Body Balance

Yellow matriculados!!
 

Hoy no venimos a hablaros de temas culinarios. "Ala, ala, ¿de verdad?". Pues sí...como os dije, o igual no lo dije, a mi me gusta mucho hablar de otros temas pero no siempre es fácil conseguir material visual guay para meter en la entrada...y es que un post mola mucho más si tiene alguna foto, algún dibujillo...no sé ALGO que entre por los ojos.
Pues eso, queso. Vamos a seguir con la serie de clases colectivas, a ver si conseguimos completar el pack. Y encima lo podemos solapar con el post: ¡No huyas de las clases colectivas! porque yo hasta hace tres semanas no había tocado el tema del...tatachán...BODY BALANCE! Pues sí señores, vamos a descrifrar los misterios de esta clase. 

¿Qué es Body Balance? Pues como ya os he adelantado, es una clase colectiva...eso lo primero. El programa pertenece a los mismos de Body Combat, Body Pump (Les Mills) y consiste en una mezcla de Yoga, Tai Chi y Pilates. Habrá algunos que estéis ya como "uuuuuuuu, eso yo no que me duermo, que me aburro, que no tengo flexibilidad, que cero estabilidad, ni na de na". Pues nada de 'qués' excuseros. Yo he de admitir que me encontraba en ese grupito y además pensaba: "jolin, ya que voy al gimnasio voy a sudar". Jaaaaaaaaamón, qué ilusa. Que no se suda en Body Balance decía yo. Lo que hace la ignorancia. Pues bien, cuando entres a tu primera clase de Body Balance, díselo al profe, coge una esterilla y deja los pinrreles al fresco (vamos, que te descalces). La clase dura unos 55 minutos y empieza con unos movimientos muy de remover el aire y de liberar tensiones y cosas de esas, después se empieza a mover y estirar partes del cuerpo hasta entonces desconocidas: torsiones, abdominales y... EQUILIBRIOS. Holy cow of the farm...vas a pasar un buen rato de pie sobre una sola pierna, no te digo más. La clase acaba con una parte de meditación que, después de un día largo y de haber sudado la gota gorda sin moverte un metro de tu sitio, se agradece. 
Como todas las coreografías de Les Mills, cambia cada tres meses (aprox), así que cada poco tiempo vas a tener movimientos nuevos y canciones nuevas...aquí no tenemos tiempo de aburrirnos.
Y hablando de canciones, ya de paso os comento que la música es una de las cosas que más me gusta de la clase...de hecho no me gusta, me ENCANTA. Os dejo por AQUÍ un enlace a la lista de canciones de la última coreografía y así os ahorro el trabajillo de andar buscándolas o cazándolas con Shazam.

Lo chulo de esta clase es que te puedes ir poniendo pequeños retos (mantenerte más rato en el equilibrio, llevar el cuerpo más lejos...) y es muy fácil ver cómo vas mejorando a medida que practicas. A ver, esto es aplicable a cualquier clase y a muchos aspectos en la vida, peeeeero no sé, yo como que con Balance lo he notado más que en otras clases. Únicamente he ido a clase tres-cuatro veces y noto que poco a poco voy haciendo las cosas mejor...y eso moooola. 

Con esto escrito, creo que se nota un poquito que estoy emocionadísima con esto del Body Balance. Y ahora, lo más emoooooocionante de todo y que me tenía bien calladito porque no quería desvelaros la sorpresa (aunque por el título la podíais deducir).

*****RUIDO DE TAMBORES****
¡TENEMOS SÚPER INVITADO! Gonzalo, un simpático miembro del staff de mi gimnasio y culpable de que me metiese por primera vez a la clase de Balance, ha sido TAN majo de posar para ilustrar y darle vidilla al post. Así que, GRACIAS MIL Gonzalo! :) Y no os agobiéis si veis imposible llegar a ese nivel de perfección, que yo también estoy lejos, MUY lejos...pero llegaremos. 

No me acuerdo exactamente de cómo se llama cada movimiento, así que os voy a dejar con las fotos y no me voy a enrollar más. 

Contadnos si os animáis a meteros o, si ya sois asidua/os a Body Balance, qué opináis y qué es lo que más os gusta. Y ya si me comentáis vuestras canciones favoritas de otros Balance os hago la ola. 

Nos leemos prontito :) Ah, ah...y pásate por las redes sociales...que estamos en muchas: Facebook, Instagram (@lamatricularoja) y Twitter (@lamatricularoja).

 

Y aquí nos tenéis a los dos la mar de majos haciendo mi pose favorita...de verdad, que voy andando por casa y de repente me paro y hago un abeto de estos. Try it, try it.