Sopa picantona

¡¡¡HOLAAA MATRÍCULA!!!

Madre mía, si es que Navidades aquí, viaje allá, ha sido un desastre de mes total. Y cuando creíamos que estábamos organizadas...BOOM, salen mal las fotos, se pierden o se las lleva el viento. En fin, sera fin, que para imprevistos ya está el tiempo.

Bueno, bueno, bueno, volvemos a ponernos el delantal. Y he de decir que esta receta tiene Instagram dividido, hay a quien le encanta y hay a quien le espanta. En casa estamos igual no os creáis, mi madre llama a esta sopa: "la cosa esa negra". Pero bueno oye, que a nosotras nos encanta y es súper fácil de preparar y de ajustar un poco al gusto de cada uno...tiene ese toque y aspecto asiático que mmmmmm. Eso sí, no recomendamos comerla antes de dormir o de coger un avión. Queda dicho. La receta la vi en un vídeo de Essie Button, una bloggera y vloggera que me encanta y que, aunque no cocina mucho, un día se puso a hacer esta receta y quedó bastante contenta...así que nos animamos nosotras también.

La receta es picante pero podemos reducir la cantidad y no hacerla picante. La receta lleva en principio frijoles, pero no quedaban en el súper y de ningún modo queríamos retrasar más este post (a este paso acabamos en agosto sin la sopa); así pues, hemos usado alubias. Pero podéis utilizar lo que queráis: garbanzos, alubias, no utilizar nada (aunque le quita gracia al asunto).

Bueno, entonces...¿qué necesitamos? (para una cazuela generosa)

  • 1 lata de tomate triturado natural 
  • 2 ajos picados
  • 1 litro de caldo de verduras
  • 2 puerros
  • 300-400g de alubias, frijoles, etc. 
  • Pedazos de pollo (opcional)
  • 1 cucharadita de Pimentón de la vera
  • 1 cucharadita de comino

Bueno, esto no tiene mayor misterio. Es, de verdad, mu, muy fácil. Coged una olla, cazuela donde vaya a caber una sopa, eso lo primero. Echamos un poco de aceite y pochamos el puerro bien picadito. Después echamos el ajo y seguimos pocha que te pocha. Cuando ya esté doradito echamos el pimentón y damos bien de vueltas. Después va la cucharadita de comino y a remover súper rápido. Echamos la lata de tomate, los frijoles/alubia y le damos unas cuantas vueltas. Vertemos el litro de caldo en el mezclum que tenemos y lo dejamos 10 minutos (o más) al fuego.

Y ya está. No tiene más que más. Como siempre con las sopas y cremas, podemos dejar un buen puñado hecho y dejarlo ahí para tener siempre algo sanote que comer cuando lleguemos tarde de la universidad/trabajo/lo que sea y evitar tirar de patatas fritas y sandwiches ;).

Poco más señores. Yo de verdad que os animo a probarla y sobre todo a que nos mandéis cómo os queda...que eso hace una ilusión que buuuuuuu.

Bueno, me voy al sobre que hoy hemos madrugado muy mucho (siendo eso...las TRES de la mañana) para coger el avión a Madrid y estamos que no podemos tener los ojos abiertos ni medio minuto más.

Un besote enorme :)