The pasta life: espaguetis con verduras

DSC_0015.jpg

¡Aloha! El otro día lo hablaba con una amiga y es que, ¿a quién no le gusta la pasta? Se cocina sola, queda bien con prácticamente todo y es tupperfriendly. Yo creo que poco más se le puede pedir a un alimento. Lejos quedaron los días de dejar de comer pasta porque engorda.

Hoy en día, además, tenemos tantos tipos de pasta que es casi imposible no encontrar una que nos guste: de lentejas, de quinoa, de centeno, de espelta, de arroz…en fin, el abanico es casi infinito.

Con la (lenta) llegada del otoño, empiezan a apetecer platos más calentitos, de los que echan humo y te queman el paladar. De los de lluvia fuera y mantita dentro. Esos. Y de ahí, nace esta receta. Bueno, de ahí y de las sobras de verduras que quedaban en la nevera.

INGREDIENTES

  • Espaguetis de trigo integral (los gramos dependen de la cantidad de personas, pero entre unos 30-50g/cabeza)

  • 100g de carne picada o soja texturizada por cabeza

  • 1 pimiento rojo (para 3 personas)

  • 1/2 pimiento verde

  • 1 puñado de champiñones

  • 3-4 zanahorias

  • Pimienta

PREPARACIÓN

Cocinamos la pasta atendiendo a las instrucciones del paquete. En una sartén y con los ingredientes previamente troceados lo salteamos todo con un poquito de ajo y aceite. Las verduras os propongo cortarlas así: las zanahorias en tiras, los champiñones muy pequeños, y los pimientos pequeños pero algo más grandes que los champiñones. Dejamos que todo se ponga blandito en la sartén. Una vez la pasta esté hecha, incluimos la carne en la sartén donde estemos haciendo las verduras y cocinamos hasta que se haga (pero que no se pase-unos minutitos). Cuando ya esté casi hecha la carne, incluimos la pasta y la salteamos con el resto de ingredientes.

Como veis, no tiene mayor misterio. Es una receta sabrosa tanto en el momento como en tupper. Ya veréis, coge muchísimo sabor. Además, lleva un buen mix de verduritas, que siempre nos vienen bien.

Si os animáis a hacer esta receta, mandádme una foto por Instagram o por email a alejandra@aleoli.es. ¡No sabéis la ilusión que hace!

Si no te quieres perder nada y todavía no lo has hecho puedes seguirme en las redes sociales que aparecen en los enlaces de abajo.

¡Un besote fuerte!

Sartén de arroz con pimiento y judías Bobby

arroz con verduras y carne picada

¡Aloha my friends! ¿Cuántos de por aquí comemos de tupper todos los días? Seguro que muchos. Y sí, puede ser un engorro. Puede ser aburrido, tedioso y pesado. Por eso es importante dar con básicos que podamos congelar, que no lleven mucho rato de hacer y que nos resuelvan por lo menos un par de comidas. 

Este arroz lo preparamos todas las semanas en casa porque es fácil, está riquísimo y nos da para 4 sobradamente. Os animo de verdad a prepararlo e incluirlo en vuestros básicos de tupper. Para ahorrarnos la carne, podemos utilizar soja texturizada, que tiene una textura bastante similar. 

Ingredientes: 

  • 1 taza tipo mug de arroz
  • 300-400 gramos de carne picada
  • Una bandeja (o al gusto) de judías Bobby
  • 1 ó 2 pimientos verdes 
  • 1 diente de ajo

Preparación:

En una sartén, rehogamos un ajito cortado con un poquito de aceite. Añadimos la verdura cortadita y seguimos rehogando. Cuando ya esté todo algo más blandito, incluimos la carne picada y hacemos a fuego medio bajo. En una olla aparte, cocinamos el arroz (2 veces la medida de arroz). Cuando ya esté listo, lo mezclamos en la sartén de la carne y las verduras y dejamos que se integre todo bien. 

En mi opinión, lo ideal es tomarlo al día siguiente...ya veréis el sabor que le dan las verduritas y el ajo. De verdad, buenísimo. 

arroz con verduras y carne picada

Y hasta aquí las recetas de la semana. La que viene, más. Espero que os guste y que si la preparáis me mandéis fotos y esas cosillas por redes sociales. ¡Mil gracias por leerme!

