Gofres proteicos

gofres proteina gofres proteicos

¡Aloha matriculeros!

En la receta de hoy vengo a satisfacer vuestros deseos más gofriles y os propongo unos gofres altos en proteínas (sin necesidad de proteína en polvo) ideales para desayunar o como post-entreno. 

Como desayuno es ideal puesto que su alto aporte en proteína nos ayudará a mantenernos saciados durante la mañana hasta nuestra media-mañana o, si no queremos o podemos hacerla, hasta la comida. Además, al combinarla con avena, un excelente hidrato de carbono, estamos dándole a nuestro cuerpo la energía necesaria para empezar el día con ganas. Por otro lado, si la utilizamos como post entreno, le estamos aportando a nuestro cuerpo la proteína necesaria para recuperar el músculo del estrés del entrenamiento al mismo tiempo que le aportamos el carbohidrato necesario para abrir las células y dejar pasar la proteína. En mi caso, como post entreno utilizaría 1 huevo y 2 claras en lugar de dos huevos completos, pero eso os lo dejo a vuestra elección y vuestro plan de alimentación.

Ingredientes: 

  • 2 huevos o 1 huevo y una clara
  • 1 taza de harina de avena o de copos de avena
  • 1/2 taza o 1 taza de queso cottage o yogur griego
  • pizca de sal
  • pizca de levadura

Procedimiento:

Lo único que tenemos que hacer es mezclar todos los ingredientes en una batidora y meterlos en la gofrera, podéis ver la que utilizo yo aquí. No obstante, podéis encontrar parecidas en varias grandes superficies. 

Como veréis el sabor es totalmente neutro. Os recomiendo que añadáis a la mezcla vainilla y canela si preferis combinarla con elementos dulces como fresas o plátano. Si no, si preferis comer vuestros gofres salados tenéis mil combinaciones, como por ejemplo huevo, aguacate y sriracha; pavo natural con rúcula, etc. 

¡Y no tiene más! Espero que os haya gustado y que me comentéis cómo os quedan vuestros gofres😉. 

 

Tostada con requesón y plátano

tosta desayuno saludable

Aloha matriculeros! 

Después de ponernos tan reflexivos en el último post, hoy venimos ligeritos pero con una propuesta rica rica de tostada. Que bien nos podría servir como desayuno o antes entrenar. 

Cómo podéis ver, la cosa no tiene mucha complicación y, por tanto, no voy a enrollarme mucho más. Os cuento los ingredientes, y todos a cocina. 

Ingredientes:

  • 1 rebanada de pan tostado
  • Suficiente requesón como para cubrir la tostada
  • 1/2 plátano en rodajas
  • 2-3 mitades de nueces
  • Opcional: sirope sin azúcar. Yo utilizo el de Joseph

Y no tiene mucho más el tema. Simplemente comérselo. 

Contadme por redes si os tomáis una a mi salud: ¡Instagram y Facebook 

Bizcocho de mango

mango receta dulce postre desayuno bizcocho sin azucar

¡Aloha matriculeros! Ante todo, millones de perdones por lo que hemos tardado en subir esta receta. Llevamos muchísimo tiempo con ella preparada, fotografiada y demás. Pero oye, basta que una receta se te trabe y no saques tiempo para redactarla de ningún sitio. Pero no pasa nada, ya está aquí. 

Lo cierto es que este bizcocho es una adaptación del bizcocho de albaricoque de la revista Elle Gourmet de primavera (que si no la tenéis, ¡id ya al kiosko!). Y sí, es una adaptación porque ni lo hicimos con albaricoque, ni lo preparamos en la versión full plomo con azúcar y demás. Se trata de una versión más o menos "healthyficada" de la receta original. Sabe muy mucho a mango, y si no os gusta el mango o la fruta con textura babosilla entonces igual no os gusta mucho...pero oye, todo es quitarle el pedazo de mango y dárselo a tu compi de dulces. 

En fin, que no me enrollo más y os dejo con la receta. 

