Barritas de cereales (granola bars) caseras y ligeras

Yellow!

¿Qué tal? No os vamos a engañar, esta semana hemos sido puro caos y no nos ha dado tiempo a preparar tooodo lo que teníamos pensado. Pero no pasa nada, para eso están los posts salvavidas. Como este. La semana que viene ya será otra semana y ya tendréis otro montón de posts sin tanto dulce y avena. Que yo entiendo que si lo de las barritas no ha sido lo tuyo, encontrarte con otro post de barritas puede no apetecerte demasiado. Lo entiendo...así que si prefieres irte a ver un Youtube o echarte una siesta, go ahead, que nadie se ofende.

Para el que siga leyendo, el post de hoy es una variación de las barritas de cereales que publicamos la semana pasada, o la anterior...que ya mi memoria no da para más. El caso es que, como ya explicaba en la receta, esas barritas pueden ser todo lo saludables que quieras, pero lo cierto es que calorías tienen un rato. Y si nuestro objetivo es perder peso, pueden no ser la mejor de las opciones.

Así pues, para que nadie se quede out, tenemos la versión ligera de las barritas anteriores. En resumen y en corto, vienen a ser una especie de gachas MC horneadas. Son menos crujientes que las otras y un poco más pastosas...pero eso sí, son súper saciantes y a mi el sabor ¡ME ENCANTA!

Así que si prefieres animarte con la versión ligera, estos son los ingredientes que necesitas (20 barritas aprox):

  • Edulcorante al gusto
  • 1 huevo
  • 2 taza de avena
  • Frutos secos picados con moderación
  • Canela generosa
  • Leche desnatada/de almendras (depende de lo espesa que vaya la mezcla, echa más o menos...o nada)
  • Espelta hinchada (opcional)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva/de coco/miel
  • Compota de manzana (para ver cómo la hacemos en casa, haz click aquí)

En un bol echamos la compota de manzana (esto son tres manzanas) y empezamos a añadir con alegría y gracia el resto de ingredientes.

Igual que en la entrada anterior, esparcimos la masurria en la bandeja de horno y lo cortamos en forma de barrita. Lo horneamos durante 30 minutos largos (aunque depende del horno) y ¡ya está!

Súúúuper fácil y muy práctico. De verdad que una vez quitada la pereza de ponerse a hacerlas, resultan de lo más útil. Promesa de matriculera.

Y hasta aquí os podemos contar hoy...que estamos las dos nadando en entregas y cosas para l'université.

Nos leemos en menos de nada!

-Emma y Ale