Un besote fuerte!

 

Pasta de lentejas a la boloñesa + dónde comprar pasta de lentejas

pasta de lentejas rojas donde comprar carrefour

¡Empezamos la semana con...PASTA! Y, ¿es que hay mejor manera de afrontar el lunes? Yo, de verdad, creo que no. No obstante, la receta de hoy, en lugar de cocinarla con los macarrones de toda la vida de trigo, he utilizado pasta 100% de lenteja roja. ¡Sí! ¡De lenteja! 

Si os soy sincera, la diferencia de sabor no la he notado nada en la preparación en caliente. Eso sí, la pasta en frío no sabe a pasta de siempre y no sé si me acaba de encajar para una ensalada o algo así...pero para platos calientes es PERFECTA. Comparada con la pasta normal de trigo, la de lentejas nos proporciona mayor saciedad y, además, es mucho más interesante desde el punto de vista nutricional. Se trata de otra manera muy interesante de incluir carbohidrato (y proteína) en nuestra dieta y variar un poquito del pan y la pasta. 

¿Dónde comprar pasta de lentejas? La encontráis en Carrefour o Hacendado. También en herbolarios y secciones eco de otros supermercados.

¿Cómo se cocina? Lo mejor es mirar el paquete. Pero no tarda nada. Es el perfecto ejemplo de que comer sano puede ser rápido también. En este caso, con 4 minutos es suficiente. También podemos cocinarla ocho minutos para que quede más blandita, pero yo siempre he sido y seré de pasta bien dura. 

Ingredientes: 

  • 30g de pasta de lenteja roja
  • 120g de carne picada/pollo. Si eres vegano o quieres reducir tu consumo de productos animales puedes utilizar soja texturizada. 
  • 2 cuadraditos de calabaza
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 1 diente de ajo pequeño
  • 1 lata pequeña de tomate natural triturado
  • Vino tinto (opcional)

Preparación

Corta las verduras de la manera que más te guste: unas en tiras, otras en cuadraditos, etc. En una sartén grande echa un chorrito de aceite y saltéalas. Una vez hayan absorbido el aceite, para evitar utilizar más, ve echando poco a poco agua hasta que se cocinen a tu gusto. A mi últimamente me gustan menos cocinadas y que aporten a la comida un toque crujiente, pero eso es totalmente elección de cada uno. Cuando tengas las verduras a tu gusto, incluye la carne picada y agrega el tomate y un chorrito de vino tinto. Todo, incluso la cocción de las verduras, a fuego medio. 

En otro cazo, cocina la pasta según te indique el paquete. Una vez esté cocinado agrégalo a la mezcla de carne de verduras. Mezcla bien y, ¡listo! Lo ideal es servirlo inmediatamente y muy caliente. También es perfecta como receta de tupper. 

asta de lentejas rojas donde comprar carrefour

¡Y ya está! Una pseudoboloñesa riquísima y llena de nutrientes. De verdad, os animo a darle una oportunidad a esta pasta, y si no, siempre podéis volver a vuestra pasta de siempre (eso sí, SIEMPRE INTEGRAL!). 

Bueno, espero que os haya gustado la receta y si os animáis a hacerla, por favor etiquetadme en la foto o mandádmela por cualquiera de mis redes sociales. También puedes utilizar el hashtag #aleolirecipes para que pueda ver tu obra maestra en un santiamén. 

Un abrazo fuerte. Nos leemos pronto. 

¡Encuéntrame en Facebook e Instagram!

 

Espaguetis integrales con pollo, tomate y espinaca

espaguetis integrales pollo tomate espinaca

Aloha matriculeros! Hoy es día de pasta. Y que nadie se lo salte. Hoy os proponemos este plato de pasta integral facilisimo de hacer y eeeeeespectacularmente rico. 

Ingredientes

  • 30-50g de pasta integral
  • 1 tomate encuadraditos
  • 1 puñado de espinaca
  • Pimenton de la vera
  • Leche de almendras sin azúcar (yo uso la de Almond Breeze). Si no tienes de almendra, usa la que tengas!