Ingredientes

  • 200g de mango en cachitos pequeños
  • 200 gramos de harina de avena (o 100 de trigo y 100 de avena o 200 de trigo)
  • 230g de yogur natural
  • 150g de xilitol (o el edulcorante que uséis habitualmente)
  • 3 huevos
  • 120ml de aceite de oliva suave
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 pizca de sal
  • Ralladura de medio limón
  • Opcional: puñado de nueces

Preparación

  • Precalentamos horno a 180º
  • Cortamos el mango en daditos pequeños
  • En un bol mezclamos el yogur, los huevos, el xilitol, la ralladura y el aceite
  • En otro bol la harina, la levadura y la sal (y nueces si habéis usad0). 
  • Después, incorporamos el bol de ingredientes secos en el otro...pasito a pasito, suave, suavecito. 
  • Lo metemos al horno y, si os soy sincera, no me acuerdo cuánto rato estuvo, pero diría que bastante. A los 20 minutos, id con un palito, pinchad y cuando salga limpio, sacádlo.
mango receta dulce postre desayuno bizcocho sin azucar
mango receta dulce postre desayuno bizcocho sin azucar

Y hasta aquí la receta. Espero que os guste, la probéis y me contéis. 

¿Nos leemos por redes? Tengo de to' un poco: ¡Instagram y Facebook son mis favoritas! 

Galletas de mantequilla de cacahuete (sin horno)

galletas sin horno

It's cookie time matriculeros! ¿Cómo estáis hoy? Espero que fenomenal, yo al ritmo de Izal, que sus canciones me ponen de buen humor y me llenan de energía. Y, ¿qué me decís del tiempo que nos está haciendo por la capital? Que uno no sabe ya qué esperar cuando sale de casa. 

Pero bueno, a lo que estamos. Hoy os traemos una receta que no necesita maña alguna, es más, cuánto más bestia, mejor. Nos podemos manchar las manos, podemos hacer formas locas y encima, nadie va a salir herido porque no hay horno alguno involucrado en el proceso. Eso sí, nos tiene que gustar muy mucho el cacahuete y la mantequilla de cacahuete. 

Ingredientes

  • 1 taza de mantequilla de cacahuete
  • 1 taza de hojuelas de avena (o de un mix de granola sin azúcar)
  • 1/2 taza de aceite de coco
  • 1/2 taza de cacahuetes machacados
  • 1/2 taza de edulcorante (o un poco al gusto, ya sabéis que esto es un poco a gustos)
  • 1 puñado de chips de choco
  • 2 scoops de proteína de vainilla (opcional)
  • 1 puñado de semillas de girasol (opcional)

Preparación

Lo único que tenemos que hacer es mezclar (y ensuciarnos las manos) todos los ingredientes en un mismo bol. Después, sobre papel vegetal hacemos las formas de las galletas y al congelador hasta que estén duras. Las sacamos un rato antes de consumir y cuando estén algo más blandas ya las podemos comer. Si nos sobran, las guardamos en el congelador y listo. 

¿Engordan estas galletas? ¿Puedo comerlas si estoy bajando de peso?

Nada engorda...pero a la vez todo engorda. Estas galletas están hechas con ingredientes saludables, pero no quita que sean densas desde el punto de vista calórico, por este motivo, tenemos que saber qué cantidad nos corresponde y en qué momento es más inteligente incluirlas. Así que, no te preocupes, puedes comerlas y seguir perdiendo peso, siempre y cuando tomes la cantidad adecuada. Mucho mejor una galleta de estas que cualquiera industrial que encuentres en el supermercado envasada. Ahora bien, como te digo, tampoco hay que atiborrarse. Los frutos secos (principal ingrediente de esta receta) son muy calóricos y debemos tener esto presente, aunque insisto, se trata de alimentos saludables y que, si no hay nada que lo contraindique, podemos incluirlos en nuestra dieta. 

Espero que os gusten estas galletas y que disfrutéis con cada bocado. 

galletas sin horno sanas
galletas sin horno

Tortitas de naranja y jengibre

tortitas

¡Que levante la mano el matriculero que ha pasado ya por uno o dos resfriados este invierno! Pues por eso, y porque aquello que dicen de que el desayuno es la comida más importante del día, traemos unas tortitas cargadas de Vitamina C #porunmundosinresfriados!

Ingredientes:

  • taza de harina de avena/copos de avena (depende de la textura que os guste)
  • 1 cucharada de levadura
  • 1/4 naranja + ralladura de naranja
  • 2 cucharadas de linaza molida (opcional)
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de jengibre
  • Stevia, edulcorante – depende muchísimo de lo dulce que estén las naranjas. Si conseguís atinar en la frutería con unas naranjas dulces genial, si no, probad cómo de dulces están y añadid el edulcorante en función de eso. 

