About

 

 

Bienvenido al blog para novatos de la vida sana y perezosos de la cocina. Si la casualidad te ha traído hasta aquí es porque quizás buscas perder peso, aprender a cocinar sin tener que pasarte horas entre fogones o, tal vez, simplemente tratas de entender cómo diantres vivir sin azúcar en tu vida. Pues bien, estás de suerte, has caído en el blog correcto. 

Sabemos que en Internet hay una abrumadora cantidad de información sobre lo que debes o no debes hacer para llevar una "vida sana" y por eso existe Aleoli. Para hacerte las cosas un poquito más fáciles. No esperes consejos de libro o verdades absolutas; a través de mi experiencia personal, comparto contigo las herramientas que me permiten llevar una buena alimentación, mantenerme activa y que, además, me han permitido perder una cantidad considerable de peso. 

Si te das un paseo por el blog encontrarás las claves que necesitas para adentrarte en el mundo de la "vida sana" (siempre con comillas) sin volverte loco. Encontrarás la motivación que buscas para acabar con esos kilos de más que te persiguen sin necesidad de dietas absurdas ni sufrimientos innecesarios. Y si quieres, incluso, podrás acompañarme en mi actual batalla contra la grasa (#sayonaragrasa). Recetas, reflexiones, rutinas para el gimnasio y chivatazos sobre restaurantes especiales en la capital, son los ingredientes principales de nuestra bitácora. 

Esperamos que disfrutes conmigo de este estilo de vida, y que mi experiencia te sirva para alcanzar todo lo que te propongas.  De nuevo, estoy encantada de tenerte por aquí.

 

-about.jpg

Me llamo Alejandra, pero prefiero que me llamen Ale. Por norma general, seré quién esté al teclado y frente a la cámara, así que, para que te acostumbres, te voy a contar un poco sobre mi. Un día encargué una armadura de voluntad, tomé un calabacín por espada e hice una sentadilla como movimiento fatal y, así, me batí en duelo con el sobrepeso. Mi gran promesa personal consiste en no regalarle ni un solo día más de mi vida al fantasma de los kilos de más, suficiente me ha aterrorizado ya y demasiadas experiencias me ha robado. Aquel día decidí que sólo yo sería la responsable de decidir qué hacer, qué decir, cómo actuar, y en definitiva, cómo vivir. Uno de mis grandes placeres es disfrutar de un café bien caliente al solecito de diciembre, enfundada en mi pijama mientras escucho a algún cantautor en Spotify. Me encantan las conversaciones, y mucho más si son en algún restaurante que sirva buen hummus y la carne poco hecha. 

 

¿Quieres trabajar con Aleoli? ¿Quieres saludarme?
Sea lo que sea, estaré encantada de leerte en alejandra@aleoli.es