El pollo se corta en tiras y se hace a la plancha con un poco (o mucho) pimentón de la vera, ajo y pimienta. Después se añade el tomate cortado en dados a la misma sartén del pollo, un puñado generoso de espinacas y lo rehogamos bien todo. Por último, echamos un chorrito de leche de almendra en la sartén y mezclamos bien. 

Y c'est fini. ¡Esperamos que os guste!

 

Spicy tofu y quinoa

tofu quinoa picante

Yellow matriculeros!

El otro día andaba sin demasiado tiempo, sin demasiadas ganas de cocinar y además tenía que comer tofu sí o sí. Y digo sí o sí porque quería darle una oportunidad a este alimento, y no sería la primera vez que lo compro y se queda en la nevera. Así que esta vez me lo tenía que zampar. Sé de requetesobra que el tofu de por si mucho sabor no tiene y que es importante darle un poco de vidilla. Así que, si ya de por sí me gusta marinar el pollo, la carne o el pescado, aquí me tenía que lucir con un marinado bien sabrosón. 

Así que, esto son los ingredientes del marinado (que le van al pollo fenomenalmente bien también):

  • 4 cucharadas de albahaca (o más)
  • 2 cucharadas de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de pimentón de la vida (o más si lo quieres bien picante)
  • 2 cucharadas de soja baja en sal
  • 4 cucharadas de agua

Mezclamos todo bien, metemos la soja, y lo dejamos en la nevera mínimo 10 minutos. Por otro lado, hacemos la quinoa (o la tenemos ya cocinada del finde) y lo mezclamos todo. El sabor: delicioso. Ahora, a la textura del tofu todavía me tengo que acostumbrar, jajajaja. Y si os pica la curiosidad por saber el motivo de mi atrevimiento con el tofu, no hay ninguno. Cero. Simplemente me daba intriga probarlo y...ahí que fui. 

Y hasta aquí el post de hoy. Un besote FUERTE!

Salteado de pollo, quinoa y anacardos

Cilantro, anacardos, pollo y quinoa. Para mi, la combinación perfecta.

Una de las cosas que más echo de menos de mi intercambio en Estados Unidos es comer comida asiática cada dos por tres. Por aquellos lares la mayoría de mis amigos eran asiáticos y no había finde que no hubiese un fried rice o un kun pao chicken. El sabor dulzón o picante y especiado de los platos es tan característico (hablo de la versión americanizada de los platos asiáticos, ojo) que lo tengo clavaito. Lo cierto es que desde que volví a Madrid, más allá del sushi, no suelo tomar comida asiática. Sé que hay restaurantes maravillosos y espectaculares pero por norma general es una comida con mucho azúcar y no sé, cada vez que toca cheatmeal me apetece más una hamburguesa o un buen sándwich. Pero el caso es que me eeeencanta. 

De ahí la receta que os traigo, aunque la quinoa no sea lo más asiático del mundo. Bueno, ni lo más, lo nada. Pero funciona, trae ese saborcillo.

Ingredientes: 

  • 1/2 pechuga (o lo que os apetezca) de pollo 
  • 2 cucharadas de quinoa ya hecha
  • Verduras varias (pimiento verde, champiñones y cebolleta elegí yo)
  • 4-5 anacardos
  • Salsa de soja baja en sal
  • Maple syrup sin azúcar o dos sobrecitos de edulcorante. 
  • Clavo, cilantro y pimienta negra. 

En un wok (si es posible), con el aceite muy caliente, hacemos las verduras y echamos las especias. Ojo, ojito con el clavo que es muy fuerte, echad solo un poco. Después cocinamos el pollo y vamos echando chorritos de salsa de soja y el edulcorante. Vamos dejando que se haga todo a fuego medio. Al poco echamos unas hojas de cilantro, los anacardos y dejamos que repose todo. Mezclamos la quinoa en el wok ajustamos un poco la pimienta y poco más. 

¡Y a comeeeeeeeeer!