Procedimiento: 

Lo único que tenemos que hacer es batir bien todos los ingredientes (¡super importante la ralladura de naranja) y después en una máquina de tortitas, crepera (como la nuestra que es amor - es ésta-) o en una sartén antiadherente ir cocinándolas. En cuanto empiecen a tener agujeritos puedes darle la vuelta, y ya después, dependiendo de si te gustan más bien poco hechas o muchos, déjalas más o menos tiempo. 

Acompañar de un buen café con leche, y una mañana fría y soleada de domingo. 

Muffins de coco y frambuesa

¡Aloha matriculeros! Y en especial, aloha matriculeros enamorados. Hoy os traemos una receta que nos pega mucho para san Valentín, por aquello del color rojo y demás cursilerías. Aunque si os soy sincera, ahora mismo estoy completamente viciada a 'American Horror Stories' con lo cual asocio el color rojo bastante más a sangre y macabrerías que al amor, pero bueno que estamos a punto de San Valentinear y tenemos que ponernos un pelín románticos. 

La receta, la verdad no es como para que nos levantemos el martes 14 antes de ir a currar y nos líemos la manta a la cabeza en la cocina para desayunar esto. No, mejor nos quedamos abrazaditos a la persona que tanto queremos y ya, si eso, el domingo celebramos con estos muffins. Son muy sencillitos de preparar y la textura es una delicia. Eso sí, advierto de que si no te gusta el coco o la frambuesa, quizás ésta no es tu receta. Puedes probar nuestro bizcocho de fresa y chía que es bastante más neutro de sabor, pero está igualmente delicioso. 

Ingredientes:

  • 150g de harina de avena
  • 1 cucharada de levadura
  • 4-5 cucharadas de xilitol (o el edulcorante que prefieras)
  • 1 huevo 
  • Una tarrina de yogur griego (desnatado, opcional) o media tarrina y un buen chorro de leche de almendras. Si no tenéis yogur griego, podéis utilizar 125-150ml de leche y listo. 
  • 3 cucharadas de aceite de coco*. Nosotras hemos utilizado el que nos mandaron desde foodspring y que podéis conseguir aquí (utilizando el cupón descuento lamatricularojaFSG tendréis un 15% de descuento). 
  • 4 puñados de coco rallado
  • 2 puñados de frambuesas
  • 1 pizca de sal

Preparación

En un bol grande mezclamos los ingredientes secos y en otro los líquidos. Poco a poco incluimos los líquidos en el bol de sólidos y vamos mezclando poco a poco. Añadimos las frambuesas. Cuando ya tengamos todo bien mezclado vertemos la masa en, más o menos, seis moldes de magdalena y al horno durante 20-30 minutos a 200º. Si queremos que se quede doradito por arriba, podemos pintar los muffins con un poco de clara de huevo.

¡Y listo! Servir con un buen café y una gran dosis de amor y empalagosismo. 

muffin frambuesa
foodspring coconut oil review
muffin frambuesa
muffin frambuesa

Disclaimer: Todos los productos y utensilios que aparecen en la receta los hemos comprado nosotras a excepción de aquellos marcados con un asterisco (*). Dichos productos han sido mandados por la empresa en cuestión para que podamos probarlos y utilizarlos en caso de que nos gusten. No hay pago alguno por la redacción y publicación del post; en caso de ser así, siempre irá indicado como 'post patrocinado'. 

Muffins fáciles con CINCO ingredientes

muffins faciles

Hay días que uno tiene la vena repostera bien hinchada, pero luego hay días que no. Días en los que no te has pasado por el súper y tienes poco más que un par de plátanos maduros y el bote gigantesco de mantequilla de cacahuete en la despensa. En fin, días que, eso, no quieres complicarte mucho la vida. Pero te apetece algo dulce. Un bocadito pequeño. 

Pues para esos días, te traemos esta receta. Mete todos los ingredientes en la batidora o procesador y se acabó.

