Conquistando la piscina

  Alone Series by Belhoula Amir

Alone Series by Belhoula Amir

Aloha matriculeros!!!!!!!

Ya son unos cuantos años con vosotros, y unos cuantos años compartiendo muchas de las cosas que me han pasado a medida que he ido creciendo y han ido pasando los años. Por eso, no podía dejar de documentar el día de hoy. Porque la verdad ha sido un día diez, bueno, por lo menos la mañana. Recuerdo aún un post en el que os contaba cómo por primera vez en no se cuanto tiempo me había atrevido a ponerme...UNOS PANTALONES CORTOS!! Increíble...de eso hace justo un par de veranos. Mini paso que ahora mismo está más que dado. A día de hoy llevo sin ningún tipo de problemas faldas, vestidos y pantalones cortos. Parece una tontería (y lo es), pero para quien haya estado/esté en esta situación es fácil ponerse en mi lugar y entiende la satisfacción y el orgullo que produce esta chorrada. 

Bueno, pues hoy os vengo a hablar porque al fiiiin, he conquistado uno de mis GRANDES GRANDES terrores: la piscina...o más bien, el bañador. YES. Y ha sido maaaaaaaravilloso. Mucho más maravilloso que andar asada en Madrid en agosto, mucho más maravilloso que corretear con la toalla de aquí para allá y desde luego, mucho mejor que rechazar planes por no aparecer por la piscina. De hecho, no se me ocurre nada malo que haya venido de ponerme el bañador y meterme a la piscina: tengo un bañador monísimo, he entrenado una hora entera en el agua y me he sentido libre como un pececillo. De verdad, ha sido una sensación genial. 

Lo curioso es que lo lógico hubiera sido que cuando ya estaba más delgada, cuando creía tener mucha más confianza en mi (hace dos años), hubiera cogido y me hubiera metido al agua. Pero no. Y es que creo que todo tiene su momento. Mentalmente me siento muchísimo más fuerte, más segura y más "me la suda todo" que nunca. Y esto, como he dicho muchas veces, creo que se va ganando con la edad...y aún me queda mucho eh? Vamos, tiro yo la primera piedra. Pero bueno, mejor ahora que cuando tenga cincuenta años. Me niego, en rotundo, a seguir perdiéndome experiencias y "vida" por esto. No me veo dejando de jugar con mi hijo (hablando a muchos años vista :D) en la piscina por mis propios complejos. No. No. Y NO. 

Además hoy, me he grabado practicando fuerza para dominadas y he flipado. Es un ejercicio que hago con relativa frecuencia y nada, para mi es uno más. Pero al grabarme y verme he pensado...holyshit. ¿Dónde está esa niña que durante la prueba de aguantar en la barra en clase de Educación Física se escondía debajo de las colchonetas? ¿La que suspendía la prueba por no poder ni agarrarse? La que sudaba la gota gorda porque tenía que informar (o más bien inventar) al profesor de su peso. Bueno, la niña está aquí escribiendo, un poco más mayor. Pero bueno, me ha llenado de orgullo, la verdad. Y pienso que si mi yo de ese momento me viese ahora mismo, estaría muy orgullosa. Así que, otro extra de la mañana. 

 
 

Pero bueno, que sepáis que SÍ, que me ha dado vergüenza. Que se me ha hecho muy raro quitarme la toalla y meterme dentro del agua. Que me viesen los socorristas. TODO. Que ayer cuando me compré el bañador y me lo probé al llegar a casa, no me atrevía a mirarme en el espejo de cuerpo entero. Que tampoco es fácil para mi, pero merece la pena, de verdad. Si medianamente te identificas con esto y sigues privándote como yo hasta ahora (11 años sin meterme al agua), de corazón te digo que lo hagas, que no pierdas más tiempo y te permitas ser libre y disfrutarte al máximo. Ahora, tampoco te martirices si no te sientes capaz en este momento. No pasa nada. No eres yo ni nadie más. Un día, si de verdad lo quieres, si de verdad te convences a ti mismo de que NO HAY MOTIVO por el que tú no puedas ponerte un traje de baño y zambullirte, lo harás. Y ese será tu momento. Un momento feliz y un paso gigante. Recíbelo con orgullo, date un autoabrazo y a seguir conquistando miedos. 

Un besote ENORME.