Un besote very very big matriculeros :)

Pimiento reventón: pimiento relleno de quinoa y pollo

Quinoa, quinoa y más quinoa. Nos pedís recetas con quinoa por todos lados. Y la matrícula escucha, la matricula responde. He aquí una receta full de nutrientes, fácil y súper rica. ¡A reventar!


Veamos qué necesitamos:

  • 2 pimientas grandecitos
  • 2-3 filetes de pollo/pavo
  • 1 taza de quinoa 
  • queso feta (cantidad a gusto)
  • albahaca fresca (o no)

Procedimiento:

Por un lado, encendemos el horno y ponemos la quinoa a hacer en una olla. En este post os explicamos cómo cocinamos nosotras la quinoa.

Por otro lado, cortamos los pimientos por la parte del rabito y desechamos ese cacho. Hacemos como un cuenquito, vaya. Vaciamos el pimiento y lo metemos al horno caliente. El pimiento es un tío duro y tarda un rato en hacerse, así que, aunque fácil, esta receta necesita algo de tiempo.

Cuando el pimiento esté ya más blandito, cocinamos el pollo a la plancha en una sartén y echamos la quinoa, la albahaca y el queso feta. Lo mezclamos bien en la sartén y rellenamos los pimientos. Lo metemos un plin en el horno para que todo se junte y mezcle bien y...¡LISTO!

Veis, era fácil. Os lo dije.

Pastabaza: Pasta con bacon y salsa de calabaza

Pasta, calabaza y bacon. No need to say more. Pasen y lean.
Hello. Hello. HE-LLO.


Hoy os proponemos un plato de pasta. Un plato de pasta lleeeeno de calabaza, espinacas y cruuuuujiente bacon de pavo. Y como siempre...bastante fácil. Como bien sabéis, la calabaza es dulce como un Chupa Chups, así que si no sois muy de dulce en un plato principal...esta receta puede que no sea la más indicada. Si no, siempre podéis corregir el sabor utilizando especies y sal. No me voy a enrollar mucho que ando un poco cansá.

Ingredientes:
 

  • 50-70g de spaguettis integrales
  • 1 rodaja grande de calabza
  • 2 lonchas de bacon de pavo
  • Puñado de espinacas
  • Nuez moscada o pimienta (o ambas)

Esto va un poco por partes: por un lado encedemos el horno y ponemos la calabaza a asar...hasta que esté megablandita. En ese mismo horno ponemos el bacon y dejamos que se tueste bien. Por otro lado ponemos a cocinar la pasta. Cuando esté todo, batimos la calabaza, echamos nuez moscada o pimienta y echamos un chorrito de leche de almendra (o la que tengáis). Y batimos, claro.

Cuando ya esté casi todo listo, cogemos una sartén y echamos el bacon partido en cuadraditos y las espinacas. Lo rehogamos todo bien, echamos la pasta cocinada, la salsa de calabaza y ¡LISTO!

Como os he dicho, es bastante facilita y diferente al típico plato de pasta.

 

¡Muchísimas gracias por llegar hasta aquí y por estar ahí! un abrazo enoooorme!

Espaguetis brocolianos

¿Espaguetis? ¿Spaguetti? ¿Spaghetti? Qué palabra tan engorrosa. Pero da igual, qué ricos que están. Para los habituales matriculeros, ya sabéis que no solemos hacer muchas recetas de pasta... No es que no nos guste o no la comamos, es que normalmente recurrimos al típico lata de atún + un chorrito de aceite. Y como que claro, tampoco hay mucho que compartir. No obstante, hemos decidido que este 2016 hay que ponerse pastacreative y probar nuevas recetas que disfrutar y comparrrrtir con vosotros.

Hoy os proponemos una receta pastífera súper fácil y muy resultona. Inspirada en un plato de Jamie Oliver pero mucho más simplificado, el otro día hicimos este plato en casa y gustó de lo lindo. Lleva anchoas, sí, lo sé, archiodiadas por algunos y megaamadas por otros. Buenas noticias, sabe y no sabe al mismo tiempo a anchoa...así que, hold your horses people. Es una receta de pasta relativamente ligera...en el sentido que no resulta densa y pesada, ahora, caloricamente, pues oye, es un plato de pasta.