Ingredientes:

  • 2 plátanos maduros
  • 2 huevos
  • 1 taza de mantequilla de cacahuete (mira este post para saber cuánto es una taza)
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 chorrito de vainilla
  • Opcional: 4 gotas de Stevia

Lo único que tenemos que hacer es mezclar bien todos estos ingredientes y meterlo durante 10 minutos (más o menos) al horno a 200º. Y lo tenemos mozuelos. LO TENEMOS. 

Espero ver muchas fotos de vuestros muffins rulando por ahí con el hashtag #recetasLMR! Ya sabéis que estamos en InstagramFacebook o Youtube

¡Un besote enorme!

muffins sanos faciles
magdalenas sanas

Bizcocho de yogur griego y vainilla

bizcocho vainilla yogur

Aloha matriculeros. Hoy os traigo mi nuevo bizcocho favorito. Bizcocho que he testeado en terceros y que ha TRIUNFADO. Esponjoso. Dulcecito y bastante alto en proteína gracias al yogur griego y los huevos. UÉ. No me enrollo más y os paso el secretillo: 

  • 2 huevos
  • 1 yogur griego 0% sin azúcar entero (de las tarrinas peqeueñas)
  • 3/4 taza de harina de avena
  • 1/2 taza de edulcorante (yo usé Truvia porque no me quedaba Stevia)
  • 1 chorro de extracto de vainilla
  • 1 cucharada de levadura
  • Pepitas de chocolate

Mezclamos los ingredientes secos por un lado (menos las pepitas). Batimos el resto y poco a poco vamos añadiendo la mezcla de secos. Ponemos la mezcla en un molde, metemos bien dentro de la masa pepitas de chocolate (yo fui generosa) y al horno. El horno lo precalenté primero y después lo tuve unos 15 minutos a 180. Pero ya sabéis que eso es ir cuestión de andar comprobando con un palito hasta que salga limpio. 

Y ya está. Espero que la disfrutéis un montón y nos mandéis muchas foteles. Un besote fuerte

bizcocho vanilla yogur
bizcocho vainilla yogur
bizcocho vainilla yogur

Bizcocho de fresas y semillas de chía

Esponjoso, súper saciante y fácil. Y lleva fresas, no digo más.
 No me voy a liar, porque he decidido que cuando hablemos de recetas, tengo que ir más al grano, que me lio a escribir, y al final lo importante está en la masa. Nunca mejor dicho. Eso sí, tengo que dedicarle un pequeño párrafo a uno de los ingredientes de esta receta: la CHIA!! 

Si "chia" os suena a chino, tranquilos. Been there. De hecho, aunque llevemos ya unos años en esto de la vida sana, no ha sido hasta hace relativamente poco que hemos empezado a incluir esta pequeña maravilla en nuestra dieta (entiéndase dieta no como restricción de alimentos, sino como lo que es, el "conjunto de sustancias alimenticias que un ser vivo toma habitualmente". No quiero confusiones. El caso, lo digo siempre, no hay que agobiarse, y no se trata de empezar a llevar una vida sana y tener que apuntarse al carro de TODOS los alimentos "healthy". Empieza poco a poco, y si la chia todavía se te antoja algo desconocida, no te preocupes, ya llegará. Ya te digo yo que llegará.

Pero bueno, por si quieres saber algo más o estás pensando en animarte con la chia, os comento muy brevemente qué es, qué tiene de bueno y por qué a nosotras nos ENCANTA y ya no falta casi nunca en nuestros desayunos. La semilla es una semilla, ¿vale? Como la de amapola, la de sésamo o la de la manzana. No tiene nada de misterioso ni especial en ese sentido. Bien, la chia, en resumen, nos aporta mogollón de fibra, es alta en Omega3 y calcio (más que la leche de vaca) y nos ayuda a controlar los niveles de insulina (lo cual es positivo, tranquilos). Además, para mi el efecto más palpable y estupendo es que es MEGA saciante. Si la dejamos en remojo con agua o leche (en nuestro caso, de almendra) aumenta su tamaño una barbaridad...como cuando Alicia se come una galleta y ya no cabe en la casa, pues igual. ¿En qué se traduce esto para nosotros? Saciedad = no pasar hambre = soy feliz. Esto poniéndolo en sencillo y simplificado, si queremos ir más allá, os recomiendo ir a Don Google o Don quien confiéis y seguir investigando, que nosotras de nutricionistas tenemos lo mismo que de rubias. Si bien es cierto que la chia me parece maravillosa, es algo cara...pero bueno, creo que merece la pena la inversión, la verdad.

