Historia de una tripa (repost IG)

Os voy a contar la historia de mi tripa. Está ahí desde que tengo uso de memoria. Yo no recuerdo haber vivido sin ella. Mi tripa me ha traído mil disgustos: sudores en los probadores intentando abrochar el botón del pantalón, me ha hecho llevar pantalones sin abrochar de paseo por ahí, ha creado a Lu y La (los dos michelines) y me ha mantenido lejos de piscinas y playas.

 Me ha fastiado mis looks de graduación y de salir. Y siempre todo me queda mal "de tripa". Eso para empezar. A lo largo de mi vida he intentado ocultarla con cojines en casa de mis amigos, con camisetas vaporosas o con fajas antilorzas (y antirespiración). Mi tripa me ha acomplejado y me acompleja hasta en el deporte: cuando haciendo una abdominal noto como se hace un rollito entre pantalón-lorci-camiseta, cojo, estiro la camiseta y sigo con lo mio. Y ahí sigue. Muchos años después, y muchos kilos atrás, SIGO TENIENDO TRIPA. Y, de manera inconsciente, sigo haciendo muchos de los gestos que hacía para intentar "camuflarla". Y para qué os voy a mentir, sí, hay una gran diferencia entre foto y foto pero la tiranía de mi tripa no ha desaparecido. 

Pero ¿sabéis qué? Que poco a poco vamos haciendo las paces. Porque ya me he demostrado que de la otra manera no vamos a ningún sitio. Cuanto más acepto que ahí está, que tampoco es tan mala gente, que me la quiero quitar de encima y que para ello no hay más que esfuerzo y paciencia, más feliz soy. En serio, nadie me ha querido menos por mi tripa, nadie. En todo caso, la única que ha hecho eso he sido yo misma. Para mi, aunque esté acostumbrada, no me es tampoco facilísimo hablar de esto, especialmente de complejos que están tan tan arraigados. Pero merece TANTO la pena sacarlo, demostraros vulnerabilidad/realidad y de algún modo servir de inspiración que...allá va! No hay fórmula mágica y no hay solución fácil! 

Un besazo enorme! PD: sé que parece que en la foto de ahora no hay tripa pero creedme, la parte de arriba es sueltecita y en cuanto me pongo a andar se marca to. Pero sí, hay MUCHO menos que en la primera y estoy muy orgullosa. Ué.

Nota: contenido publicado originalmente en Instagram.