So...what do we need? (lease con la entonación de la canción de Justin Bieber, please)

  • Espaguetis para 4
  • Una lima
  • 8-10 anchoas
  • Un puñado de brocoli de tallo largo (al gusto)
  • 2 dientes de ajo
  • Tomilo
  • Guindilla/pimentón de la vera
  • Parmesano

Lo primero que tenemos que hacer es poner a cocinar la pasta atendiendo a las instrucciones del estupendo y portentoso paquete. Mientras, lavaremos bien el brócoli y lo diseccionaremos (tal y como se ve en la foto). Pelamos y troceamos los ojos. En una sartén con aceite bien caliente (como tres cucharadas) cocinamos el brócoli junto con las anchoas, el ajo, la ramita de tomillo, la lima exprimida y el toquecito/pizca de pimentón de la vera/guindilla. Veréis que las anchoas se van deshaciendo por arte de magia a medida que removemos la mezcla. Hay que ir echando agua, sin emocionarse, para que no se nos chamusque nuestro masterpiece. Cuando estén los espaguetis ready, escurrimos, lo mezclamos todo, echamos parmesano (opcional) y un ratete a gratinar al horno. 

Y fin, fan, fun. Ya tenéis los espaguetis listos. 

Cazuela de quinoa y pollo

vsco-photo-2-1.jpg

Y pensar que todavía queda mucha gente que no ha probado la quinoa...turururú. Ya sabéis que por casa matriculera somos muy fans y es un must de cada semana. Y el pollo también. No concibo una semana en la que no comamos quinoa y pollo, la verdad. Así que está semana os proponemos una receta muy sencilla, muy de dejar en el horno y olvidarse.

(Nota: según escribo esto tengo a cinco estudiantes de otro master a mi alrededor debatiendo donde deberían vender cremas y serums Oly. ¿Supermercados? ¿Perfumerías? ¿Carrefour? Llevan una hora, no exagero, debatiendo cómo se posiciona la marca, los serums y la madre que los trajo. Así que lo siento si escribo a tropezones).

En fin, let's go.

Para preparar la cazuela necesitamos:

- lata de 500 g de tomate triturado con trozos (o sin)
- 1 taza de quinoa
- 1 cebolla roja
- queso fresco de cabra (opcional)
- Albahaca, orégano, ajo en polvo (1cda), pimienta

Lo primero que tenemos que hacer es poner ese horno a calentar. Después, pochamos la cebolla en la sartén. Acto seguido, en una fuente de horno echamos la lata de tomate, la quinoa, la cebolla y las especias. Dejamos que se haga todo durante 20-25 minutos. Incluimos el pollo troceado y el queso de cabra. Lo dejamos hacer durante otros 20 minutos y... LISTO!

El horno es una maravilla del señor cuando no tenemos tiempo de andar ojeando la sartén y pendientes de si saltan los aceites y demás incordios de la cocina. Así que, a nosotras, que andamos ultimamente hasta arriba, nos saca de muchos apuros. Incluso en esta receta, si no pochamos la cebolla, tampoco pasa nada. Con el moño guarrero y el pantalón de chándal, pones a hacer esto, regresas a los apuntes y cuando suena la alarma... ya está hecha la comida.

¡Esperamos que os haya gustado y ver muchas muchas fotos en las redes sociales! Acordaos siempre de etiquetarnos porque si no...se nos pasa y no es plan.

Un besazo enorme :)

vsco-photo-1-1.jpg

Ensalada de canónigos, pollo, arroz y nueces

Alooooooooo matriculetas.

¡Empieza septiembre y empezamos con muchas muchas ganas! Después del parón de agosto, justificado por dos intensas semanas de trabajo y unos cuantos días de vacaciones volvemos. Yes, yes, yes.

Y como seguimos con caloret, las ensaladas siguen apeteciendo muchito y sabemos que las recetas de ensaladas os gustan mogollón. Si es que son taaaaan fáciles y tienen tantas combinaciones que es imposible aburrirse. Eso del 'yo no como verde que no sabe a nada' que se le cuenten a otro.