Y bien, había dicho que no me enrollaba y mirad donde estamos...tres mil palabras más tarde. En fin, you know me. Allá va la receta.

Ingredientes:

  • 1 huevo + 2 claras
  • 4 cucharadas Truvia (o el edulcorante que uséis al gusto)
  • 1/2 taza de harina de avena sabor cookies & cream (o lo que tengáis)
  • 2 cucharadas de semillas de chia
  • 4-5 fresas partidas en cachitos
  • Puñado de almendras

Procedimiento: 

Batir el huevo y las claras y echar los ingredientes en ese orden. Si vemos que se queda muy espeso le echamos un chorrito de leche de almendras/leche que queramos/agua. Mejor que la masa quede más bien líquida que muy densa. 

Metes el megamix al horno precalentado a 190º y dejamos que se haga (más o menos 15 minutos). Pero lo que siempre digo con los tiempos, id mirando, metiendo un palito hasta que salga limpio y yo siempre prefiero que este más bien blandito y se acabe de hacer con el calor residual. 

Y c'est tout. Deseandito me quedo de ver vuestros bizcochos y nos leemos prontito!! :)

Bizcocho de avena, moras y vainilla

Hello, hello! Long time desde la última receta. Y aún más de la última receta dulce, ¿no? Ya sabéis que tanto Emma como yo somos bastante más de salado y desde que descubrimos la gorditortita de plátano, poca variación hemos hecho.

Pero volvemos al mundo de la experimentación y el descubrimiento y os traemos este bizcocho de avena, moras y proteína de vainilla que creo que ha venido para quedarse.

En cuanto a la elaboración de este bizcocho, como siempre, es muy fácil...pero sí que os voy a advertir que lleva una poquita más de ingredientes que algún otro que tenemos más escuetito. Aún así, menos la proteína (que sé que no todo el mundo tiene en su casa), el resto es fácil que lo tengamos por casa. ¡Vamos a por la lista de ingredientes y cantidades!

Ingredientes secos:

  • 1 taza de avena
  • 1 taza de harina de avena (yo he usado la de Max Protein sabor Donut, pero con normal también sale rico)
  • 2 cucharadas de edulcorante (bastante más si usáis la harina sin sabor)
  • 3 scoops de proteína de vainilla (si no tenéis, no pasa nada)
  • Medio sobrecito de levadura
  • Pellizco de sal
  • Puñadito de moras

Ingredientes líquidos:

  • 3 claras de huevo
  • 1 taza de yogur griego/2 tarrinas de requesón 0%/1 tarrina de requesón + 2cdas de queso desnatado (un poco lo que tengáis por casa)
  • 1 manzana pochada al micro (simplemente hay que cortar la manzana en cachos, al micro 3-4 minutos y batirla). 
  • 1 cucharada de extracto de vainilla (si no tenéis proteína echad un poco más). 

Y la cosa es así de chunga: mezclamos los ingredientes secos por un lado, los líquidos por otro y después incorporamos la mezcla dos (ósea, la líquida) en la seca. Mezclamos bien y añadimos las moras. Al horno (previamente calentado) a 150-170 gradetes durante 30-40 minutos. Dejamos que repose un poco y listo. We got it.

¡Esperamos que os guste y os animéis a hacerlo! Nada mejor para uno de esos días mortíferos de madrugón mañanero. Desayuno listo y pensar poco.

Un besote enorme :)

Gorditortita de plátano

Hello matriculeros! Hoy compartimos con vosotros el que se ha convertido en el rey de los desayunos en nuestra casa. Mirad que nuestra madre no es muy de probar cosas nuevas ni que suenen extrañas como avena, quinoa o stevia...pero vive enamorada de este crepe/tortita/taco de plátano.

Es un desayuno muy fácil de preparar, riquísimo e ideal para antes de entrenar y cargar pilas por la mañana!

Para preparar la gorditortita necesitamos:

  • 1 huevo
  • 1/2 plátano
  • 3 cucharadas de harina de avena
  • 2 nueces picadas
  • edulcorante al gusto

Lo único que hay que hacer es batir todos los ingredientes juntos en un mismo recipiente y calentar bien una sartén. Yo esparzo un poquito de aceite por toda la sartén para evitar que se me pegue y cuando está bien caliente echo la masa. Mientras se hace corto rodajitas muy finitas de plátano y las pongo en la mitad que no voy a doblar de la masa (es como una tortilla francesa). Pongo las nueces también y cierro todo...lo que os digo, como si fuese una tortilla francesa.

