezo, comerlo como plato único o como acompañamiento a cualquier plato. Como veis, muy versátil y agradecido. Hoy os quiero enseñar como lo preparo yo en casa, pero lógicamente podéis adaptarlo a vuestro gusto. 

Ingredientes

  • 6-8 tomates medianos y maduros 
  • 1 pimiento verde delgado
  • 1/2 cebolla roja pequeña
  • 1/2 cebolla blanca
  • 1 limón
  • 1 + 1/2 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Cilantro fresco al gusto 

Preparación

Muy sencillo, cortamos los ingredientes en cuadraditos pequeños, picamos el cilantro y lo colocamos todo en un recipiente donde podamos mezclar bien. Aliñamos con el jugo de un limón (si sale mucho, un poco menos), el aceite y un poco de sal. 

Y no tiene más. Como veis, ultra fácil y MUY sabroso. 

¡Espero que os haya gustado la receta y que si la hacéis me etiquetéis en mis redes sociales!😍 ¡Un besote muy fuerte!

pico-gallo-3-web.jpg
 

Salsa de tomate casera rápida y fácil

salsa de tomate casera y rápida

¡Aloha aleolis!

No sé si habéis visto por Instagram o en la televisión una serie de productos de pasta preparados que acaban de salir y que están en su momento cumbre marketiniano. No os hablo de los fideos tipo Yatekomo y demás, me refiero a unos platos de pasta listos para calentar en el microondas en 5 minutos. Hay una opción con salsa napolitana y con atún y tomate. Ambas se venden como naturales y rápidas. Esta idea cual encaja muy bien con estas vidas tan ajetreadas que tenemos en las que vamos a acabar por no tener tiempo ni para respirar, pero bueno. 

El caso es que yo vi que lo anunciaba una Instagramer de moda, lo cual ya me resultó un poquito extraño. No obstante, lo que más me llamó la atención fue la sencillez del producto, es decir, un ¿plato de pasta con tomate y atún? ¿Cuánto puedes tardar en preparar eso en casa? Es que no lo entiendo. De verdad. Mira, en el rato que estás viendo los Stories de Instagram puedes dejar cociendo los macarrones y abrir una lata de tomate natural triturado, ponerla a calentar y abrir otra de atún. Es que precisamente ese plato no requiere demasiado esfuerzo ni grandes conocimiento culinarios. De este modo, puedes elegir el tipo de pasta que quieres (¡integral!), la cantidad de sal que echas, no incluyes azúcar (que lo tiene), te ahorras el aceite extra que tiene esta preparación y te cocinas tú el plato a tu gusto sabiendo lo que estás comiendo y asegurándotede que efectivamente, estás comiendo natural.
 

Vale, puedo entender que me digas que ese que viene en bandeja sabe mucho mejor y que a ti no se te da muy allá cocinar y te queda todo soso (es lo que tiene que le añadan sal y azúcar). Por eso te propongo hoy esta receta de salsa de tomate HIPER fácil, súper sabrosa y perfecta para prepararte estos macarrones en 6 minutos, lo que tarde la pasta en cocerse, vaya. Y no es que yo os quiera convertir en chefs ni quitar razón a que todos llegamos tarde de trabajar. Para nada. Si dejamos una buena cantidad de esta salsa preparada el domingo, tendremos para varios días de pasta a la semana. Además podemos utilizarla para acompañar otros platos como patatas al horno o unas hamburguesas de pollo. 

Ingredientes

  • 6/8 tomates en rama
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 ó 1 cebolla/puerro
  • 3-4 trozos de tomate deshidratado
  • Mucho orégano
  • Sal
  • Pimienta negra

Preparación

Dejamos en remojo los trozos de tomate deshidratado para que nos sea más sencillo triturarlo después. Cortamos el tomate en daditos y lo trituramos. Incluimos los tomates deshidratados (sin el agua de remojo). En una sartén echamos un chorrito de aceite, sofreímos la cebolla y el ajo (previamente picado) y en la olla caliente vertemos la salsa de tomate de la batidora. Echamos orégano al gusto (yo he echado mucho), sal y pimienta. 

A fuego bajo removemos un buen rato y dejamos que vaya cogiendo sabor durante el tiempo que tengáis. Si puede ser mínimo 10 minutos, mejor. 

¡Y no tiene más! De verdad, no se tarda NADA y tendrás una salsa saludable, sin azúcar añadido, ni extra de aceites ni cantidades industriales de sal. 

¡Espero que os haya gustado la receta y que si la hacéis me etiquetéis en mis redes sociales!

Un beso enorme! 