La ensalada que os proponemos hoy es muy rápida de hacer si tenemos hecho el arroz y el pollo de antemano...si no, necesitamos un poquito más de tiempo. Pero merece la pena, promise.

Los ingredientes para esta ensalada son (para tres):

  • Canónigos
  • 3-4 nueces
  • 2-3 filetes de pollo 
  • 2 cucharadas de arroz integral 
  • Queso parmesano rallado

Para el aliño: 

** El aliño, como siempre, va mucho a gustos. A mi me gusta únicamente echarle un chorrito de limón, 1 cucharada de aceite, albahaca y sal. No obstante, os propongo otro muy sencillito y muy parecido que también queda muy rico. 

  • 2 cucharadas de aceite
  • 1 cucharada de jugo de limón 
  • 2 cucharadas de vinagre de Módena
  • Sal
  • Albahaca

Únicamente tenemos que incluir todos los ingredientes en un bol y mezclar bien. Para hacer el pollo os recomiendo ver el vídeo que os dejamos al final del post: cocinándolo de esta manera queda muy jugosito, tierno y se nota mucho la diferencia. Eso sí, necesitáis tener algo de tiempo para hacerlo. Si no, plancha, vuelta y vuelta y fin. 

Yyyyyyyy eso es todo por hoy. Nos leemos en menos de nada. Y si hacéis la ensalada, let us know por Instagram, mail o demás redes sociales :) Mua!

Ensalada templada de pulpo, calamares, quinoa y guisantes

¡Hola matriculeros! ¿Qué tal? No sé cómo lo hago pero siempre que me pongo a escribir para el blog estoy a) a última hora del día o b) justo antes de haber quedado con alguien y tener que salir pitando por la puerta. Pero bueno, que la semana pasada no publicamos y me siento fatal. Estando en julio y no publicar todas las semanas se llama BLOGPECADO. Pero bueno, vamos a compensarlo con unos cuantos posts esta semana. Y vamos a empezar con esta ensalada templada de quinoa inspirada en una de las recetas de Salad Love

Si lleváis tiempo por aquí, ya sabréis lo mucho que nos gusta la quinoa. ¿Quinoa? Ya sé que unos cuantos que habéis caído por aquí, esto de la quinoa os suena a alimento súper raro de terrorista de la alimentación tradicional y que no va con vosotros. Pero no. No se trata de nada caído de otro planeta ni cuesta demasiado añadirlo a nuestra dieta. Entonces, ¿qué es esto de la quinoa? No voy a ser yo la que suelte el rollo (porque no es el objeto de este post y habrá muchos que ya os lo sepáis) y os voy a mandar a este enlace de aquí que lo explica todo estupendamente bien. 

Yo sólo digo que a mi .M.E. E.N.C.A.N.T.A. Y de ahí que se cuele tanto por nuestro Instagram. 

Poco hay que explicar con respecto a esta ensalada...la foto me quita todo el protagonismo. Pero bueno, no os libráis de mi...algo me voy a enrollar. Para esta receta podéis dejar TODOS los ingredientes listos el fin de semana y montar la ensalada cuando nos la vayamos a comer. 

Necesitamos:

  • 1 taza de quinoa
  • 1-2 tazas de guisantes congelados
  • 50 gramos de calamar
  • 50 gramos de pulpo

Lo único que tenemos que hacer es cocinar la quinoa (cómo preparar quinoa aquí) y dejar que se enfríe un poco. Pasamos por la plancha el pulpo y los calamares con un poco de sal y pimienta. En otra sartén hacemos los guisantes. Dejamos que todo se enfríe y montamos el plato. Como aderezo podemos echarle un chorrito de limón. Y por supuesto, podemos cambiar los calamares y el pulpo por cualquier otra cosa que nos guste más. 

Y eso es todo puuuuurr hoy. Me voy pitando que alguien me va a matar. See you later alligators!