¡Y ya está! No tiene nada nada nada nada nada más. A mi me gusta mucho tomarla sola, sin sirope ni nada, pero sí que es cierto que añadirle un chorro de sirope de chocolate (nosotras usamos este sin azúcar) o el sirope sin azúcar de Joseph va fenomenal. 

Yo os animo muy mucho a que las probéis, porque ya os digo, una vez uno se aficiona...¡que no le hablen de otros desayunos! Compartidlo con nosotras si os animáis porfaplis!

Un besazo gigante matriculeros :)

Brownísimo

¿Muerte por chocolate y avellanas? ¿Sí? Pues entonces lee un poco más.

Lo reconozco. Soy una vaga por las mañanas. Pocas cosas hay que me pongan de mejor humor que tener el desayuno preparado nada más entrar a la cocina. Pero pocas cosas hay que me hagan aún más feliz que tener un desayuno que puedo tomar de merienda (por aquello de que evito tomar carbohidratos de merienda y cena)...porque lo voy a reconocer también, a veces me falta una pizca de imaginación por las tardes. 

Este bizcocho que tira a brownie no tiene harina de ningún tipo y tampoco azúúúcar, con lo cual yo ya soy feliz. Pero ea, nada de eso quita que este healthypecado sea altamente calórico y haya que consumirlo con moderación...es alto en grasas buenas y capacidad para hacer felices a los amantes del chocolate. Los ingredientes base son los típicos que utiliza Saschafitness y que ya sabéis que nos eeeencanta. 

Y en fin, no se hable más y veamos cómo preparar el brownísimo.

Necesitamos: 

  • 1 taza de mantequilla de cacahuete/avellanas
  • 1/3 taza de aceite de coco
  • 3-4 huevos
  • Stevia (o el edulcorante que uséis)
  • 1/2 ó 1 taza de cacao desgrasado sin azúcar añadido
  • 2 tabletas de chocolate puro sin azúcar añadido
  • 2 puñados de avellanas machacadas
  • 1 plátano
  • 1 cucharada de levadura

La película es tan sencilla como esto: mezclamos la mantequilla de cacahuete/avellana (nosotras la compramos en myprotein.com) con el edulcorante y el aceite de coco. Después echamos los huevos y el plátano machacadito y removemos todo bien. Integramos la media taza de cacao, la levadura, derretimos las dos tabletas de chocolate y las incluimos en la mezcla – para derretir el chocolate al micro hay que tener un poco de paciencia. Lo mejor es ir metiendo cachitos de chocolate a poquitos, dar vueltas con una cuchara y jugar con tiempos cortos. Para que no nos estorben, las avellanas las incluimos al final finalísimo.

Ahora ya únicamente hay que hornear y esperar a que se haga. Nosotras lo hicimos a 200º durante unos 25 minutos. Aún así, ojo piojo porque nuestro horno estaba caliente y teníamos un bloque de masa bastante gordote. Moraleja: depende del grosor, del tiempo que lleve el horno encendido y demás menesteres, el tiempo que os indicamos puede variar. Así que atención. Lo más importante es que no quede seco...es preferible sacarlo cuando parece que aún está un poco blandito y dejar que se haga con el calor residual. 

Por último, dejamos enfriar y...¡LISTO!

Ensalada de canónigos y champiñones

Alohaaa hermosuras! Hoy es uno de Agosto y hay que celebrarlo. Y, ¿por qué hay que celebrarlo? Pues porque sí. Porque en general hay que celebrar todos los días...que pasan muy rápido y luego cuando nos queremos dar cuenta nos cagamos en Satanás (expresión que solía utilizar mi abuelo). El caso, que hace un tiempo maravilloso para coger esta ensalada, plantarse en la terraza y disfrutarla de lo lindo. Porque una ensalada no sienta igual en verano que en invierno...y eso es una verdad universal. 

Vayamos al lío y vamos a armar esta ensalada de canónigos, champiñones y vinagreta de frambuesa en cero coma uno. 