 

Greek meets Mex: cómo organizar una comida saludable en casa + menú

greek mex fiesta casa

El otro día decidimos celebrar el final del verano como se merecía, con una buena comida entre amigos. Muchas veces, en este tipo de reuniones pensamos que por salirse un poco de lo normal o ser con mas personas ya van a dejar de ser saludables, vamos a echar por tierra todo el esfuerzo que hacemos día a día con la comida, vamos a engordar si estamos buscando perder peso o simplemente, vamos a dejar de ser personas sanotas. Y no, en ningún caso, sea el evento que sea, ocurre eso. 

Pero bueno, si los anfitriones somos nosotros, tenemos todo el control de la situación y podemos jugar con el menú que vamos a servir. En esta ocasión, Emma y yo decidimos que queríamos hacer platos que mezclasen mexicano y griego. Una fusión muy amateur de estas dos deliciosas cocinas. Quisimos que todo estuviese cocinado por nosotras a excepción de los nachos y las tortillas de los tacos y quesadilla. Así pues, el grueso de la comida estaba compuesta por muchísimo amor, ingredientes frescos y preparaciones caseras. Sabíamos en todo momento qué había dentro de nuestros platos y lo que íbamos a ofrecer a nuestros invitados: un menú sabroso pero saludable a la vez. 

greek mex fiesta jarana

El menú ofrecía los siguientes platos:

  • Nachos con guacamole y feta, tzaztiki, y hummus
  • Tacos de garbanzo picantes y pico de gallo
  • Ensalada de tomates kumato, cebolla roja y vinagreta balsámica
  • Quesadilla de pollo, feta y espinacas
  • Souvlaki, un plato de cerdo típico griego

Al elaborar el menú queríamos incluir una gran cantidad de vegetales que nos fueran saciando junto con el resto de platos. Si os fijáis, con la excepción del plato de carne, todo tenía algún tipo de vegetal: los tacos llevaban lechuga, la ensalada de tomate (lógicamente), el pico de gallo, etc. Además incluimos legumbres para incluir la proteína de otro modo que no fuese únicamaente a través de carne. También optamos por utilizar grasas buenas como el aguacate o el sésamo del hummus para, de nuevo, saciar y satisfacer nuestro apetito. 

greek mex fiesta casa

Servimos todo para compartir y, la verdad, fue una comida estupenda en buena compañía SIN ningún tipo de remordimiento y en la que DISFRUTAMOS, sin más. Igual de importante es perseguir nuestros objetivos como apreciar los diferentes momentos y etapas de la vida. 

Espero que os haya gustado el post, dado ideas y servido para vuestras propias jaranas. Contadme cómo os sentís vosotros cuando salís a comer o tenéis que preparar comidas grandes. ¡Un besote!

greek mex fiesta casa

Hummus ligero

hummus ligero

¡Aloha matriculeros!

Sabéis que una de mis comidas favoritas es sin duda el hummus. Si por mi fuese, comería hummus para desayunar, comer y cenar. Me sabe bien con todo, me encanta el sabor a ajo y me pirra la versatilidad de esta pasta. Pero como ya sabéis, el hummus es bastante calórico porque además de la tahina (bastante calórica por si sola) se suele añadir algún tipo de aceite. Por eso,en el post de hoy os cuento cómo preparar hummus de un modo algo más ligero que la otra receta que tenemos colgada por el blog. ¡Está chupado!

Ingredientes (para un tupper generoso)

  • 1 bote de garbanzos cocidos sin sal
  • Jugo de medio limón
  • 1 cucharada de tahina (lo podéis comprar en la mayoría de supermercados y en herbolarios)
  • 1-2 dientes de ajo (dependiendo de lo que os guste y de si os repite)
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 pizca de sal
  • 1 chorrito de agua

Preparación

Lo único que tenemos que hacer es batir bien todos los ingredientes. Os recomiendo que primero empecéis a batir todos los ingredientes sin el agua y vayáis añadiendo poco a poco para conseguir la textura que queráis. A mi por ejemplo, para tostas mañaneras me gusta más liquidito y suave. 

Salsa de tomate y cebolla roja

Matriculeros amantes de la cebolla, ¡os invoco! Os presento la salsa perfecta para acompañar casi cualquier plato o tosta. Eso sí, te tiene que gustar muy mucho la cebolla y el tomate, si no, espera un pelin que vengamos con más recetas. En esta receta, el saborZÓN viene de los tomates asados, así que un poquito de paciencia, que merece la pena. 