Albóndigas de la abuela

Aloha matriculerooooos!! Madre mía, qué raro se me hace ponerme a escribir por aquí, tengo la sensación de que hace miiiiiil que no estamos por aquí. Y es que es verdad, he estado unas tres semanas a full tope de power con los dos trabajos finales de la carrera y hasta este finde ha sido un poco frenético todo. Pero, pero, pero, no sabéis las ganas que teníamos Emma y yo de volver por aquí y empezar otra vez. Si que es verdad que en Instagram hemos seguido subiendo cosillas, pero el blog...es el blog. 

Así pues, hoy os traemos una receta clásica clásica. Si os soy sincera, teníamos nuestras dudas sobre la publicación de este post porque total, ¿quién no sabe cocinar unas albóndigas? Pero la verdad es que al final, pensándolo bien, el blog lo lee desde gente que no ha cogido la sartén en su vida hasta masterchefs. Así que, oye, una receta nivel 1 de vez en cuando no viene mal. 

Las hemos titulado "Albóndigas de la abuela" porque, como os digo, es un plato de lo más corriente. No obstaaaaante, ya sabéis lo mucho mucho que nos encanta el picante, sabor que generalmente no encontramos en los platos de las abuelas. Así que oye, ese twist que tiene la salsa y que anima un poco el plato. Como siempre, si no sois de picante, no os alarméis, echad únicamente las especias que no piquen y ya está. On y va?

Para 4 personas: 

Albóndigas

  • 500g carne picada
  • 1 cucharada de harina de avena (opcional)
  • 2 claras de huevo (opcional)
  • Pimienta y perejil

En un bol bien señorioso, mezclamos todos los ingredientes. Con las manos, con una cuchara, con un palo selfie...con lo que queráis pero que quede una masa. Después, con mucho jarte y amor hacemos pelotitas. El tamaño va un poco al gusto, pero yo os diría que no hagáis balones de fútbol ni pelotillas de ping pon...vamos a encontrar un término medio que nos satisfaga a todos. 

Después, pasamos las albóndigas un poco por la sartén. No hace falta que se hagan ni muchisisisimo menos, porque luego va a ir todo al horno y allí ya se acaban de hacer bien. 

Para la salsa necesitas:

  • 1 lata grande de tomate natural triturado (sin azúcares añadidos, etc, etc.)
  • 1 chorrito de vinagre de módena
  • 2 cucharadas de chili en polvo
  • Especias (cantidad al gusto): orégano (de esto es de lo que más echamos), hierbabuena, perejil y pimienta negra.

En una olla aparte damos vueltecitas a este mejunje de brujas durante 15 minutitos y lo dejamos reposar un poco. Después, en un recipiente apto para horno juntamos las dos preparatiiions y al horno patos. Un poco a ojo también, pero con 15-20 minutos debería ser suficiente. También podemos hacerlo todo en una sartén, pero ojito que sea una sartén alta y que quepa bien toda la salsa...que por si no lo sabíais el CHUP CHUP del tomate es intenso y te puede dejar la cocina como si hubiera pasado por ahí el mismisimo satanás disparando balas de tomate. 

Podemos acompañarlas como en la Dama y el Vagabundo de unos sssssabrosos espaguetis, arroz o quinoa (bueno, ¿os imagináis a Reina y a Golfo compartiendo una de quinoa con albóndigas? Serían los perros más healthy de su ciudad); o podemos optar por hacer unas verduritas que hagan compañía a los rinocerontes que acabamos de hornear.

Y hasta aquí puedo leer y escribir pooooorque me voy a zampar un plato de esto ahora mismo. No os preocupéis porque nos vais a tener MUY mucho por aquí dando la lata. Oh, bendito tiempo libre...CÓMO TE QUIERO. 

As usual, podéis seguirnos en nuestras redes sociales, especialmente Instagram (@lamatricularoja)...donde no nos callamos ni aun cuando se nos han acabado los datos. Bueno, en realidad donde no nos callamos y tenemos un pequeño reality show montado es nuestro Snapchat, por si os apetece curiosear (@Alecub29 y @Emma7073).

Un besote muy atomatado y mil gracias por leernos! :)

Quinoa Tres Delicias

Hellowwwwww!