¿Qué necesitamos? (para 3-4)

  • 1 bandeja de champiñones laminados 
  • 1/2 limón
  • 1 diente de ajo picado
  • Perejil
  • Canónigos
  • Puñado de queso de cabra fresco en taquitos (opcional)
  • 2 cucharadas de almendras laminadas
  • Sal y pimienta
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de vinagre de frambuesa

Lo primero que tenemos que hacer es lavar los canónigos, escurrirlos bien y servirlos en una fuente. Después, lavamos bien los champiñones y los hacemos a la plancha con el jugo de medio limón, sal y pimienta. Al ratito añadimos el ajo picadito y una cucharada de almendras laminadas. Dejamos que todo se tueste bien, lo sacamos de la plancha y dejamos que se quede templadito. Vamos cortando el queso en daditos y lo añadimos junto a las almendras crudas a los canónigos. 

Por otro lado, hacemos la vinagreta con el aceite de oliva y el vinagre de frambuesa (y la sal y la pimienta). 

Por último, vertemos los champiñones en la ensalada y echamos la vinagreta. Con amor y cariño pero sin manosear la ensalada, mezclamos todo bien y...A COMER! Si bien esta ensalada lleva un pelín más de rato que el típico (y muy respetable) "a ver qué hay por la nevera", merece la pena. 

En fin serafines, nos leemos en el próximo post.

Un besote molt fort! 

Helado de plátano

YELLOW A TODOOO EL MUNDO!!

Hoy os traemos un vídeo. ¿Hace cuánto que no posteábamos un vídeo señores? Pero es que son TAN TAN TAN pesados. Llevan muuuucho tiempo. Entre que no tenemos la costumbre, que la luz va y viene a su gusto y SIEMPRE hay algo que hacemos mal, grabar nos lleva entre 1 o 2 horas más de lo que se tarda en hacer la receta normal. En fin, es muy dura nuestra vida, ¿vale?

El caso, estaba yo el otro día navegando por los increíbles mundos de Pinterest, cuando vi un helado con una pinta de INFARTO que juraba y perjuraba que únicamente llevaba un ingrediente: plátano (pulsa aquí para ver el post original). Y pensé, si hombre, si hombre…esto es imposible que sea verdad y quede esa textura tan de helado con solo plátano. Además, ya sabemos todos que en Pinterest todo es muy bonito y pero luego las cosas no salen todo lo ideales que deberían. El caso, que cogí a Emma por banda y le dije: tenemos que probar a hacer helado de plátano. Y claro, es oír las palabras PLÁTANO y HELADO juntas y Emma se vuelve loca, empieza a aplaudir, a dar vueltas y bailar la conga.

Bueno, bueno…que lo hicimos y ¡MAGIA! Todo es cierto, es el sueño de todo amante del plátano y del helado. Así que, sin enrollarnos ni un segundito más, si quieres ver cómo hacer helado de plátano, a ver el vídeo y después a hacerlo, claro.

Como os he dicho, lo único que necesitamos es un plátano (da para dos bolas pequeñas o una grande). Ya que os ponéis, yo os diría que hagáis más cantidad y así tenéis para rato. Cortamos el plátano en rodajitas, lo metemos en un tupper apto para congelador y congelamos. Tiene que estar muy muy bien congelado, así que si podéis, dejad que se congele durante toda la noche. Una vez esté congelado, sacamos el tupper de la nevera, sacamos los cachos de plátano del tupper y, como buenamente podamos (un poco de fuerza bruta), separamos los cachitos de plátano (porque lo que tendrás es un bloque de rodajas de plátano). Metemos todo a la picadora y a toquecitos para que no se recaliente el aparato picamos el plátano. Cuando ya vaya cogiendo textura podemos apretar el botón más seguido y ver cómo el plátano congelado es ahora una maaaaaaasita de helado perfesta. Cuando ya lo tengas listo, de nuevo al congelador unas dos horas mínimo.

Y ya está. Ahora a disfrutarlo. Le van genial unas nueces, unos chips de chocolate, un poco de sirope (ya es la rebomba de dulce)…o nada de nada, el solito está bien rico. Otra cosa interesante que podemos hacer es, una vez lo tengamos picado y con textura de helado, incluimos tropezones y lo congelamos con los tropezones de nuez, chocolate, whatever you want.