Ingredientes

  • 4 tomates
  • 1 o 2 cebollas rojas
  • Puñado de espinacas
  • Pimienta y orégano

Procedimiento

Asamos los tomates en el horno durante hora y media más o menos (a 180º más o menos). Para ello, en una bandeja de horno disponemos los tomates en cuadraditos o cachos con un toque de aceite en spray, sal y pimienta. 

Cuando ya estén echemos, doramos la cebolla en una sartén (cuidado con el fuego que si lo ponemos muy alto se quema en nada), batimos la mitad de los tomates y lo incorporamos todo a la sartén de la cebolla. Cuando ya esté todo bien cocinadito echamos un par de puñados de espinacas y especiamos. Ya sabéis que las espinacas en medio segundo encogen su tamaño, así que en nada de tiempo lo tenéis listo. 

Receta tapenade

tapenade.jpg

¡Feliz 2017! Bienvenidos de nuevo al blog. Esperamos que hayáis tenido una salida y entrada de año fenomenales y estéis como debe estar uno cada vez que empieza algo nuevo, lleno de ilusión y motivación. Por nuestra parte, comentar que, a partir de ahora, y en un esfuerzo de ser un poquito más profesionales con el blog, tendremos una programación (¡aleluuuya!) que nos permita publicar contenido de calidad, de manera frecuente y, así, todos felices. 

Así que, sin enrollarme mucho más, os traigo una receta que me encanta. No sé vosotros, pero en Casa Matriculera somos muy muy fans de Black Mirror. Y no os cuento lo fan que soy del primer episodio de la tercera temporada, no diré más para no hacer spoilers. Sólo una cosa, si no lo habéis visto, ya estáis tardando. El caso es que en dicho episodio salen cocinando el tapenade. La verdad es que cuando lo escuché no tenía ni idea de lo que era, pero me resultó curioso y me puse a investigar el tema. Resulta que el tapenade es una especie de pastiche a lo hummus, idea para untar con pan o curdités. O si ya vamos a lo loco, con patatas fritas o crackers. La diferencia, lógicamente, son los ingredientes. Tiene un sabor especial, y es OBLIGATORIO que te gusten las anchoas y las aceitunas negras, si no..aléjate, bandido. 

Se trata de una receta ideeeea para las tardes con amigos de aperitivo. Aunque calórico, es mucho mejor presentarte con esto que con un bote de alguna crema de untar del stand del super. Vamos, que no hay color. Todo ingredientes nutritivos. Y además es que se tarda poco y menos en prepararlo. Os cuento mi versión...que es una mezcla entre la clásica y alguna otra que he encontrado.

Ingredientes:

  • 1 lata grande (150g) de aceitunas negras sin hueso
  • 1 lata pequeña de anchoas
  • 1 ó 2 cucharadas de alcaparras en vinagre
  • 1 limón
  • 1 ó 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo

Procedimiento:

En una picadora o en un mortero machacamos las aceitunas, las alcaparras, el ajo y las anchoas. Echamos un chorrito de limón y machacamos un poco más. Después añadimos el aceite y lo integramos bien. 

Y no tiene más. El pastiche tiene que quedar densote, no buscamos un puré. Para untar, como te he comentado, puedes utilizar pan (recuerda, cuanto más negro mejor!), crudités, patatas, etc.

Un abrazo muy fuerte y nos leemos en el próximo post. 

Si quieres saber más de nosotras puedes encontrarnos en InstagramFacebook o Youtube. Corre, ven, que te esperamos. 

tapenade

Dip de espinacas y queso cottage

La propuesta de hoy es facilita, práctica, saludable y rica, ante todo lo más importante, dí que sí.

Si hay algo que me gusta a mi en esta vida es dipear o en un idioma más de toda la vida, mojar el pan/sustituto en una salsa/crema/queso fundido. ¿Cuál es el problema de esto por norma general? Pues bien, que de una manera muy sin darnos cuenta el número de calorías sube astronómicamente, y como hagamos esto tanto como a mi me gustaría se nos va de las manos el tema. Que para de vez en cuando podemos y debemos hacerlo, como dirían mis amigos venezolanos, full plomo, pero si nos gusta dipear y queremos hacerlo de manera habitual tenemos que ingeniarnoslas para con recetillas como estas. Otro truquillo que recorta bastante el número de calorías es sustituir el pan/nachos por crudités (vamos, verduras crudas).

Allá va la receta:
 

  • 1 taza queso cottage 
  • 1 cucharada de queso de cabra y otra de parmesano rallado 
  • 4-6 puñados de espinacas
  • 1 ajo
  • Crudités/pan que gastemos/nachos/fitnachos

Lo primero que tenemos que hacer es saltear las espinacas con el ajo en la sartén. Después en la batidora o procesadora ponemos todos los ingredientes y mezclamos bien. Servimos y disfrutamos. 