Ahora sí que sí podemos decir lo de long time, no see. Han sido unos meses un poco caóticos y lleno de idas, venidas y vueltas a venir... y bueno, la verdad es que los meses que vienen no tienen pinta de ser mucho más tranquilos: últimas semanas de clase, exámenes trabajos...y después...calma :)
Pero bueno, nos hemos organizado un poquito mejor y cruzamos los dedos para que vuelvan los posts regulares y todo vuelva a la normalidad matriculera.

Hoy os traemos un post culinario, ¡qué anda que no hace tiempo ni nada! Vamos a enseñaros cómo preparar un "quinoa tres delicias". Que os imagináis bien, se trata del plato típico que pedimos cuando vamos al chino, pero en lugar de utilizar arroz, hemos optado por la quinoa. Por Instagram nos pedís un montón que os contemos cómo preparamos nosotras la quinoa y qué solemos cocinar con ella. Además, una de las dudas también más frecuentes es dónde la compramos nosotras. No os vamos a descubrir un mundo porque en nuestro súper de todos los días la venden; así que mirad un poco en dos o tres supermercados y si no, al herbolario y listo.

El plato vais a ver que es más fácil que sumar 2+2, de hecho, con pensar los ingredientes lo podéis hacer sin instrucción alguna. Pero como sabemos que la chispa culinaria, por muy sencillo que sea el plato, a veces cuesta un poquito de encender, os dejamos el paso a paso de la "quinoa tres delicias" para que probéis a ver qué tal. Por supuesto, usad arroz (integral o no) si lo preferís o si no encontráis quinoa por ningún sitio y os da yuyu pedirla por internet. Consejillo, cuando hagáis la tanda de quinoa, podéis hacer más de la cuenta y reservar para tener durante la semana.

Lo primero antes de nada, vamos a ver qué necesitamos (ajustad las cantidades a vuestras necesidades y gustos; vais a ver que nosotras hemos hecho una cantidad de quinoa descomunal, pero la idea es guardarla para ir comiendo a lo largo de la semana)

  • 1 taza de quinoa
  • Zanahorias
  • Guisantes
  • 1-2 huevos
  • Taquitos de jamón cocido/pavo
  • Gambas
  • Salsa de soja

Bien, ahora vamos a poner a cocinar la quinoa. Y vamos a ver cómo, of course (cómo lo hacemos nosotras, porque luego cada uno tiene su manera). Lo primero que tenemos que hacer es lavar bien la quinoa con un colador y en un cazo con una gotita de aceite tostarla un poquito.

Bien, ahora toca ahogar a la quinoa. Vamos a utilizar la proporción 1:2, es decir, por cada taza de quinoa, dos de agua. En nuestro caso, una de esas dos tazas en vez de ser agua es caldo de verduras (para darle más saborrrr)...pero no hace falta. Lo dejamos a fuego medio-alto durante 15 minutos (o hasta que veamos que ha absorbido el agua) y dejamos que repose. 

Mientras tanto vamos a pasar por la sartén con una gotita de aceite y agüita los guisantes y la zanahoria picadita o en taquitos. En mi caso es que o me pones la zanahoria tamaño microscopio y súper escondidita o no entra por ningún lado. Bueno, que me enrollo: una pizca de sal y estamos pendientes  de que se haga sin que se queme. Cuando ya esté todo cocinado, echamos las gambas y si nos gusta el jamón doradito (como a nosotras), pues el jamón también. Si no, el jamón lo añadimos el final, finalísimo. Ahora toca hacer las tortillas. La idea es hacerlas finitas, como veis en la foto, y después cortarlas en tiras. Pero vamos, que si no tenemos mañana o no nos apetece ponernos finolis, hacemos un revuelto y listo.

DSC_0259.JPG

Mezclamos todos los ingredientes en la sartén, incluyendo la quinoa, echamos un par de cucharadas de soja y removemos.

Y ya está. No tiene nada nada más. Bueno sí, queda comerlo y disfrutarlo. Y si sobra, pues al tupper y ya nos lo comeremos.

Annnnd that's it furrr today! Esperamos que os haya gustado y como siempre, si os atrevéis a hacerlo mandadnos fotillo por las mil y una redes sociales que tenéis por aquí abajo. 

¡Muchas gracias por seguir ahí!