Como veis, súper fácil e ideal para alegrarse uno el día de vez en cuando. Un besote very big!

 

 

 

Sandwich de pavo con salsa de yogur griego

¡Holaaaa holaa caracolas!

Pues ahora mismo escribo desde un sitio poco usual...¡una cafetería del aeropuerto de Oporto! El caso es que aún falta una hora para que salga nuestro autobús y Braga, y, además, el aeropuerto de Oporto tiene Wifi gratis...con lo cual...qué mejor que matar el tiempo escribiendo un post. 

Como es lógico en las cafeterías de estaciones, aeropuertos y demás, encontramos una variedad suculenta de sandwiches, por lo que creo que no hay mejor momento para contaros cómo hacer este sándwich de pavo. Esto esta rodeado de sandwichinspiration señores. Práctico, fácil y riquísimo. 
Aunque lo ideal es zamparse este sandwich cuando el pan está caliente y recién tostadito, lo podemos tomar en frío sin problema. De hecho, si no lo tostamos evitaremos que se quede con esa textura blandurria que a mi me da un poquito de repelús.

So, ¿qué necesitamos?

  • Un par de lonchas de fiambre de pavo natural
  • Lascas de parmesano
  • Mix de lechuga

Para hacer la salsa de huntar:

  • 1/2 yogur griego desnatado
  • 1 cucharada de mayonesa light
  • 1 cucharada de mostaza de dijon
  • Jugo de 1/2 limón
  • Perejil fresco

Lo único que tenemos que hacer es disponer los elementos del sándwich ordenadamente y en armonía.

Con el fuego bajo/medio tostamos el sándwich por cada uno de los lados. Nosotros los pintamos con clara de huevo. Ojo, pintar, no bañar. Con una pasadita da de sobra. No hace falta echar aceite ni mantequilla ni na de na a la sartén...con un poquito de paciencia y la clara de huevo sobra y basta.

Y ya está, así de sencillito y delicioso es este sándwich. Ya veréis que la salsa es la clave de este sándwich...y la podemos usar en muchos otros.

En fin, señoras y señoras, voy a cederle el portátil a Emma para que haga un título bonito y podamos colgar esto as soon as possible.

Os mandamos muchos pasteis de nata y francesitas desde Oporto. ¡Un besote!

Pollo con salsa de aguacate

Hola hola hoooooola!

Os escribo desde la biblioteca. Yuhu, templo de fiesta y alegría. En realidad no se está tan mal, es un lugar excelente para socializar y hacerte el interesante. Y estudiar también, sí, sí...estudiar también. O escribir un post. También para eso es fantástica. Ahora en serio, os voy a contar un truco para rendir más, seguro que no se os había ocurrido nunca: guardad el móvil. Igual que cuando adelgazamos nos fijamos un peso a corto plazo que queremos bajar, con el móvil nos ponemos un tiempo de cero móvil y nada de darle al Instagram o al Whatsapp. De verdad, funciona. Nunca lo había imaginado. He tardado la mitad de tiempo en hacer lo que tenía programado para la mañana, y claro, no voy a empezar algo que voy a dejar a medias...así que mejor os escribo y desconecto un poco.

El caso, que ya era hora de una recetita salada... que tanto dulce y tanto favorito están muy bien, pero al final lo que comemos cada día son platos de pollo, pescado, ensaladas, etc. Y aunque los dulces son muy vistosos, golosos y deliciosos lo suyo es aprender a juguetear con lo que más comemos para no cansarnos.

El otro día en Instagram subimos esta receta y fue un exitazo. Y normal...normal porque está espectacular y es tan fácil que hasta mi amigo Guzmán se va a animar a prepararlo ;). Creo que el pollo es uno de los alimentos que más consumimos, y a veces es un poco difícil pensar más allá de la plancha o el limón y de los guisantes para acompañar. Pero se puede...todo es cuestión de darle unas vueltas al coco, tener un buen fondo de especias y una buscar una salsa que le vaya bien.

¿Qué necesitamos?

Para el pollo:

  • Pollo en filetes (la cantidad dependerá de cuántos os vayáis a reunir a la mesa, lógicamente)
  • Mix de especias (1 cda de: ajo en polvo, cebolla en polvo, paprika, tomillo, orégano, perejil y cayena)
  • Bolsa de zip

Para la salsa (para acompañar 6-7filetes):

  • 1/2 yogur griego de base (un poco a ojo). Si no tenéis griego también funciona bien el queso quark.
  • 1/2 aguacate
  • Jugo de 1/2 limón
  • Pimienta negra y ajo en polvo
  • Sal

En un bolecito mezclamos todas las especias y después en una bolsa de zip incluimos el mix y el pollo y agiiiiittamos sin miedo y con gracia. Lo dejamos un ratito mientras que hacemos la salsa para que coja bien el sabor.

En una picadora (¡oh, mítica picadora) metemos todos los ingredientes de la salsa y lo machacamos hasta que esté todo bien mezcladito.

DSC_0444.JPG

Y ya tenemos la salsa hecha. En una sartén esparcimos un poco de aceite, dejamos que se caliente bien bien y hacemos los filetes. Unos minutitos por cada lado y listo. No os preocupéis si parece que el pollo se está carbonizando, es que las especias cogen color en menos de lo que tardo en comerme una onza de chocolate. Y no tiene más.

 

Esta receta es fácil, ¿eh? No me digáis que no. Yo creo que es perfecta para animar un poco al pobre pollo de los lunes por la noche y si queremos invitar a alguien a comer a casa y no somos muy cocinillas con esto parece que hasta hemos pasado por Masterchef. Tuturú. Bueno, ya nos contaréis si os animáis a prepararla. Y como siempre os digo...FOOOOOTO.

En fin, me callo ya que me tengo que ir.

Un besurrio muy fuerte

Hummus clásico y de calabacín

Hello!! Hoy os traemos un post que llevábamos bastante tiempo anunciando por Instagram y que poooorrrr fin publicamos. Yo soy súper fan del hummus, pero del de garbanzo, el clásico vaya. Emma, por el contrario, es mucho más del equipo hummus de calabacín. Por ello, y aunque las recetas se hacen prácticamente igual, hemos querido compartir con vosotros ambas versiones.

Para los amantes del hummus...ya podéis poneros manos a la cocina y empezar a cocinar. Y para los que no...esperamos que esta receta os enganche al hummus tanto como a nosotras. Lo que me puede llegar a gustar a mi el hummus no está escrito...lo prometo. Me comería botes y botes y botes y cucharadas y cucharadas y cucharadas. Vamos, un efecto Pringles en toda regla. El hummus es maravilloso...qué voy a decir: como aperitivo, como guarnición, como aliño, para comer solito...¡PARA TODO! Lo adoro. En fin, que lo adoro tanto que teníamos que aprender a hacerlo en casa (hemos hecho un mix entre la receta de Javi recetas y esta de Feasting at Home) y eso hicimos. Y ahora, as always, lo compartimos con vosotros.

Empecemos por el clásico.

Lo primero que necesitamos es:

- 1 bote de garbanzos cocidos (400g)
- 2-3 cucharadas de Tahina. La podéis hacer vosotros también en casa...pero yo cuando lo intenté tardé tanto que no me compensa. Si quieres saber como hacerlo, Javi Recetas lo explica requetebien.
- Jugo de 1 o medio limón
- 2 cdas de aceite de oliva
- 1 cdita comino
- 1 cdita sal
- 1 diente de ajo
- Pimentón

Lo primero que necesitamos es echar la tahina en un bol (o si tenéis una buena picadora, en una picadora). Ojo, ojito con pasarse echando tahina que puede darle un sabor un poco eeeextraño. Luego los ajos, el jugo de limón y los garbanzos. Cuando ya esté bien batido todo el mejunje echamos el aceite y el comino.

Batimos y...¡LISTO! No tiene más misterio. Le añadimos pimentón al final y ya tenemos el hummus listo para dippear. Nosotras hemos puesto pan de pita porque es que quedaba muy mono...pero siempre podemos optar por verduras crudas, pan más ligero (wasa für example), palitos de cangrejo...en fin, lo que se os ocurra.

DSC_0133.JPG

En cuanto al procedimiento para preparar hummus de calabacín, he de decir que es exactamente igual que el anterior con una única diferencia. Hay un paso más. Ohhh sí, un paso más...qué pereza. Lo único diferente es que primero tenemos que pasar el calabacín por la sartén. Dorarlo bien, con ganas. Y hacemos exactamente lo mismo!

¡¡¡Y este es el resultado FINAL!!! No tiene más. Ya no tienes excusa para no llevar el aperitivo a casa del amigo o el pariente. Aunque lo solemos encontrar como plato para picar, recordad que podemos utilizar el hummus para un millón de cosas: ensaladas, acompañamiento de carne, pescado, rellenos...Las posibilidades son infinitas, como el conjunto de números primos.